FuturCrop

Software de control de plagas

Blog

«La primera ley de la Ecología es que todo está relacionado con todo lo demás.» 

Barry Commoner

10 errores frecuentes en el control de plagas agrícolas

Software de control de plagas

Alertas automáticos. Modelos predictivos. Calendario del Ciclo de vida de las plagas. Integración con estaciones mteorológicas. Cálculo de la fecha de tratamiento óptimo. Registro de capturas y monitoreos.

programa de control de plagas

Software de control de plagas

Alertas automáticos. Modelos predictivos. Calendario del Ciclo de vida de las plagas. Integración con estaciones mteorológicas. Cálculo de la fecha de tratamiento óptimo. Registro de capturas y monitoreos.

10 errores en el control de plagas agrícolas - FuturCrop

1. Errores del sistema de producción agrícola actual

Las características del actual sistema de producción agrícola

  • la agricultura de producción intensiva
  • el desarrollo de monocultivos
  • el uso intensivo de agroquímicos

facilita la proliferación de plagas hasta convertirlas en uno de los principales problemas de la producción agrícola actual.

Hay algunas soluciones que pueden ayudar a abordar este problema:

La rotación de cultivos y la diversificación de los tipos de cultivos plantados en una parcela pueden reducir la acumulación de plagas específicas y mejorar la salud del suelo. Plantar una variedad de cultivos puede interrumpir los ciclos de vida de las plagas y promover la presencia de enemigos naturales que controlen las poblaciones de plagas.

Manejo Integrado de Plagas (MIP):

Adoptar un enfoque de Manejo Integrado de Plagas que combine diferentes estrategias de control, como el control biológico, el control cultural, el control mecánico y el uso selectivo de pesticidas, puede ayudar a reducir la dependencia de los insecticidas y minimizar los impactos ambientales.

Prácticas Agrícolas Sostenibles:

Promover prácticas agrícolas sostenibles, como el uso de abonos orgánicos, la conservación del suelo, la siembra directa y la gestión integrada de nutrientes, puede mejorar la salud de los cultivos y reducir la incidencia de plagas.

Policultivos y Agroecología:

Incorporar sistemas de policultivos y principios de agroecología puede aumentar la biodiversidad en las parcelas agrícolas, lo que a su vez puede ayudar a reducir la presión de las plagas al proporcionar hábitats para enemigos naturales y promover la resistencia de los cultivos.

  • Utilizar variedades de cultivos resistentes a las plagas.
  • Rotaciones de cultivos.
  • Cultivos intercalados.
  • La plantación en el momento idóneo.
  • El manejo de las malas hierbas (labranza mínima).
  • Métodos de higiene y saneamiento del terreno (mediante la eliminación de plantas afectadas o partes de estas).
  • Aplicar sistemas de seguimiento georreferenciado y/o establecer sistemas de alerta, pronóstico y diagnóstico precoz.

Monitoreo y Vigilancia Constantes:

Realizar un monitoreo regular y sistemático de las plagas y sus enemigos naturales en los cultivos puede ayudar a detectar problemas temprano y tomar medidas preventivas antes de que las infestaciones se vuelvan graves.

Educación y Capacitación:

Proporcionar educación y capacitación a los agricultores sobre prácticas de manejo integrado de plagas y métodos de control alternativos puede ayudar a mejorar su capacidad para gestionar los problemas de plagas de manera efectiva y sostenible.

Al implementar estas soluciones y adoptar un enfoque holístico hacia el manejo de plagas, los agricultores pueden reducir la incidencia de problemas de plagas y promover sistemas agrícolas más saludables y sostenibles.

2. Identificación errónea de las plagas

Identificar plagas en los cultivos puede ser difícil por varias razones:

Existen miles de especies diferentes de plagas que pueden afectar a los cultivos, y muchas de ellas tienen características similares entre sí. Esto puede dificultar la identificación precisa de la plaga específica que está causando daños en un cultivo.

Además, las plagas pueden pasar por varias etapas de desarrollo a lo largo de su ciclo de vida, desde larvas hasta adultos, y pueden tener diferentes aspectos en cada etapa. Identificar la plaga en una etapa temprana del ciclo de vida puede ser más difícil que en etapas posteriores.

Los síntomas de daño causados por diferentes plagas a menudo pueden ser similares, lo que dificulta la atribución de los daños a una plaga específica. Esto puede confundir a técnicos y agricultores y dificultar la implementación de medidas de control adecuadas.

