El coste real de la producción agrícola  considerando los costes medioambientales

Cuando la sociedad considera los costes de los alimentos, y el agricultor los costos de producción, no se consideran los costes medioambientales de la agricultura.

En general, los productores agrícolas no tienen toda la información para identificar gran parte de las malezas, plagas y enfermedades que pueden afectar a sus cultivos. ni para la elección del momento idóneo para realizar el tratamiento químico en cada caso. Y realmente, aplicar tratamientos sin considerar el efecto que en ese momento tendrá sobre la plaga es tirar el dinero. También sucede que, ante la duda, es frecuente realizar tratamientos de manera periódica y preventiva. Es por esa razón que los pesticidas constituyen el grupo más grande y de mayor variedad de sustancias, químicas y tóxicas, que son introducidos voluntariamente de manera extensiva por el hombre en el ambiente, con un coste para el agricultor y un coste ecológico que no siempre se valora. Estos tratamientos, generalmente insecticidas, que son aplicados en los sistemas agrícolas con el objetivo de minimizar los daños generados por plagas y enfermedades y aumentar los rendimientos productivos de los distintos cultivos terminan creando una dependencia de ese tipo de insecticidas químicos que se han demostrado que deben ser utilizados con mesura y precaución.

Son innegables los beneficios económicos que ha generado el uso de plaguicidas para aumentar la productividad de los sistemas agrícolas. Incluso en el ámbito de la salud pública la utilización de plaguicidas ha permitido reducir la población de vectores de enfermedades muy difíciles de controlar y que han significado un gran problema. Pero cada vez se conoce más de los riesgos de esa aplicación masiva de esas sustancias tóxicas, para la salud de las personas, para la biodiversidad y el medio ambiente. De la gran cantidad de pesticidas que se aplican, sólo un pequeño porcentaje alcanza a las plagas de una manera eficiente, cuando éstas son vulnerables al tratamiento. El resto se dispersa en el ambiente , se introduce en la dinámica del ecosistema, y por consiguiente alcanza a otros organismos vivos, incluyendo al ser humano. La persistencia de los pesticidas en el ecosistema favorece la contaminación de las aguas, suelos, pastos, y vegetales y animales comestibles. Y, procedente de tantas fuentes, los pesticidas se acumulan en los organismos vivos.

Si en la valoración económica de la producción de fruta y hortalizas, además de consumos, insumos y mano de obra, hubiera que considerar el daño medioambiental, el daño en el suelo, etc., los costes y los precios serían otros

El desafío de los sistemas de producción agrícola futuros no sólo consiste en producir más, sino en producir de manera sostenible.

FuturCrop es un software low cost que controla las condiciones de desarrollo de las plagas y asesora al técnico y agricultor sobre el estado de desarrollo de la plaga específica para una ubicación concreta. De esa manera el técnico/agricultor puede realizar acciones informadas y con criterio que le permite ser más eficiente en el cuidado de sus cultivos, y ahorrar costes

Posts relacionados

Ante el Cambio Climático, la prevención de plagas como método de control

El impacto del Cambio Climático en la recurrencia de los pulgones y en el uso de pesticidas

Ministerio de Medio ambiente. Aspectos ambientales de la agricultura

FAO. Perspectivas para el medio ambiente