FuturCrop

Software de control de plagas

Blog

«La primera ley de la Ecología es que todo está relacionado con todo lo demás.» 

Barry Commoner

Blog

Cómo la aplicación de insecticidas ha creado problemas donde no los había

Software de control de plagas

Alertas automáticos. Modelos predictivos. Calendario del Ciclo de vida de las plagas. Integración con estaciones mteorológicas. Cálculo de la fecha de tratamiento óptimo. Registro de capturas y monitoreos.

programa de control de plagas

Software de control de plagas

Alertas automáticos. Modelos predictivos. Calendario del Ciclo de vida de las plagas. Integración con estaciones mteorológicas. Cálculo de la fecha de tratamiento óptimo. Registro de capturas y monitoreos.

Aplicación de plaguicidas en la agricultura
insecticidas, fitosanitarios

El excesivo uso de pesticidas en la agricultura

El aumento de plagas agrícolas es un problema creciente que ha sido documentado en varios estudios y reportes. Según un informe de la FAO, el uso mundial de pesticidas ha aumentado en más del 70% desde la década de 1960. Esto sugiere que las plagas agrícolas están causando más daño y requieren más intervención para su control.

Varios factores como el monocultivo, el uso de herbicidas, el cambio climático, etc, han influido en el desarrollo incontrolado de poblaciones de plagas en los cultivos. Pero, principalmente, ha sido la aplicación de plaguicidas químicos lo que ha roto el equilibrio entre las plagas y sus enemigos naturales. Los insecticidas de amplio espectro matan indistintamente las plagas que sus depredadores, tanto matan las plagas que causan daños en los cultivos como a sus enemigos naturales.

Cuando hay un aumento en la población de plagas, los agricultores sienten la necesidad de aplicar más pesticidas para controlarlas y proteger sus cultivos. Pero, cuando las plagas desarrollan resistencia a los pesticidas por la aplicación continuada, los agricultores pueden necesitar aplicar más pesticidas o usar pesticidas más fuertes para controlarlas.

La detección temprana de plagas o enfermedades puede ser difícil, y los agricultores pueden optar por aplicar pesticidas de manera preventiva o periódica para evitar daños graves en sus cultivos.

Algunos agricultores pueden optar por aplicar pesticidas de forma preventiva para evitar la aparición de plagas o enfermedades. Esto puede ser una práctica común en cultivos de alto valor o en regiones donde las condiciones ambientales son propicias para la proliferación de plagas.

En algunos casos, los agricultores pueden realizar aplicaciones periódicas de pesticidas como parte de un programa de manejo integrado de plagas. Esto puede ser necesario en áreas donde las plagas son persistentes o en cultivos que son particularmente susceptibles a ciertas enfermedades o insectos.

En resumen, hay varias razones por las que los agricultores pueden realizar aplicaciones indiscriminadas de pesticidas, como parte de estrategias de manejo de plagas o como medida preventiva para proteger sus cultivos. Sin embargo, es importante tener en cuenta los posibles efectos negativos de estas prácticas en el medio ambiente y la salud humana, y considerar alternativas más sostenibles y seguras para el control de plagas.

Por esta razón, es importante utilizar los pesticidas de manera responsable y seguir las buenas prácticas agrícolas, como la rotación de cultivos y el uso de pesticidas selectivos. Además, es importante considerar alternativas más sostenibles y seguras para el control de plagas, como el control biológico y el manejo integrado de plagas.

Consecuencias para el control de plagas

La sobreaplicación de pesticidas, o la aplicación excesiva o inapropiada de pesticidas, puede tener varias consecuencias en el control de plagas:

Resistencia a los pesticidas

La sobreaplicación de pesticidas puede llevar al desarrollo en las plagas de resistencia a los pesticidas, lo que significa que los pesticidas pierden su eficacia y se necesita una dosis cada vez mayor para controlar las plagas. Esto puede hacer que sea más difícil controlar las plagas y puede llevar a un aumento en el uso de pesticidas.

resistencia a los pesticidas

Daños al medio ambiente

La sobreaplicación de pesticidas puede tener efectos negativos en el medio ambiente, como la contaminación del agua y la pérdida de biodiversidad. Los pesticidas pueden contaminar los cuerpos de agua, como los ríos y los lagos, a través del escurrimiento de los campos agrícolas, lo que puede afectar la vida acuática y la calidad del agua potable. Además, los pesticidas pueden matar a los insectos beneficiosos, como los polinizadores y los depredadores naturales de las plagas, lo que puede tener efectos negativos en la cadena alimentaria y en la biodiversidad en general.