Daños de Taphrina deformans en durazno
Daños de Taphrina deformans en durazno
Rhyncophorus palmarum planta papaya
Daño de Rhyncophorus palmarum en planta papaya
Daños causados por escama o conchuela

Algunas plagas pueden ser menos comunes o solo aparecer en ciertas condiciones ambientales específicas, lo que dificulta su identificación si no se encuentran regularmente en la región. Las plagas foráneas, transnacionales, son especialmente difíciles de identificar y controlar.

La identificación precisa de plagas en los cultivos puede ser un desafío debido a la gran variedad de especies, los ciclos de vida complejos, el camuflaje, los síntomas de daño similares y la falta de conocimiento especializado. Sin embargo, con la capacitación adecuada, el monitoreo regular y el uso de herramientas de apoyo como las nuevas tecnologías informáticas, los agricultores pueden mejorar su capacidad para identificar y manejar las plagas de manera efectiva.

Identificación de plagas en sus estados larvarios

El momento más habitual en el que se produce la identificación de la plaga es cuando se observa el daño en la planta y se logra encontrar la plaga que lo causa. Pero ese momento suele ser tarde para realizar un tratamiento, y la dinámica poblacional de la plaga puede hacerla ya incontrolable.

La identificación de las plagas en sus estados larvarios puede ser complicada dado que es el momento de crecimiento y una plaga puede tener varios estados en los que su morfología varía. Pero es la fase adecuada para su tratamiento y control.

Identificación de plagas en sus estado adulto

Algunas plagas tienen comportamientos nocturnos o hábitos de camuflaje que dificultan su detección durante el día o su identificación visual en el campo.

La identificación en el estado adulto puede ser más fácil que en las etapas larvarias o juveniles, pero aún así puede ser complicada si la plaga tiene una fase de vida corta o si su apariencia cambia significativamente a medida que madura. Además, las plagas pueden exhibir una amplia variabilidad morfológica incluso dentro de la misma especie, lo que puede dificultar su identificación precisa. Y algunas plagas pueden parecerse a otras especies no dañinas o beneficiosas, lo que puede generar confusión en la identificación.

larvas de lepidopteros
larvas adultos lepidopteros

Las plagas transfronterizas


El aumento de plagas transfronterizas es un fenómeno que ha sido observado en diversas partes del mundo y puede atribuirse a varios factores, como la globalización del Comercio, el Cambio Climático, o la falta de Coordinación y Cooperación Internacional

Con la aparición de las plagas transfronterizas, técnicos y agricultores se enfrentan a problemas que en ocasiones no saben cómo combatir. Técnicos y agricultores pueden no estar familiarizados con las plagas transfronterizas debido a la falta de información o capacitación sobre las especies invasoras que podrían afectar sus cultivos. La falta de conciencia sobre estas plagas puede llevar a una identificación errónea o a ignorar los signos de infestación.algunas plagas transfronterizas pueden parecerse a plagas locales o tener síntomas similares de daño en los cultivos. Esto puede dificultar aún más la identificación precisa de la plaga y retrasar la implementación de medidas de control adecuadas.

Algunas plagas transfronterizas pueden tener ciclos de vida complejos, como la Drosophila suzukii, o comportamientos poco comunes que dificultan su identificación por parte de los agricultores. Además, la variabilidad en la apariencia de las plagas en diferentes etapas de desarrollo puede confundir a los agricultores.

El papel de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación en la identificación de plagas agrícolas

Los Sistemas de recogida y análisis de datos pueden completar la información sobre la plaga para determinar cómo evoluciona en función de esas variables. Mediante estos sistemas, se pueden elaborar sitemas de identificación y de predicción de la dinámica poblacional del insecto.

FuturCrop es un software que facilita la identificación de las plagas en sus distintas fases de desarrollo.

REDUCE EL USO DE PRODUCTOS PESTICIDAS UTILIZÁNDOLOS SÓLO CUANDO SON MÁS EFICIENTES.

AHORRA HASTA UN 40%.

futur
crop

control
de plagas

3. Tratamientos tardíos por desconocimiento del Ciclo de Desarrollo Biológico de la plaga

Si los agricultores no realizan un monitoreo regular de las plagas en sus cultivos, es posible que no detecten la presencia de las plagas en etapas tempranas de su ciclo biológico, lo que lleva a tratamientos tardíos. Para controlar efectivamente las plagas de los cultivos, forestales y ornamentales es imprescindible conocer su hábitat, sus hábitos alimenticios y sus diferentes estados de desarrollo.

