FuturCrop

Software de control de plagas

Blog

«La primera ley de la Ecología es que todo está relacionado con todo lo demás.» 

Barry Commoner

Blog

Prevención del Huanglonbing (HLB) a través del control del ciclo biológico y tratamiento de la Diaphorina citrus

Software de control de plagas

Alertas automáticos. Modelos predictivos. Calendario del Ciclo de vida de las plagas. Integración con estaciones mteorológicas. Cálculo de la fecha de tratamiento óptimo. Registro de capturas y monitoreos.

programa de control de plagas

Software de control de plagas

Alertas automáticos. Modelos predictivos. Calendario del Ciclo de vida de las plagas. Integración con estaciones mteorológicas. Cálculo de la fecha de tratamiento óptimo. Registro de capturas y monitoreos.

Control de Diaphorina citri y prevención del Huanglonbing
greening de los cítricos hlb

Huanglongbing (HLB) o greening de los cítricos

El Huanglongbing (HLB, greening de los cítricos, es una enfermedad que afecta a las plantas de la familia Rutaceae, y severamente a la especie Citrus (son especialmente sensibles el naranjo, mandarino, pomelo y tangerino. El HLB está ampliamente extendida en el mundo. En todos los países productores de cítricos existen programas de prevención del Huanglonbing por el grave daño que causa a las cosechas.

La enfermedad tiene otros hospedantes secundarios en las Rutáceas ornamentales, como son el mirto o jazmín árabe, el Castaño del Cabo, Clausena lansium, Severinia y Cantula busifolia.

Bacterias causantes de la enfermedad, Candidatus Liberibacter spp.

El HLB es la enfermedad más grave que afecta a los cítricos (que representan el 22% de la producción mundial de frutas). Es inducida por las bacterias Candidatus Liberibacter spp. Son bacterias que viven en los canales de alimentación de la planta (floema) y bloquea el sistema vascular, de modo que los nutrientes, especialmente azúcares, que se elaboran en las hojas no puede ser transportados al resto de la planta.

Las bacterias puede estar en el árbol durante mucho tiempo sin síntomas evidentes, porque la planta es capaz de redirigir  la circulación a canales sanos y parecer saludable durante un tiempo, hasta que se bloquean las últimas vías.

Se han descrito 3 especies de bacterias asociadas a las zonas de desarrollo de la enfermedad:

Candidatus Liberibacter africanus

Presente en África y la Península Arábiga. Sensible a las altas temperaturas (el rango de temperaturas adecuado para la expresión de síntomas de HLB africano es de 25 – 30 ºC), es decir regiones de clima cálido, y su incidencia está restringida a regiones de cierta altitud.

Candidatus Liberibacter asiaticus

Ampliamente distribuida por el continente asiático y, desde la última década, presente en las principales zonas citrícolas del continente americano, en concreto: Brasil (2004), Florida (2005), América Central y Caribe (2008), México (2009), Argentina (2012), Texas (2012) y California (2012). La patología asociada a esta bacteria, HLB asiático, es actualmente la de mayor gravedad e importancia económica para el cultivo de los cítricos a nivel mundial.

Candidatus Liberibacter americanus

Aparece por primera vez en Brasil en 2004 y en el estado de Texas (EE.UU) en 2013. Como la primera, es sensible a las altas temperaturas.

Daños del HLB

El HLB ocasiona graves alteraciones del crecimiento e importantes pérdidas de calidad y producción en los árboles afectados (disminución del peso de los frutos, de su nivel de azúcar, del nivel de acidez, del porcentaje de jugo, del tamaño, color y forma).

Una planta joven afectada no llega a producir frutos.

Si no se toman medidas de control, los árboles infectados pueden llegar a ser improductivos en un periodo de 5-10 años, hasta que finalmente la planta muere.

Síntomas de la enfermedad

Las plantas, una vez infectadas, muestran síntomas sólo después de un cierto período de latencia de aproximadamente entre 6 y 12 meses.

Amarilleamiento del árbolBrotes amarillentosHojas con moteado asimétrico
Hojas con moteado asimétricoHojas con aclaramiento de nervadurasHojas con nervaduras corchosas
Fruto con eje central asimétrico Coloración irregularSemillas atrofiadas y abortadas

Incidencia mundial del HLB

El HLB está asentado en las tres principales potencias productivas de cítricos del mundo, China, Brasil y EEUU.  

En China, por ejemplo, se le atribuye la reducción de producción del 10% de naranjas y del 5% de mandarinas del país, a pesar de que todos los años se plantan decenas de miles de nuevas hectáreas.

En Florida (EEUU), el último balance de la enfermedad, desde que se detectó por primera vez en la campaña 1997/98, la producción de cítricos muestra una caída de la producción del 71%.

