Volver al listado

Control biológico de plagas mediante insectos parasitoides

Control biológico de plagas mediante insectos parasitoides

Futurcrop - 03-05-2019

La creciente limitación de sustancias activas que pueden componer los tratamientos químicos para el control de las plagas agrícolas, así como su coste económico, y el coste del monitoreo favorecen que se generalice el uso de métodos biológicos para el control de plagas, utilizando sus enemigos naturales.

 

Eficiencia de los insectos parasitoides en el control biológico de plagas

 

Los modelos de control biológico de plagas utilizan insectos depredadores, parasitoides, patógenos, etc. Pero la utilización de insectos parasitoides son actualmente el mecanismo más eficiente del control biológico de plagas, por diversas razones:

  • Porque un sólo parásito/parasitoide puede poner huevos en cientos de insectos, facilitando una reducción en la población de la plaga. Porque a mayor éxito reproductivo mayor parasitismo, mayor mortalidad de huéspedes, y mayor nivel de control biológico. Es decir, el éxito reproductivo de la especie viene condicionado por la mayor mortalidad de la plaga parasitada. Pero también la capacidad reproductiva del hospedero condiciona el éxito de la medida de control biológico. Por ejemplo, un ratio de parasitismo del 90% sobre una plaga con una capacidad reproductiva de 20 huevos por hembra, supone que la densidad de la plaga permanecerá estable. Pero el mismo ratio de parasitismo actuando sobre una plaga con una capacidad reproductiva de 100 huevos por hembra supone que la población se quintuplicará en cada generación. Este ratio es el que condiciona el número de parasitoides que es necesario soltar.
  • Existen determinadas interacciones químicas entre parasitoide, huésped y planta hospedera. Se ha estudiado que ciertas plantas tienen compuestos químicos que son modificados por la saliva de orugas, formando  un nuevo compuesto aromático que atrae a las avispas parasitoides. La avispa paraliza a la oruga y la usa para depositar sus huevos. Así la oruga no puede terminar su ciclo biológico. También suceden ciertos casos en que el parasitoide se ve atraído por ciertos olores que genera el hospedante, como los olores emanados de la mielecilla producida por áfidos, o de las heces del hospedante.Además los insectos parasitoides tiene un mayor nivel de especialización frente a los depredadores. Los insectos depredadores se alimentan generalmente de muchas especies, mientras que los parasitoides solo son capaces de atacar una o un número limitado de especies.
  • Finalmente, los parasitoides se adaptan muy bien a la dinámica poblacional de la plaga debido a su propia determinación sexual haplo-diploide.  En la mayoría de las especies parasitoides, los machos provienen de huevos estériles mientras que las hembras provienen de huevos fertilizados. Y las hembras inseminadas son capaces de regular la fertilización de sus huevos mediante la liberación o retención de esperma almacenado en su espermateca. Por esto, la determinación sexual de cada progenie no depende de procesos genéticos aleatorios. Las hembras parasitoides pueden condicionar el sexo de cada progenie, y su elección responde a decisiones adaptativas.

Por consiguiente, no es extraño que los insectos parasitoides sean los enemigos naturales más utilizados en el control biológico inducido y juegan un papel fundamental en el control biológico natural. Según la revisión bibliográfica realizada por Clausen, C. P. (ed.) en 1978. (Introduced parasites and predators of arthropod pests and weeds: A world review. Agriculture Handbook No. 480, United States Dept. of Agriculture, Washington, D.C.), de 1.193 enemigos naturales empleados en proyectos de control biológico, la distribución entre parasitoides y depredadores mostraba la siguiente proporción:

Aproximadamente el 10% de las especies descritas de insectos son parasitoides. Actualmente se conocen alrededor de 68 000 especies de parasitoides, pero se estima que el total de especies de parasitoides puede ser de alrededor de 800 000. La mayor parte de los insectos parasitoides pertenece a los órdenes Hymenoptera y Diptera. Y dentro de los Hymenoptera, el suborden Parasítica representa el 50% de los himenópteros.