Si los agricultores no comprenden el ciclo de vida de las plagas, pueden no reconocer cuándo están en etapas vulnerables que son más susceptibles a los tratamientos. Por ejemplo, algunos insectos son más susceptibles a los insecticidas en ciertas etapas de su desarrollo.

Es particularmente útil, conocer la etapa de desarrollo en la cual la plaga es más vulnerable para que el tratamiento sea eficiente desde las primeras generaciones. En general, durante la fase de adulto las plagas se tratan con poco éxito: suelen ser más resistentes a los pesticidas y podrían haber depositado ya los huevos para dar inicio a una nueva generación.

El técnico o agricultor puede tener acceso a dicha información mediante programas informáticos de captación de datos y gestión de información. El smartphone es la nueva herramienta del agricultor para acceder a información y para tomar las decisiones más eficientes.

4. Una nueva variable en el control de plagas: la acción del Cambio Climático

La acción del cambio climático es una variable cada vez más importante a considerar en el control de plagas agrícolas, por motivos como los siguientes:

El cambio climático puede alterar las condiciones climáticas en diferentes regiones, lo que a su vez puede afectar la distribución geográfica de las plagas. Las plagas pueden expandir su rango de distribución hacia regiones donde antes no eran comunes, o pueden verse limitadas en su expansión debido a cambios en la temperatura, la humedad u otros factores climáticos.

Además, las variaciones en las temperaturas y los patrones de precipitación pueden alterar los ciclos de vida de las plagas, incluidas las etapas de desarrollo y reproducción. Esto puede afectar la sincronización de los tratamientos de control con las etapas más susceptibles de las plagas, lo que hace que el control sea más desafiante.

El cambio climático puede crear condiciones más favorables para el crecimiento y la proliferación de algunas plagas y enfermedades, lo que puede resultar en un aumento en las poblaciones de plagas y una mayor presión sobre los cultivos. Esto puede requerir estrategias de control más intensivas y adaptativas.

Para abordar estos desafíos, es importante desarrollar estrategias de control de plagas que sean resilientes y adaptables a las condiciones climáticas cambiantes. Esto puede incluir el monitoreo regular de plagas y enfermedades, la promoción de prácticas agrícolas sostenibles y resistentes al clima, y el desarrollo de nuevas tecnologías y enfoques de manejo de plagas que tengan en cuenta el impacto del cambio climático.

Condiciones ambientales como la humedad, temperatura, etc, así como la disponibilidad de alimento, pueden afectar la duración del ciclo de vida de los insectos. En general se conocen tiempos promedios de desarrollo de una plaga, pero el cambio climático hace que tales cálculos no tengan valor. La monitorización de las condiciones climatológicas debe hacerse diariamente.

El aumento de temperaturas hace que los ciclos biológicos de desarrollo de las plagas se acorten en términos de días.

El registro de los datos meteorológicos y el cálculo de cómo afectan al desarrollo biológico de las plagas pueden ser realizados fácilmente por herramientas tecnológicas, permitiendo prevenir desarrollos futuros y optimizar los tratamientos de plagas para reducirlos, consiguiendo disminuir costes

Véase la diferencia en el desarrollo biológico de Tuta absoluta para un cultivo y ubicación específica según la variación climatológica de los años 2021 y 2022.

5. Considerar inocuos a los plaguicidas

Considerar los pesticidas como inocuos puede plantear varios problemas, tanto para la salud humana como para el medio ambiente:

  1. Toxicidad Residual: Muchos pesticidas pueden dejar residuos en los cultivos y el suelo, que pueden persistir durante períodos prolongados y contaminar el medio ambiente. Estos residuos pueden acumularse con el tiempo y potencialmente entrar en la cadena alimentaria, representando un riesgo para la salud humana y la vida silvestre.
  2. Impacto en la Salud Humana: La exposición a pesticidas puede tener efectos adversos en la salud humana, incluidos problemas respiratorios, dermatitis, cáncer, trastornos del sistema nervioso y problemas reproductivos. Los agricultores, los trabajadores agrícolas y las comunidades cercanas a las áreas de aplicación de pesticidas son particularmente vulnerables a estos riesgos.
  3. Resistencia de Plagas: El uso excesivo o indiscriminado de pesticidas puede conducir al desarrollo de resistencia en las plagas, lo que reduce la eficacia de los pesticidas y puede requerir el uso de productos más tóxicos o el aumento de las dosis, lo que agrava el problema.
  4. Pérdida de Biodiversidad: Los pesticidas pueden tener efectos negativos en la biodiversidad, afectando a organismos no objetivo como polinizadores, insectos beneficiosos, aves y mamíferos. La pérdida de biodiversidad puede tener consecuencias negativas para los ecosistemas naturales y los servicios que proporcionan.
  5. Contaminación del Agua: Los pesticidas pueden contaminar los cuerpos de agua superficiales y subterráneos, lo que afecta a la calidad del agua y a los ecosistemas acuáticos. Esto puede tener impactos negativos en la vida acuática y en el suministro de agua potable para las comunidades.
  6. Impacto en la Agricultura Sostenible: El uso excesivo de pesticidas puede socavar los principios de la agricultura sostenible, al promover prácticas agrícolas que dependen en gran medida de productos químicos externos y pueden tener consecuencias a largo plazo para la salud del suelo y la capacidad de producción de alimentos.

Para abordar estos problemas, es importante promover el uso responsable y sostenible de pesticidas, reducir la dependencia de productos químicos sintéticos mediante la implementación de prácticas agrícolas integradas y ecológicamente racionales, y fomentar la adopción de métodos de control de plagas no químicos, como la rotación de cultivos, la selección de variedades resistentes, el control biológico y el manejo cultural. Además, se deben aplicar estrictas regulaciones y normativas para garantizar el uso seguro y adecuado de pesticidas, así como invertir en investigación y desarrollo de alternativas más seguras y sostenibles.

La denominación «fitosanitario» para describir a los pesticidas es sutil, y preferida por los laboratorios, pero no le quita toxicidad a los productos. Los productos fitosanitarios son sustancias venenosas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) no existe ningún plaguicida que carezca de toxicidad. De hecho se determinan las dosis letales de cada principio activo de los plaguicidas.

La OMS define el grado de peligrosidad según la dosis letal media, que es la cantidad del plaguicida, en mg/kg/día, que produce la muerte en la mitad de los animales experimentales (generalmente ratas de laboratorio), y los resultados se extrapolan a los seres humanos. Pero se desconoce el efecto acumulado de las sustancias químicas que ingerimos a través del agua, los alimentos, etc. Son especialmente vulnerables las mujeres embarazadas, los niños y los ancianos.

Por este motivo, los pesticidas deben ser el último recurso en el control integrado de plagas, siempre respetando las dosis y los plazos que marca la OMS y que indica el fabricante. Y se debe evitar el uso repetido e indiscriminado de pesticidas.

Por su peligrosidad, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) publicó en el año 2014 el Código internacional de conducta la para la gestión de plaguicidas, si bien su cumplimiento es voluntario por parte países, productores y distribuidores. Dicho documento puede ser consultado en las referencias del post.

6. Considerar los pesticidas como el único medio de control de plagas

El control químico es el método más sencillo y rápido para el control de plagas, aunque supone un coste entre el 3 y el 11% de la producción según el cultivo y el tipo de producción.

Costes de producción hortícola

Consiste en la realización aplicaciones preventivas y repetidas de un conjunto variable de plaguicidas de amplio espectro, con dosis predeterminadas, y según el calendario los cultivos y las plagas que potencialmente los afectan.

Habitualmente estos tratamientos se aplican según el calendario, aún cuando la plaga o enfermedad no esté presente en el cultivo, o bien a partir de la detección de daños en los cultivos.

El control exclusivamente químico es el que mayores probabilidades tiene de producir efectos perjudiciales:

  • puede generar resistencia al agroquímico en la propia plaga, con el consiguiente aumento de los costes de producción.
  • puede afectar la salud del productor y de sus trabajadores, si no se consideran las estrictas medidas de seguridad.
  • puede afectar a las poblaciones cercanas cuando se la aplicación aérea.
  • puede tener impactos ambientales negativos, como la contaminación del agua y del suelo, o la reducción de la biodiversidad y de la fauna depredadora de la propia plaga.

Alternativas al control químico de plagas:

  • Control Biológico
  • Policultivo
  • Barreras naturales
  • Productos vegetales
  • Otros métodos: solarización, biodesinfección, vinazas, mojantes, etc

7. No utilizar equipos de protección o utilizarlos erróneamente

Los pesticidas pueden contener ingredientes activos que son tóxicos para los seres humanos y pueden causar daños agudos o crónicos si se inhalan, ingieren o entran en contacto con la piel. No usar EPP adecuados o usarlos incorrectamente aumenta el riesgo de exposición a estas sustancias químicas peligrosas.