Y en Brasil se estima que unas 100.000 hectáreas de cultivos se han perdido debido a la expansión de la enfermedad.

HLB es una seria amenaza para todos los países productores de cítricos.

Transmisión del HLB

El patógeno se transmite de diversas formas.

  • Una de ellas es mediante los injertos, aunque siempre dependerá de la parte de la planta que se emplee, la cantidad de tejido y el aislamiento del patógeno en cuestión.
  • También se disemina a través del transporte de plantas enfermas.
  • Pero la principal vía de transmisión de la bacteria en el campo es mediante sus insectos vector, que transmiten la enfermedad de los árboles enfermos a los sanos, dos géneros de psílidos, Diaphonrina citri, que transmite las variantes asiática y americana de la enfermedad y Trioza erytreae que transmite la variante africana. El vector adquiere la bacteria alimentándose de una planta afectada y, una vez que adquirió la bacteria, aún en estado de ninfa -aunque no las del primer, segundo y tercer instar-, transmitirá la enfermedad a lo largo de toda su vida. Los adultos y el cuarto y quinto instar  de las ninfas son capaces de transmitir el patógeno por vía de secreción salivar después de un periodo de latencia que varía desde 1-25 días.

Problemas con el control del HLB

Ninguna medida ha dado una solución definitiva en la lucha contra HLB, y los países con más experiencia han optado por convivir con la enfermedad, y obtener frutos durante un tercio de la vida útil de las plantas. En todo caso, el manejo del HLB se realiza a través de 3 estrategias:

  • Uso de material vegetal certificado.
  • Erradicación de las plantas con síntomas, o diagnosticadas como positivas de la enfermedad.
  • Control del insecto vector. El control del vector se realiza principalmente mediante productos químicos y en menor medida con control biológico mediante parasitoides, depredadores y entomopatógenos.

Insectos vector: Diaphorina citri y Trioza erytreae

Diaphorina citri y Trioza erytreae son los insectos vectores de las bacterias asociadas al HLB (CLs). 

Los insectos adultos son alados, con antenas cortas, se mueven saltando más que volando, y se alimentan con la cabeza hacia abajo y su parte posterior hacia arriba.

Las ninfas carecen de alas, son aplanadas y se mantienen en la misma hoja hasta que maduran. Si durante su maduración se alimentan de brotes infectados adquieren una gran cantidad de CLs, que transmitirán eficazmente a otras plantas cuando puedan volar.

Los adultos permanecen menos tiempo alimentándose en cada planta por lo que su probabilidad de adquirir CLs es menor, pero pueden transmitir la enfermedad a plantaciones vecinas. Por tanto, es esencial controlar los insectos en todos sus estadios de desarrollo para frenar la expansión del HLB.

Allí donde existen CLs la mejor manera de combatirlos es con insecticidas, aunque se están estudiando nuevas formas de control. Donde aún no hay infección por CLs, otras alternativas culturales, químicas y biológicas podrían implementarse para controlar los vectores. Recomendación: Evitar la entrada y el establecimiento de los vectores es la mejor manera de prevenir la dispersión del HLB. Cumpla las restricciones cuarentenarias.

Síntomas de daños causados por Diaphorina citri

La puesta de huevos y el desarrollo de los estados inmaduros de Diaphorina citri se concentra exclusivamente sobre los brotes en desarrollo. Su actividad alimenticia se manifiesta como síntoma en la aparición de unas deformaciones en los brotes y una abundante presencia de melaza sobre la que se desarrollan los hongos de la negrilla.

Se trata de un daño de escasa repercusión económica. Pero su importancia como plaga está relacionado con su potencial para transmitir las bacterias que causan HLB.

Huevos Ninfa Adulto
Daño en brotesCostras subelosas de melanosisMelazaEnvés de hoja

Software para el control de la Diaphorina citri

Control químico de Diaphorina citri

En general, el control de insectos vectores de una enfermedad mediante el uso de insecticidas para prevenir las infecciones es complicado, principalmente porque bastan unos pocos individuos alados para provocar una dispersión importante de la enfermedad.

Además, el control químico de la Diaphorina citri puede presentar dificultades al ser una especie asociada estrechamente a tejidos en crecimiento y presentar un ciclo biológico corto con gran número de generaciones.

Para evitar las resistencias a los pesticidas es importante la rotación de productos.

Muchos insecticidas sintéticos han sido probados contra este psílido: insecticidas piretroides, neonicotinoides, fenilpirazoles, pirroles, pirazoles, organofosforados, azadiractinas, carbamatos, etc. Pero, hasta hoy, la industria agroquímica solo ha proporcionado productos cuyo uso masivo puede llegar a poner en riesgo al medio ambiente.

