necesidades nutricionales de las plantas
Contenido ocultar
2 Síntomas de desajustes nutricionales en los cultivos

Necesidades nutricionales de las plantas

Nutrientes del suelo

Las plantas necesitan para su crecimiento ciertos nutrientes que se encuentran en diferente proporción en los suelos. Los  nutrientes básicos de las plantas son el nitrógeno, el fósforo y el potasio, macronutrientes denominados primarios, y el magnesio, calcio y azufre, que son los denominados macronutrientes secundarios.  Las plantas necesitan además hierro, manganeso, zinc, boro, cobre, molibdeno y cloro, que son los denominados micronutrientes.

MACRONUTRIENTES MICRONUTRIENTES
Nitrógeno (N) Hierro (Fe)
Fósforo (P) Manganeso (Mn)
Potasio (K) Zinc (Zn)
Magnesio (Mg) Boro (B)
Calcio (Ca) Cobre
Azufre (S) Molibdeno (Mo)
Cloro (Cl)
Clasificación de los nutrientes de las plantas

Ambos tipos, macro y micro nutrientes son necesarios. Aunque los primeros lo son en cantidades mayores, los micronutrientes (también llamados oligoelementos), no sobrepasan el 0.01% de la materia seca, se requieren en poca cantidad pero son también imprescindibles. 

De manera general, los suelos tienen las condiciones necesarias para suministrar a las plantas la mayoría de los nutrientes que requieren para su crecimiento. Sin embargo, como consecuencia de factores como la intensificación de los métodos agrícolas, que persiguen incrementar rápidamente la producción, los nutrientes del suelo se van agotando.

Actualmente, la mayoría de los agricultores aplican fertilizantes inorgánicos, que utilizan nitratos, iones de fosfato o de potasio, para aportar los macronutrientes primarios. La carencia de micronutrientes se soluciona aportando fertilizantes a base de quelatos. Tradicionalmente la agricultura utilizaba estiércol y compost (abonos orgánicos), que se transforman en sales minerales que enriquece la composición del suelo. A largo plazo, la aplicación de insumos inorgánicos ha conseguido incrementar la producción agrícola, pero ha perjudicado el balance natural de los suelos agrícolas, al no aportar materia orgánica y reducir el contenido de oxígeno del suelo.

Inadecuada solubilización

Puede suceder que el problema nutricional no sea consecuencia de la ausencia o escasez de un nutriente en el suelo, sino de las condiciones del propio suelo que impiden una adecuada solubilización y absorción por la planta.

La planta puede no conseguir absorber los nutrientes disponibles en el suelo por varios motivos. Los suelos alcalinos, con un alto pH, convierten en compuestos insolubles todos los micronutrientes, excepto el molibdeno.

También puede suceder que el exceso de un nutriente en el suelo impide la absorción de otro, es el caso del antagonismo entre nutrientes. Por ejemplo, suelos ricos en potasio pueden  dificultar la absorción del magnesio. Relación antagónica entre nutrientes que también existe entre el calcio y el potasio. O los problemas nutricionales se pueden deber a que la propia planta tenga problemas de absorción de nutrientes, debido a raíces dañadas o poco desarrolladas. También las condiciones climatológicas (temperatura y humedad) influyen en la absorción de nutrientes.

Antagonismo entre nutrientes


Deficiencia Calcio



Exceso de Magnesio

Exceso Zinc


Deficiencia de Hierro

Exceso Potasio, Fósforo

Deficiencia de cobre

Exceso  Potasio


Inhibe la absorción de boro, calcio, hierro, magnesio y zinc

Exceso Fósforo


Inhibe la absorción de hierro

Exceso Calcio


Inhibe la absorción de cobre potasio y zinc

Movilidad de los nutrientes

La ubicación de los síntomas de las carencias nutricionales en las plantas depende  de la movilidad de los nutrientes desde las hojas viejas hacia las partes nuevas. Los nutrientes tienen mayor o menor movilidad a través del floema de las plantas. El nitrógeno, el fósforo y el potasio se trasladan rápidamente desde las hojas viejas a las partes nuevas. En consecuencia, los síntomas de la carencia de estos elementos se producen inicialmente en las hojas más viejas. Por el contrario, otros nutrientes, como el calcio y el boro, no se trasladan nunca desde las hojas viejas a las partes nuevas y, por consiguiente, los síntomas de carencias de estos elementos se presentan en las partes jóvenes de la planta.

