FuturCrop

Software de control de plagas

Blog

“La primera ley de la Ecología es que todo está relacionado con todo lo demás.” 

Barry Commoner

Blog

Claves del éxito del control biológico de plagas

Software de control de plagas

Alertas automáticos. Modelos predictivos. Calendario del Ciclo de vida de las plagas. Integración con estaciones mteorológicas. Cálculo de la fecha de tratamiento óptimo. Registro de capturas y monitoreos.

programa de control de plagas

Software de control de plagas

Alertas automáticos. Modelos predictivos. Calendario del Ciclo de vida de las plagas. Integración con estaciones mteorológicas. Cálculo de la fecha de tratamiento óptimo. Registro de capturas y monitoreos.

control biológico de plagas

Control biológico mediante el uso de insectos benéficos

Se trata de una estrategia utilizada en la agricultura para controlar las plagas de manera natural, en lugar de depender de pesticidas químicos. Consiste en la introducción o promoción de insectos depredadores, parásitos o parasitoides que se alimentan de las plagas y ayudan a mantener su población bajo control.

Puede hacerse liberando insectos benéficos criados en laboratorios o atrayendo a los insectos benéficos ya presentes en el entorno.

Depredadores

Se pueden introducir deliberadamente insectos depredadores en los cultivos para controlar las poblaciones de plagas existentes. Estos depredadores, como las coccinélidas, las avispas parasitoides y los chinches asesinos, pueden ayudar a mantener a raya a las plagas, reduciendo así la necesidad de pesticidas químicos.

Fomentar la presencia y diversidad de depredadores naturales en el entorno agrícola mediante prácticas de gestión del paisaje, como la conservación de hábitats naturales, la plantación de setos y la creación de áreas de refugio. Esto proporciona refugio y recursos alimenticios para los depredadores, lo que promueve su establecimiento y multiplicación en el área.

Los insectos depredadores son organismos beneficiosos que se utilizan controlar las poblaciones de plagas de insectos. Algunos de los insectos depredadores más comunes utilizados en el control biológico de plagas incluyen:

  • Coccinélidos (Mariquitas): Son depredadores voraces de áfidos y otros insectos chupadores de savia. Las larvas y los adultos de las coccinélidas se alimentan activamente de áfidos, ayudando a mantener bajo control las poblaciones de estas plagas.
  • Avispas parasitoides: Estas avispas depositan sus huevos dentro o sobre las larvas de insectos plaga. Cuando los huevos eclosionan, las larvas parasitoides se alimentan de la plaga huésped, lo que eventualmente causa su muerte. Ejemplos comunes incluyen Braconidae y Ichneumonidae.
  • Arañas depredadoras: Muchas especies de arañas se alimentan de insectos plaga, ayudando a reducir las poblaciones de plagas en los cultivos.
  • Chinches asesinas: Estos insectos depredadores se alimentan de una amplia variedad de insectos plaga, incluyendo orugas, larvas de escarabajos y áfidos.
  • Abejas depredadoras: Algunas especies de abejas son depredadoras de áfidos y otros insectos plaga. Por ejemplo, la abeja asesina (Anthidium manicatum) se alimenta de áfidos y se utiliza en el control biológico de plagas.
  • Escarabajos depredadores: Algunos escarabajos son depredadores naturales de insectos plaga. Por ejemplo, el escarabajo de las mariquitas (Coleomegilla maculata) se alimenta de áfidos y otros insectos plaga.

Haz aquí si necesitas más información sobre insectos depredadores.

Principales órdenes y familias de insectos depredadores. elaborado con base en Bahena (2008), Cano y Carballo (2004) y Morón y Terrón
(1988). En Insectos Benéficos, Miguel B. Nájera y Brígida Souza, 2010

Parasitoides

El control biológico de plagas mediante insectos parasitoides implica el uso de organismos vivos que parasitan a las plagas para controlar sus poblaciones y reducir su impacto en los cultivos. Los parasitoides son organismos que depositan sus huevos dentro o sobre el cuerpo de la plaga huésped. Cuando los huevos eclosionan, las larvas se alimentan de la plaga, eventualmente causando su muerte.

Se pueden introducir deliberadamente insectos parasitoides en los cultivos para controlar las poblaciones de plagas existentes. Estos parasitoides, como algunas avispas y moscas parasitoides, son específicos de ciertas especies de plagas y pueden ser altamente efectivos para reducir su número.

