FuturCrop

Software de control de plagas

Blog

«La primera ley de la Ecología es que todo está relacionado con todo lo demás.» 

Barry Commoner

Blog

Control de plagas utilizando plantas

Software de control de plagas

Alertas automáticos. Modelos predictivos. Calendario del Ciclo de vida de las plagas. Integración con estaciones mteorológicas. Cálculo de la fecha de tratamiento óptimo. Registro de capturas y monitoreos.

programa de control de plagas

Software de control de plagas

Alertas automáticos. Modelos predictivos. Calendario del Ciclo de vida de las plagas. Integración con estaciones mteorológicas. Cálculo de la fecha de tratamiento óptimo. Registro de capturas y monitoreos.

Control de plagas utilizando plantas - FuturCrop

Introducción

Historia

Con la generalización de los métodos de la agricultura intensiva, se ha ido perdiendo el acervo tradicional de las prácticas de una agricultura tradicional, con siglos de experiencia, menos productiva pero más colaboradora con la naturaleza y sostenible. Se puede recurrir al control de plagas utilizando plantas, también conocido como control biológico vegetal, es una estrategia innovadora y sostenible que aprovecha las propiedades de ciertas plantas para repeler, atraer o incluso eliminar organismos no deseados que afectan los cultivos. Esta práctica se basa en la interacción química y biológica entre las plantas y las plagas, aprovechando compuestos volátiles, aceites esenciales y otras sustancias naturales producidas por las plantas.

El control biológico vegetal tiene sus raíces en las prácticas ancestrales de agricultura y horticultura, donde los agricultores observaban y aprendían a utilizar plantas que mostraban propiedades repelentes o atraían insectos beneficiosos para proteger sus cultivos. Sin embargo, la formalización y el desarrollo sistemático del control biológico como disciplina científica comenzaron en el siglo XIX.

El reconocimiento del potencial de los enemigos naturales para controlar las poblaciones de plagas se intensificó con la devastación causada por las plagas invasoras en diferentes regiones del mundo durante esa época. Uno de los primeros éxitos documentados del control biológico ocurrió en 1888, cuando el barón Albert K. M. von Osten-Sacken introdujo un parasitoide europeo para controlar una plaga de cochinillas en California, Estados Unidos.

Con el advenimiento de la agricultura industrial y el uso generalizado de pesticidas químicos en la segunda mitad del siglo XX, el control biológico enfrentó un período de relativo declive. Sin embargo, con la creciente preocupación por los impactos ambientales, la resistencia a los plaguicidas y la búsqueda de prácticas agrícolas sostenibles en el siglo XXI, el interés y la inversión en el control biológico vegetal han resurgido con fuerza.

Beneficios

La utilización de plantas en el control de plagas ofrece múltiples beneficios, entre los que se destacan la reducción del uso de productos químicos sintéticos, la preservación de la biodiversidad y la salud del suelo, y la promoción de prácticas agrícolas más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente. Además, esta estrategia puede contribuir a la diversificación de los sistemas de cultivo, creando hábitats favorables para los enemigos naturales de las plagas y mejorando la resiliencia de los agroecosistemas ante las fluctuaciones ambientales y los desafíos fitosanitarios.

Como parte integral de un enfoque integrado de manejo de plagas representa una alternativa prometedora y eficaz para enfrentar los desafíos actuales en la agricultura, fomentando sistemas agrícolas más equilibrados, saludables y sostenibles.

Plantas repelentes de plagas

Las plantas repelentes de plagas agrícolas son una herramienta valiosa en la gestión integrada de plagas, ya que pueden actuar como barreras naturales o interacciones químicas que disuaden a las plagas de alimentarse o reproducirse en los cultivos.

Algunas plantas actúan como repelentes de plagas, a través de su olor o composición química

Caléndula (Calendula officinalis): Esta planta es conocida por su capacidad para repeler nematodos del suelo, áfidos y moscas blancas. Además, atrae insectos beneficiosos como las mariquitas y las avispas parasitoides.

Albahaca (Ocimum basilicum): La albahaca es efectiva para repeler mosquitos, moscas blancas, áfidos y escarabajos. Su aroma intenso actúa como un repelente natural.

Menta (Mentha spp.): La menta es una planta repelente versátil que puede ayudar a mantener alejados a insectos como hormigas, mosquitos y pulgas.

Romero (Rosmarinus officinalis): Esta hierba aromática es eficaz contra algunas plagas de insectos, incluidas las polillas y los escarabajos.

Crisantemo (Chrysanthemum spp.): El crisantemo contiene piretrinas naturales, un insecticida de origen vegetal que es efectivo contra una amplia variedad de plagas, incluidos áfidos, escarabajos y moscas.