 

Las hembras de los insectos parasitoides depositan sus huevos en el interior, cerca o sobre un insecto hospedante, que puede encontrarse en diferentes fases (huevo, larva, pupa o adulto). Las larvas resultantes se alimentan del insecto huésped. Cuando las larvas están preparadas para pasar al estado de pupa, normalmente suelen matar a su huésped, pero hasta ese momento son totalmente dependientes de estos en lo que respecta a alimento y protección. De ahí el cuidado que tienen las hembras en la elección del insecto huésped.

 

A diferencia de los parásitos, al final del ciclo larval de los insectos parasitoides el huésped muere. Emerge entonces el parasitoide en estado adulto, que se alimenta de néctar y polen.

 

 

Tipos de insectos parasitoides

 

Por su comportamiento y tipo de acción, se clasifican los insectos parasitoides:

 

Según su localización respecto del huésped

Endoparasitoide

Ectoparasitoide

Mesoparasitoide

El parasitoide se alimenta y desarrolla en el interior del cuerpo del huésped

El parasitoide se alimenta externamente del huésped

El parasitoide se alimenta y desarrolla dentro y fuera del huésped

Momias de Aphis gossypii parasitadas por Aphidius colemani

De la Familia Eulophidae, ectoparasitoide gregario de gusano cogollero.

Tachinidae, algunas especies de esta familia ponen sus huevos sobre el cuerpo externo del hospedero. También pueden poner sus huevos dentro de sus hospederos o sobre el follaje de la planta-hospedera. Otras especies depositan larvas vivas sobre sus hospederos.

 

 

Según el número de parasitoides por huésped

Solitario

Gregario

Un solo parasitoide se alimenta de un solo huésped.

Varios parasitoides, en ocasiones centenares, se alimentan de un solo huésped, pudiendo desarrollarse la totalidad.

Larva de phytodietus ectoparasitoide solitario

Larva Euplectrus sp. en oruga Noctuidae

 

 

Según el estadio en el cual atacan al huésped

De huevos

De larvas

De pupas

De ninfas

De adultos

Parasitoides idiobiontes

Parasitoides cenobiontes

Parasiotoides idiobiontes

 

Parasitoides idiobiontes

 

Son parasitoides cenobiontes cuando  la hembra del parasitoide no mata al hospedador, sino que crece activamente, y es la larva quien le produce la muerte. Son parasitoides Idiobiontes cuando paraliza o mata al hospedero, y el parasitoide sólo dispone de los recursos del hospedero al momento de la oviposición para completar su desarrollo.

 

Por ejemplo, Aphidius colemani es un parasitoide cenobionte (especialmente de pulgones), ya que en el momento de realizarse la puesta, la hembra no mata al huésped, sino que es la larva la que le produce la muerte. Las hembras depositan un huevo dentro del pulgón, donde se desarrollan sus cuatro estadios larvarios. Cuando se ha completado el desarrollo larvario, la larva teje un capullo dentro de la cutícula del pulgón, que se hincha, convirtiéndose en un estuche duro, conocido como momia. Y de esas momias de pulgón emerge un Aphidius colemani adulto.

 

Taxonomía de los insectos parasitoides

 

En el estudio mencionado (Clause, 1978), el Órden taxonómico Hymenoptera es el más utilizado en los proyectos de control biológico, como se puede ver en la siguiente gráfica:

 



Los principales grupos de parasitoides utilizados en el control biológico de plagas pertenecen 2 Órdenes:

  • Hymenoptera: uno de los mayores Órdenes de insectos, con unas 200.000 especies, que comprende a hormigas, abejorros, abejas, avispas, etc. Al menos 36 familias de Hymenoptera son parasitoides. Pero los hymenópteros más utilizados en el control de plagas son las avispas de las superfamilias Chalcidoidea, Ichneumonoidea y Proctotrupoidea. A la primera de estas superfamilias pertenece el género Trichogramma, muy utilizado en programas de control biológico de plagas, principalmente contra lepidópteros. Los miembros de la superfamilia Chalcidoidea parasitan los huevos y las larvas del mosquito verde, mosca blanca, oruga de la col y cochinillas. La superfamilia Ichneumonoidea, a la cual pertenece por ejemplo la Familia Braconidae, se caracteriza por atacar principalmente a las orugas de mariposa y polillas.