Fomentar la presencia y diversidad de parasitoides naturales en el entorno agrícola mediante prácticas de gestión del paisaje, como la conservación de hábitats naturales, la plantación de setos y la creación de áreas de refugio. Esto proporciona refugio y recursos alimenticios para los parasitoides, lo que promueve su establecimiento y multiplicación en el área.

OCBs y Plagas

parasitoides
parasitoides
parasitoides
parasitoides
parasitoides
parasitoides

Haz aquí si necesitas más información sobre insectos parasitoides.

Principales órdenes y familias de insectos depredadores. elaborado con base en Bahena (2008), Cano y Carballo (2004) y Morón y Terrón
(1988). En Insectos Benéficos, Miguel B. Nájera y Brígida Souza, 2010
software de control de plagas agrícolas

Una agricultura más inteligente y eficiente

El cálculo del momento óptimo para aplicar insecticidas puede reducir más del 40% el número de tratamientos.

FuturCrop es un software que utiliza Inteligencia Artificial y criterios fenológicos para calcular el momento más eficiente para el tratamiento, tomando en cuenta las características específicas del cultivo y su ubicación.

La medida del éxito

En 1970 el se calculó que el éxito del control biológico era de un 54% (DeBach, P. 1977). En investigaciones posteriores el porcentaje de éxitos sustanciales de control biológico de insectos plaga fue del 40% (Waage, J.K, y D.J. Greathead, 1988). Pero en las últimas décadas se aprecia un incremento en el número de éxitos completos, probablemente debido a un mayor conocimiento de los mecanismos que determinan el éxito del control biológico.

En términos económicos los beneficios del control biológico están claros, pues se ha calculado un retorno aproximado por cada dólar invertido de 30 a 1, mientras que para el control químico la relación ha sido de 5 a 1. 

El éxito de los depredadores

La tasa de éxito de los depredadores en el control de plagas puede variar dependiendo de varios factores, incluyendo la especie de depredador, la especie de la plaga, el entorno agrícola y las prácticas de manejo implementadas. No existe un valor específico que represente la tasa de éxito de todos los depredadores en todas las situaciones, ya que esta puede fluctuar significativamente.

Sin embargo, algunos estudios han demostrado que los depredadores pueden ser altamente efectivos en el control de plagas en ciertas circunstancias. Por ejemplo, se ha documentado que la liberación de coccinélidos para el control de áfidos puede tener tasas de éxito superiores al 80% en algunos casos. Del mismo modo, algunas especies de avispas parasitoides han mostrado tasas de parasitismo muy altas en poblaciones de plagas específicas.

Los depredadores pueden ser particularmente efectivos en el control de plagas móviles, como áfidos, escarabajos y orugas, ya que son capaces de buscar y consumir activamente a sus presas.

La tasa de éxito de los depredadores en el control de plagas puede influir en factores como la disponibilidad de presas, la competencia con otros depredadores, la resistencia de las plagas a los depredadores, la calidad del hábitat y la presencia de factores ambientales adversos. Por lo tanto, es importante considerar estos factores al evaluar la eficacia de los depredadores en el control de plagas en un sistema agrícola específico.

Porcentaje de parasitismo

El porcentaje de parasitismo es una medida importante del éxito del control biológico mediante parasitoides. Este término se refiere al porcentaje de individuos de una población de plagas que han sido parasitados por sus enemigos naturales, los parasitoides. Cuanto mayor sea el porcentaje de parasitismo, mayor será el impacto de los parasitoides en la reducción de las poblaciones de plagas.

El porcentaje de parasitismo se calcula mediante la siguiente fórmula:

Porcentaje de Parasitismo = (Número de individuos parasitados / Número total de individuos en la población) x 100

Por ejemplo, si tienes una población de 100 insectos plaga y 20 de ellas están siendo parasitadas, el porcentaje de parasitismo sería:

(20/100) x 100 = 20%

que significa que el 20% de las de los insectos plaga en esa población están siendo parasitadas.

Un porcentaje de parasitismo alto indica un control efectivo de las poblaciones de plagas por parte de los parasitoides, lo que puede resultar en una reducción significativa de los daños en los cultivos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el éxito del control biológico no solo depende del porcentaje de parasitismo, sino también de otros factores, como la eficacia de los parasitoides, la densidad de la población de plagas, las condiciones ambientales y la presencia de otras prácticas de manejo integrado de plagas.