La provisión de nitrógeno influye en el movimiento de algunos nutrientes, como el azufre. Cuando abunda el nitrógeno, los síntomas de la carencia de azufre se presentan al inicialmente en las hojas jóvenes. Pero cuando hay escasez de nitrógeno y azufre los síntomas de escasez de azufre se presentan inicialmente en las hojas más viejas.

Nutrientes móviles en el floemaNutrientes inmóviles en el floemaNutrientes de movilidad variable en el floema
Síntomas en hojas viejasSíntomas en hojas jóvenesSíntomas en hojas viejas y jóvenes

Nitrógeno (N)Boro (B)Azufre (S)
Fósforo (P)Calcio (Ca)Cobre (Cu)
Potasio (K)Manganeso (Mn)Zinc (Zn)

Síntomas de deficiencias y toxicidad de nutrientes

Los efectos del exceso o defectos nutricionales dependen de la influencia que ejerce cada nutriente en los procesos fisiológicos y bioquímicos de la planta. La falta de nutrientes en las plantas se puede manifestar de varias formas, a través del amarilleo de las hojas, menor producción de flores y frutos, menor crecimiento, etc. Los síntomas de muchas enfermedades de las plantas y la carencia o exceso de nutrientes pueden confundirse fácilmente.

En ocasiones es difícil evaluar cuándo una clorosis, moteado, necrosis, etc es síntoma de una enfermedad o de una carencia nutricional. La clorosis, por ejemplo, es una anormalidad fisiológica por la que el follaje produce insuficiente clorofila y las hojas no tienen una coloración normal verde, sino de un verde pálido, amarillo o amarillo blanquecino. La clorosis se produce, entre otros motivos, por la deficiencia de nutrientes (hierro, magnesio y nitrógeno), y puede estar agravada por un nivel alto de pH. Pero la clorosis también puede ser síntoma de enfermedades infecciosas como la tristeza de los cítricos o la clorosis variegada de los cítricos. Por ese motivo, primero un análisis para determinar la existencia de un patógeno, seguidamente un análisis foliar para determinar la carencia o exceso de algún nutriente.

Síntomas de desajustes nutricionales en los cultivos

Existen algunos factores que pueden permitir un primer diagnóstico visual, como son la localización de los síntomas y su tipología. Aunque hay que tener en cuenta que en ocasiones los cultivos manifiestan las carencias nutricionales o las toxicidades de una manera específica (puede suceder que diferentes especies manifiesten de manera distinta la misma deficiencia nutricional).  El diagnóstico visual requiere un enfoque sistemático. Aunque existen 13 nutrientes que expresan síntomas de deficiencia, el diagnóstico de su exceso o carencias puede ser simplificado evaluando el tipo de síntoma (clorosis, enanismo, etc.) así como la localización del síntoma (hojas viejas, hojas jóvenes).

Teniendo esto en cuenta, describimos a continuación los síntomas más generalizados en relación con los desajustes nutricionales de las plantas.


MACRONUTRIENTES


Nitrógeno (N)

Función:Favorece el crecimiento vegetativo

Activa el crecimiento, aumenta la producción de hojas y mejora la calidad de las hortalizas.

Es uno de los constituyentes de la clorofila, que permite la fotosíntesis, y por tanto contribuye al color verde de las plantas.