Por imperativo legal, en la mayoría de países, manipuladores y aplicadores de pesticidas necesitan una capacitación obligatoria, con normativas respecto a vestuario, manipulación, etc. La utilización de equipos de protección individual  (EPIs), es imprescindible frente a la exposición de productos fitosanitarios, para reducir el nivel de exposición, la contaminación y posible intoxicación.

FAO publicó en 2002 una guía sobre los requisitos mínimos para la aplicación de plaguicidas: Guía sobre Buenas Prácticas para la Aplicación Terrestre de Plaguicidas, que se puede consultar al final de este post.

Es fundamental que los trabajadores agrícolas y cualquier persona que manipule pesticidas siga estrictamente las normas de seguridad y utilice el equipo de protección personal adecuado en todo momento. Esto incluye el uso de prendas de protección como overoles, guantes, gafas de seguridad y máscaras respiratorias según sea necesario, así como seguir las instrucciones de manejo seguro y almacenamiento de pesticidas proporcionadas por los fabricantes y las autoridades reguladoras.

8. El uso inadecuado de pesticidas, que favorece el desarrollo de resistencias

La resistencia a los pesticidas es un fenómeno en el que las poblaciones de plagas desarrollan la capacidad de sobrevivir a dosis letales de un pesticida que anteriormente era efectivo para controlarlas. Se genera principalmente debido a la presión de selección ejercida por el uso repetido o excesivo de un mismo pesticida.

Cuando se aplica un pesticida, algunas plagas individuales pueden tener variaciones genéticas que les confieren resistencia natural al pesticida. Las plagas resistentes sobreviven al tratamiento con el pesticida y pueden reproducirse, transmitiendo sus genes de resistencia a la próxima generación. Con el tiempo, la población de plagas resistentes aumenta en proporción a medida que se eliminan las plagas susceptibles y sobreviven las plagas resistentes.

El uso continuo del mismo pesticida ejerce una presión de selección constante sobre las poblaciones de plagas, lo que favorece la proliferación de individuos resistentes. Con el tiempo, la resistencia se vuelve más común en la población de plagas, lo que reduce la eficacia del pesticida para controlarlas.

Para prevenir o retrasar el desarrollo de resistencia a los pesticidas, es importante implementar prácticas de manejo integrado de plagas (MIP). Esto incluye rotación de pesticidas con diferentes modos de acción, uso de productos alternativos y métodos de control no químicos, monitoreo regular de plagas para detectar signos de resistencia y adoptar enfoques integrados que minimicen la dependencia de los pesticidas. Además, es fundamental seguir las recomendaciones de aplicación de pesticidas, incluidas las dosis y frecuencias de tratamiento recomendadas, y evitar el uso excesivo o indiscriminado de productos químicos.

Hasta los años 50 del siglo XX el número de especies de insectos resistentes a alguno de los productos químicos que se empleaban para su control era pequeño. Pero con la generalización de los pesticidas como herramienta habitual para el control de plagas, con su uso masivo a partir de los años 80, la resistencia en insectos a productos químicos se ha documentado ya en más de 500 especies.

AñoNº especies
19081
19183
19285
19387
194512
195425
1960137
1967224
1975364
1980428

Resistencias en artrópodos 1908-1980 (Georghiou 1981; Georghiou y Taylor, 1977)

El Comité de Acción contra la Resistencia a los Insecticidas (IRAC) se creó en 1984 y funciona como un grupo técnico que proporciona una respuesta coordinada del sector para prevenir o retrasar el desarrollo de resistencias en plagas de insectos y ácaros.

9. El almacenamiento incorrecto de pesticidas

El almacenamiento incorrecto de pesticidas puede dar lugar a una serie de problemas, tanto para la salud humana como para el medio ambiente. Aquí hay algunas de las principales preocupaciones asociadas con este tema:

  1. Riesgos para la Salud Humana: Almacenar pesticidas de manera incorrecta puede aumentar el riesgo de exposición humana a sustancias químicas peligrosas. Esto puede ocurrir a través de la inhalación de vapores, el contacto dérmico directo o la ingestión accidental de pesticidas almacenados de manera insegura.
  2. Contaminación del Agua y del Suelo: Los pesticidas mal almacenados pueden filtrarse o derramarse, contaminando el suelo y las fuentes de agua subterránea y superficial cercanas. Esto puede tener consecuencias graves para los ecosistemas acuáticos y la calidad del agua potable.
  3. Riesgo de Incendio o Explosión: Algunos pesticidas son inflamables y pueden representar un riesgo de incendio o explosión si se almacenan incorrectamente cerca de fuentes de ignición o en condiciones ambientales que favorecen su combustión.
  4. Exposición de Animales y Vida Silvestre: El almacenamiento inadecuado de pesticidas puede exponer a animales domésticos, vida silvestre y mascotas a riesgos de intoxicación o envenenamiento si acceden accidentalmente a las sustancias químicas.
  5. Riesgos para los Trabajadores Agrícolas: Los trabajadores agrícolas que manipulan o tienen acceso a pesticidas almacenados de manera incorrecta pueden estar en riesgo de exposición directa a productos químicos peligrosos, lo que puede provocar problemas de salud a corto y largo plazo.

Para evitar estos problemas, es importante seguir las prácticas de almacenamiento seguro de pesticidas, que incluyen:

  • Almacenar los pesticidas en áreas designadas y seguras, lejos de áreas habitadas, fuentes de agua y alimentos.
  • Utilizar armarios o contenedores específicamente diseñados para el almacenamiento de pesticidas, preferiblemente en áreas con ventilación adecuada.
  • Mantener los pesticidas en sus envases originales y etiquetados correctamente, con las instrucciones de manejo y seguridad claramente visibles.
  • Almacenar los pesticidas separados de otros productos químicos o materiales que puedan reaccionar de manera peligrosa con ellos.
  • Mantener un registro detallado de los pesticidas almacenados, incluidos los volúmenes, fechas de compra y fechas de vencimiento.

Siguiendo estas precauciones, se puede minimizar el riesgo de problemas asociados con el almacenamiento incorrecto de pesticidas y proteger la salud humana y el medio ambiente.

Según estimaciones de la OMS realizadas en 1986 (Consulta informal sobre la planificación de una estrategia de prevención del envenenamiento por plaguicidas) cada año un millón de personas se envenenan con insecticidas y 20.000 personas mueren por ignorar los riesgos que comporta su manipulación.

Además de los riesgos para la salud humana, el almacenamiento incorrecto de los pesticidas incide directamente sobre su eficacia. Es aconsejable conservar los productos en su envase original y con la etiqueta correspondiente, y hay que tener en cuenta aspectos fundamentales, relacionados con la temperatura o la ubicación.

FAO ha publicado un Manual sobre el almacenamiento y control de existencias de plaguicidas que puede ser consultado al final de este post.

10. Desechar los envases de productos fitosanitarios, o su reutilización

Durante años los envases de plaguicidas han sido abandonados en el campo sin el tratamiento adecuado, reutilizados para otros usos, con graves consecuencias para la salud, arrojados al agua o quemados al aire libre, generando humos tóxicos. Dichas prácticas han provocado contaminación ambiental e intoxicaciones en seres humanos y fauna.

Con frecuencia los contenedores con restos de pesticidas se limpian en los ríos, ocasionando graves problemas de contaminación de las aguas.

Los envases de pesticidas deben llevarse a centros de acopios para envases de pesticidas o, en su defecto, lavarlos adecuadamente (por ejemplo, mediante la técnica del triple lavado), y realizar los trámites pertinentes ante la correspondiente autoridad ambiental.

En  el siguiente enlace, la FAO aconseja ciertas técnicas de eliminación de envases de pesticidas.

INFOGRAFÍA SOBRE LOS 10 ERRORES FRECUENTES EN EL CONTROL DE PLAGAS   

Notas

1 Manejo integrado de plagas. FAO

Fuentes para la elaboración de la tabla de evolución de las resistencias de artrópodos a los pesticidas

Georghiou, G. P. 1981. “The occurrence of resistance to pesticide in arthropods: An index of cases reported through 1980”, FAO Plant Production and ProtectionSeries, FAO, Rome.

 Georghiou, G. P. y C. E. Taylor. 1977. Pesticide resistance as an evolutionary phenomenon, in “Proceedingd XV International Congress of Entomology, Washintong, D. C. August 19-27, 1976”.

Más información

Insecticide Resistance Action Committee | IRAC

Clasificación recomendada por la OMS de los plaguicidas por el peligro que presentan y directrices para la clasificación 2019, Organización Mundial de la Salud

Scroll al inicio