Determinar el momento de liberación de parasitoides y depredadores

Liberar organismos de control biológico en el momento oportuno garantiza que estén presentes cuando las plagas alcanzan niveles poblacionales críticos. Esto maximiza la eficiencia en el uso de los recursos y evita liberaciones innecesarias que podrían desperdiciar tiempo y dinero.

Sincronizar el Ciclo Biológico para el momento de las sueltas

El éxito del control biológico de plagas requiere tener conocimientos de la biología de los organismos implicados, tanto de la plaga como del agente de control. Es importante conocer el estado de desarrollo biológico de las plagas para determinar el momento de la suelta de depredadores (mayor abundancia de presas) o parasitos y parasitoides (mayor abundancia de huéspedes). Por ejemplo, para controlar el Minador de las hojas (Liriomyza trifolii), se utiliza Diglyfus diasea, un ectoparasito de las larvas del minador en su estadio segundo y tercero.

Cada especie de depredador tiene sus preferencias sobre el estadío de desarrollo de su presa. Así, por ejemplo, Amblyseius californicus, actúa sobre todos los estadíos de la Araña roja (Tetranychus urticae), pero prefiere los huevos y los estados inmaduros, con lo que se incrementan las posibilidades de éxito si la suelta se realiza en esos momentos.

Por tanto, en la suelta se tiene que realizar una sincronización precisa entre el estadio del ciclo de vida del depredador o parasito y el hospedero. La sincronización de la liberación de depredadores y parasitoides es una estrategia compleja que requiere un conocimiento detallado de la biología de la plaga, así como de las especies de control utilizadas, y una intensa labor de monitoreo.

Actualmente existen programas informáticos especializados, como FuturCrop, que utilizan modelos de simulación y datos meteorológicos para predecir y calcular las fechas en que se producirán cambios en los estadios de desarrollo del ciclo biológico de las plagas. Un sistema de cálculo sobre modelos fenológicos puede especificar la fecha en que se produce el estadio necesitado. Por ejemplo, un sistema como FuturCrop permite conocer el momento de eclosión de huevos del hospedero o el momento en que el 50% de sus larvas están en el tercer estadio.

Estos programas pueden ayudar a los agricultores a planificar y tomar decisiones informadas sobre el momento óptimo para implementar medidas de control biológico, como la liberación de organismos beneficiosos, y optimizar la gestión de plagas en los cultivos.

FuturCrop. Calendario de estadios fenológicos de la plaga.

Considerar la capacidad reproductiva y densidad de población de las plagas

Además del porcentaje de parasitismo, hay que considerar también la capacidad de reproducción de la plaga para decidir cuándo y cómo liberar los organismos de control biológico.

Por ejemplo, un ratio de parasitismo del 90% sobre una plaga con una capacidad reproductiva de 20 huevos por hembra, supone que la densidad de la plaga permanecerá estable. Pero el mismo ratio de parasitismo actuando sobre una plaga con una capacidad reproductiva de 100 huevos por hembra supone que la población se quintuplicará en cada generación.

La capacidad reproductiva de las plagas puede ser extremadamente alta y es una de las características que las hace tan problemáticas en la agricultura. Las plagas son organismos que se reproducen rápidamente y en grandes cantidades, lo que les permite aumentar su población de manera exponencial en condiciones favorables.

Cuanto mayor sea la densidad de población de la plaga y más rápida sea su tasa de reproducción, más rápido pueden proliferar y causar daños significativos en los cultivos. En tales casos, puede ser necesario liberar depredadores o parasitoides para controlar las poblaciones de plagas antes de que alcancen niveles perjudiciales.

Si la plaga tiene un ciclo de vida corto y una alta tasa de reproducción, puede ser más efectivo liberar parasitoides que se desarrollen y se reproduzcan en sincronía con la plaga. Los parasitoides pueden parasitar las etapas inmaduras de la plaga, como huevos o larvas, y reducir efectivamente su población.


Trichogramma chilonis
Spodoptera frugiperda atacado por Metarhizium rileyi
Telenomus sp

Más información

Parásitos de insectos plaga, Quick tips. UC IPM

Manuales

Scroll to Top