La aplicación de plaguicidas tiene ventajas y desventajas dependiendo del uso racional o excesivo que se les dé. De hecho, para el tratamiento de la Diaphorina citri no es práctico eliminar las poblaciones a niveles no detectables ya que se requiere un número muy grande de aplicaciones de insecticidas. Tanto en Brasil como en Florida la enfermedad HLB ha provocado un incremento importante de los tratamientos químicos realizados, y por tanto un incremento de costes para los agricultores.

FuturCrop ha desarrollado un software que permite racionalizar y reducir el uso de pesticidas en la agricultura. El programa tiene en cuenta la existencia de factores (bióticos y abióticos) que afectan el crecimiento y tasa de desarrollo de las plagas agrícolas.

Mediante el programa es posible predecir el ciclo biológico de las plagas, lo cual permite aplicar las medidas de control oportunas y se puede anticipar el número de generaciones de una determinada especie durante el año, o en un determinado ciclo de cultivo.

Con esta información es posible planificar la frecuencia de las medidas de control: el momento idóneo de muestreo, y la determinación de los momentos de mayor eficiencia de los tratamientos.

En el caso de HLB, conocer el momento de mayor vulnerabilidad de la plaga es fundamental para realizar un manejo adecuado de la enfermedad, y prevenirla, ya que se pueden realizar las aplicaciones en los estadíos del ciclo de vida de la plaga en que es más probable que ocurra la dispersión del patógeno, es decir controlar la fase adulta del insecto.

La mejor opción consiste en controlar los adultos invernantes, al considerar que los que estuvieron alimentándose sobre plantas infectadas, tienen más probabilidad de dispersar la enfermedad al moverse en la primavera en búsqueda de nuevos brotes.

Para realizar las aplicaciones, y dado que con el software obtendremos las fechas de los distintos estadíos biológicos de la plaga (huevos, ninfas y adultos), es preciso tener en cuenta los siguientes datos: El patógeno no se transmite vía huevo. La bacteria adquirida durante el estado de ninfa permanece en el insecto adulto el cual es capaz de transmitir la enfermedad inmediatamente después de la emergencia. Recién adquirido el patógeno, los adultos y el cuarto y quinto instar ninfal son capaces de transmitir la bacteria que causa la enfermedad. El patógeno permanece latente dentro del insecto entre 3 y 20 días.  

En caso de utilizar aceites de petróleo, más efectivos contra insectos pequeños e inmóviles, hay que tener en cuenta que los huevos y las ninfas del psílido presentes en los brotes sufren una importante mortalidad. Sin embargo, la susceptibilidad de la plaga a los aceites difiere entre los estadíos de la plaga, siendo los instares jóvenes más susceptibles, mientras que los huevos son más tolerantes.

Software agrícola de control de plagas

«El secreto de ir avanzando es empezar»

– Mark Twain

FuturCrop calcula previsiones a corto plazo de la actividad de 179 plagas agrícolas, a partir de los umbrales de temperatura acumulados, asociados a las etapas críticas de su ciclo biológico.

Las previsiones de FuturCrop indican, para un día determinado, el estado de la etapa del ciclo biológico de la plaga y el día para realizar el tratamiento más eficiente.

Control biológico de la Diaphorina citri

Parasitoides

Diaphorina citri tiene dos parasitoides principales: Tamarixia radiata y Diaphorencyrtus aligarhensis.

Tamarixia radiataDiaphorencyrtus aligarhensis

Tamarixia radiata

El primero es considerado el más eficiente. Las dos especies de parasitoides pueden presentar alta mortalidad debido a hiperparasitismo. Se trata de un ectoparasitoide que prefiere parasitar a ninfas de Diaphorina citri de quinto estadio. Las hembras adultas se alimentan de ninfas más jóvenes.

Diaphorencyrtus aligarhensis

Diaphorencyrtys aligarhensis es un endoparasitoide de ninfas, principalmente de cuarto estadio.

Depredadores

Existen otras especies de enemigos naturales de Diaphorina citri, como Olla v-nigrum, Chilocorus cacti, Cycloneda sanguinea, Nephus sp., Pentilia sp. y Ceraeochrysa sp.

Mariquitas (Coccinellidae spp)Criospas (Chrysoperia spp)

Entomopatógenos

El hongo Beauveria bassiana.

Adulto de Diaphorina citrus infectado por Beauveria bassiana

Finalmente, cualquiera que sea el mecanismo de prevención y control, químico o biológico, del HLB, y por tanto de la Diaphorina citri,  tiene que tener un enfoque conjunto con los productores de la zona, de por lo menos 500 ha, donde se realice el control del vector y la eliminación de plantas enfermas.

Fenología de las plagas

¿Deseas saber más sobre tratamientos eficientes?

Más información

Marco Estratégico para la Gestión Regional del Huanglongbing en América Latina y el Caribe, Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

Scroll al inicio