FAMILIA

GÉNERO

PLAGA QUE CONTROLA

Aphelinidae

Encarsia formosa

Mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum)

 

 

Cales noacki

Mosca blanca algodonosa (Aleurothrixus floccosus)

 

 

Aphidius colemani

Pulgones

 

 

Aphitis melinus

Piojo rojo de California (Aonidiella aurantii)

 

Eulaphidae

Diglyphus isaea

Dípteros minadores (Liriomyza Brioniae, Liriomyza trifolii, L. huidobrensis, L. strigata)

 

Braconidae

Dacnusa sibirica

Dípteros minadores (Liriomyza Brioniae, Liriomyza trifolii, L. huidobrensis, L. strigata)

 

 

Opius concolor

Mosca de la aceituna (Bactrocera oleae)

 

Trichogrammaditae

Trichogramma evanescens

Lepidópteros (Cydia pomonella, Helicoverpa armigera, Heliothis sp., Ostrinia nubilalis)

 

Encyrtidae

Metaphicus flacus

Caparreta negra (Saissetia oleae), Coccus pseudomagnoliarum y otros cóccidos.

 

 

Leptomastis dactylopii

Cochinilla algodonosa (Planococcus citri)

 



  • Diptera, especialmente de la familia Tachinidae, familia de moscas que parasita un amplio rango de insectos, como orugas, escarabajos adultos y sus larvas, así como ciertos hemípteros.

Existen un gran número de familias y especies con capacidad potencial para ser usadas como parasitoides en el control biológico. Pero no existe suficiente información de muchas de ellas. La selección de una especie para ser utilizada como parasitoide en control biológico de plagas se fundamenta principalmente en la facilidad de su cría de manera masiva, en su especialización en uno o pocos hospedantes, nunca insectos benéficos, y su eficiencia como parasitoide.

 

 

El éxito del control biológico: El sincronismo con la plaga.

 

La cantidad idónea de parasitoides para conseguir el control adecuado de la plaga no siempre se produce naturalmente en el medio ambiente. Especialmente en la agricultura intensiva, donde la alteración del medio ambiente proporciona las condiciones ideales para la reproducción y desarrollo masivo de ciertas plagas. Por esa razón, para conseguir el equilibrio deseado entre la plaga y sus enemigos naturales, se recurre a la suelta de parasitoides en condiciones controladas.

 

Pero para que la suelta de insectos parasitoides sea eficiente, debe producirse en el momento idóneo, considerando el número de generaciones de la plaga, sus estados de desarrollo biológico, ínstares, diponibilidad de especies hospederas alternativas, etc. Por ejemplo, Aphytis lingnanensis y Aphytis melinus, ambos parasitoides del Piojo Rojo de California, prefieren utilizar como huéspedes larvas de segundo y especialmente de tercer ínstar. El conocimiento del estado de desarrollo del huésped determinará por tanto la eficacia de la acción parasitoide y la necesidad o no de adoptar estrategias de control de plagas alternativas.

 

Vínculos de interés

Las avispas parasitoides, Fundación UNAM

Parasitoides gregarios, National Geographic

 

Post relacionados

Organismos de Control Biológico para el control de plagas

Los avisos de riesgo de plagas ayudan a la identificación de su especie en todos sus estados de desarrollo

Taxonomía de las plagas

Control de plagas en sus estados inmaduros

La identificación de larvas de Lepidópteros de importancia agrícola

 

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter para estar al tanto de todas las novedades de futurcrop y aprovecharte de las ofertas

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!