Lavanda (Lavandula spp.): La lavanda es conocida por su aroma fuerte y agradable que puede repeler mosquitos, polillas y pulgones.

Tagetes o Cempasúchil (Tagetes spp.): Estas plantas son especialmente efectivas contra nematodos del suelo, pero también pueden repeler áfidos, escarabajos y mosquitos.

Ajenjo (Artemisia absinthium): El ajenjo es conocido por sus propiedades repelentes contra las polillas, mosquitos y pulgas, y también puede ayudar a controlar nematodos del suelo.

Plantas que atraen insectos benéficos

Las plantas que atraen insectos benéficos son una herramienta esencial en la gestión integrada de plagas, ya que ayudan a mantener un equilibrio natural en el ecosistema agrícola al atraer insectos depredadores y parasitoides que se alimentan de plagas.

Ejemplos de plantas que atraen insectos benéficos:

Coriandro (Coriandrum sativum): Esta planta atrae a mariquitas, que son depredadores naturales de áfidos, pulgones y otros insectos plaga.

Diente de león (Taraxacum officinale): Los dientes de león atraen a abejas, avispas parasitoides y mariquitas, que son beneficiosos para el control de plagas.

Zanahoria silvestre (Daucus carota): Las flores de la zanahoria silvestre atraen a avispas parasitoides y otros insectos beneficiosos que ayudan en el control biológico de plagas.

Hinojo (Foeniculum vulgare): El hinojo atrae a insectos benéficos como las mariquitas, crisopas y avispas parasitoides, que se alimentan de áfidos y otros insectos plaga.

Girasol (Helianthus annuus): Los girasoles son atractivos para abejas y otros polinizadores, así como para avispas parasitoides que ayudan en el control de plagas.

Cilantro (Coriandrum sativum): Además de atraer mariquitas, el cilantro también puede atraer a avispas parasitoides y moscas depredadoras que se alimentan de plagas.

Achicoria (Cichorium intybus): Las flores de la achicoria atraen a insectos benéficos como las abejas y las avispas parasitoides, que contribuyen al control natural de plagas.

Lavanda (Lavandula spp.): Aunque también es conocida por sus propiedades repelentes de plagas, la lavanda atrae a abejas y otros polinizadores beneficiosos.

Estas plantas pueden ser incorporadas en los sistemas agrícolas mediante la siembra de setos florales, cultivos intercalados o como plantas compañeras para mejorar la biodiversidad y promover el control biológico de plagas. Su presencia en el agroecosistema contribuye a la salud de los cultivos, reduce la necesidad de insecticidas químicos y fomenta prácticas agrícolas sostenibles que benefician tanto a los agricultores como al medio ambiente.

Plantas trampa

Las plantas trampa, también conocidas como plantas refugio o plantas trampolín, son aquellas que atraen específicamente a las plagas para desviarlas de los cultivos principales o para facilitar su monitoreo y control.

Tagetes o Cempasúchil (Tagetes spp.): Estas plantas son conocidas por su capacidad para atraer nematodos del suelo, desviándolos de los cultivos y facilitando su control.

Colza (Brassica napus): Atrae pulgones, chinches y otros insectos que pueden ser plagas en otros cultivos, sirviendo como una barrera natural.

Girasol (Helianthus annuus): Es especialmente atractivo para chinches y áfidos, que pueden ser desviados de los cultivos circundantes.

Aliso (Alnus spp.): Esta planta atrae a la mariposa del aliso, que es una plaga de algunos árboles frutales y forestales.

Trébol (Trifolium spp.): Atrae a pulgones y ácaros, desviándolos de los cultivos principales y facilitando su control.

Cilantro (Coriandrum sativum): Puede atraer a pulgones, trips y otros insectos pequeños, actuando como una planta trampa.

Mostaza (Sinapis spp.): Atrae pulgones, escarabajos y orugas, desviándolos de los cultivos y facilitando su monitoreo y control.

Diente de león (Taraxacum officinale): Atrae a diversos insectos, incluidas las moscas blancas y los áfidos, que pueden ser plagas en otros cultivos.

Estas plantas trampa pueden ser utilizadas estratégicamente en sistemas agrícolas como cultivos de bordes, setos vivos o intercalados entre los cultivos principales para reducir el impacto de las plagas, facilitar su monitoreo y control, y promover prácticas agrícolas más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.Vínculos de interés

REDUCE EL USO DE PRODUCTOS PESTICIDAS UTILIZÁNDOLOS SÓLO CUANDO SON MÁS EFICIENTES.

AHORRA HASTA UN 40%.

futur
crop

control
de plagas

Más información

Control de plagas mediante extractos vegetales

17 plantas que nos ayudan a controlar las plagas de forma ecológica

Scroll al inicio