Plagas secundarias que pasan a ser primarias

Las plagas agrícolas se pueden clasificar en primarias y secundarias según su importancia económica y el daño que causan a los cultivos. Las plagas primarias son aquellas que causan daños significativos y directos a los cultivos, mientras que las plagas secundarias son aquellas que, aunque pueden causar daños, su importancia económica es menor en comparación con las primarias.

Pagas Primarias

Las plagas primarias son aquellas que, si no se controlan adecuadamente, pueden causar pérdidas significativas en la producción y calidad de los cultivos. Algunos ejemplos de plagas primarias son:

  • Gusano del fruto del cacao (Conopomorpha cramerella): Es una plaga primaria que afecta al cacao, causando daños en los frutos y reduciendo la producción.
  • Polilla del tomate (Tuta absoluta): Es una plaga primaria que afecta al tomate, causando daños en los frutos y reduciendo la producción.
  • Mosca blanca (Bemisia tabaci): Es una plaga primaria que afecta a una amplia variedad de cultivos, incluyendo tomate, pepino, pimiento y berenjena, causando daños en las hojas y reduciendo la producción.

Plagas Secundarias

Las plagas secundarias, por otro lado, son aquellas que pueden causar daños menores o indirectos en los cultivos, pero que generalmente no son consideradas una amenaza grave para la producción. Algunos ejemplos de plagas secundarias son:

  • Ácaros (Tetranychus spp.): Son plagas secundarias que pueden afectar a una amplia variedad de cultivos, incluyendo tomate, pepino, pimiento y berenjena, causando daños en las hojas y reduciendo la producción.
  • Pulgones (Aphididae): Son plagas secundarias que pueden afectar a una amplia variedad de cultivos, incluyendo tomate, pepino, pimiento y berenjena, causando daños en las hojas y reduciendo la producción.
  • Escamas (Coccidae): Son plagas secundarias que pueden afectar a una amplia variedad de cultivos, incluyendo tomate, pepino, pimiento y berenjena, causando daños en las hojas y reduciendo la producción.

Es importante tener en cuenta que la clasificación de las plagas como primarias o secundarias puede variar dependiendo de la región y el cultivo específico. En algunos casos, una plaga que es considerada secundaria en una región puede ser considerada primaria en otra, o viceversa. Además, el impacto de una plaga puede variar dependiendo de factores como el clima, el manejo del cultivo y la presencia de depredadores naturales o competidores de la plaga.

Tetranychus urticae

La araña roja, actualmente una plaga generalizada en cultivos de todo el mundo, no constituían una plaga grave en la agricultura. Las poblaciones de la araña roja estaban reguladas por sus depredadores naturales, principalmente por los ácaros depredadores de la familia de los fitoseidos (aunque también otras familias como algunos dípteros y coleópteros). Pero ha sido la intervención humana la que ha roto ese equilibrio natural, mediante el uso indiscriminado y sistemático, el mal uso, de los plaguicidas orgánicos sintéticos a partir de la segunda mitad del siglo XX. Veinte años después, las poblaciones de los ácaros de la familia Tetranychidae, como la araña roja, constituyen plagas que pueden ser muy destructivas en el sector agrícola.

Pseudococcus viburni

Lo mismo sucede con la cochinilla harinosa, que no suelen constituir gran daño en los cultivos por el control que sobre su población ejercen sus enemigos naturales, parasitoides y depredadores (las familias de los crisópidos, hemeróbidos, dípteros y coccinellidos). Sin embargo, cuando los enemigos naturales del insecto son destruidos por la aplicación de insecticidas, la cochinilla harinosa se puede transformar en una dañina plaga.

El productor agrícola debe valorar el efecto de los tratamientos químicos sobre los enemigos naturales de la plaga que se desea controlar. El futuro de la agricultura, empieza por practicar una agricultura sostenible, empleando plaguicidas químicos específicos, que sólo afecten a la plaga contra la que van dirigidos, y reducir la cantidad y el espectro de los pesticidas, con el fin de facilitar el control biológico natural.

REDUCE EL USO DE PRODUCTOS PESTICIDAS UTILIZÁNDOLOS SÓLO CUANDO SON MÁS EFICIENTES.

AHORRA HASTA UN 40%.

futur
crop

control
de plagas

Más información

Insecticide Resistance Action Comitee

Scroll al inicio