Síntomas de deficiencia
  • Las hojas, inicialmente las más viejas, son de color verde pálido, tirando a amarillo, tienen bordes morados y naranjas, se quedan rígidas y no crecen lo suficiente. 
  • La planta no crece, aunque puede florecer, y sufre debilidad general.
  • Nacen menos flores y la cosecha es de baja calidad.
nutrientes del suelo
Síntomas de exceso
  • Las raíces no se desarrolla bien, la planta tiene un crecimiento mayor de lo habitual, pero las plantas son más frágiles, y les afectan fácilmente las plagas, las enfermedades y las condiciones climatológicas adversas. 
  • El follaje no es muy abundante, y las hojas son de color verde oscuro.  Se produce una menor floración de lo habitual, caída de flores y frutos. La maduración es tardía y los cultivos tienen bajos rendimientos.
  • En los árboles frutales puede aparecer gomosis (exudación de goma por tronco y ramas).
nutrientes del suelo

Fósforo (P)

Función:
  • Contribuye al desarrollo de las raíces.
  • Favorece el desarrollo de las plántulas.
  • Da vigor a las cultivos, y mejora su resistencia a las bajas temperaturas y a las enfermedades.
  • Influye en la floración de la planta, así como en la fructificación y la maduración de los frutos.
  • Estimula la formación de semilla.
  • Forma parte de la fotosíntesis.
Síntomas de deficiencia
  • Raíces con poco desarrollo.
  • Las hojas viejas presentan un color verde pálido, con los bordes secos. El follaje y las raíces se desarrollan menos de lo normal y la planta produce menos semillas. Se produce retraso y baja floración, y por consiguiente escasa producción de frutos y semillas.  
nutrientes del suelo
Solución

Abonar con un fertilizante rico en fósforo, aumentando la dosis en suelos alcalinos.

Toxicidad

Un exceso puede provocar la fijación de elementos como el zinc en el suelo


Potasio (K)

Función
  • Favorece el crecimiento vegetativo, la fructificación, la maduración y la calidad de los frutos.
  • Aumenta la resistencia de la planta a las enfermedades, la sequía y el frío.
Síntomas de deficiencia
  • Las hojas viejas tienen los bordes necróticos, amarillentos y marrones, mientras que las hojas jóvenes se vuelven rojizas. 
  • Hojas y brotes pueden llegar a secarse.
  • Se reduce la floración, fructificación y desarrollo general de la planta.
  • Como consecuencia de la deficiencia de potasio, se produce un bajo rendimiento, mala calidad y mucha pérdida de producto.
E3cyssPFJmrUva3ZhT5ZSkSwEsLjcbv0w8LfUrmkSVdUEKcfY4nGIwYfWYNKjxD vzNI4gsfFKzoOqcHjG8IVBKIw4fLj9CrSs2GAlXgptDn9vHOApYL60lQjE6FZ7OXoupQvp8Y
Síntomas de exceso o toxicidad

El exceso de potasio bloquea la fijación de magnesio y calcio.


Magnesio (Mg)

Función
  • Es un componente básico de la clorofila, e interviene en la fotosíntesis.
Síntomas de deficiencias
  • Reducción de la cosecha y del tamaño de los frutos.
  • En las hojas viejas se ven espacios entre las nervaduras de color amarillo. Las hojas pueden volverse quebradizas y doblarse hacia arriba. Las puntas y los bordes de las hojas pueden tornarse rojizo-púrpura.

3Zxhr

.
Síntomas de exceso o toxicidad

Un exceso de magnesio provoca carencia de calcio.


Calcio (Ca)

Función
  • Estimula el desarrollo de raíces y hojas.
Síntomas de deficiencia
  • La carencia de calcio se manifiesta en los órganos jóvenes,  principalmente en las hojas. En los frutos, la deficiencia de calcio causa enfermedades como la necrosis apical del tomate.
P7iA7XWhpimy36I7eA6Vau3cym4rGNFjlu5OIh 3gn31P sA9aDiavsUjqprpbEgpgldLnSeqmPN6j104 GuAznAPgDE9QU1QHoiUYeBcEv4AJrjVT1OSbOfnfUCoCJB22TvHGlw
Síntomas de exceso o toxicidad

El exceso de calcio provoca deficiencia de magnesio o de potasio.


Azufre (S)

Función
  • Muchos cultivos (como las oleaginosas, crucíferas, leguminosas, forrajes, liliáceas y algunas hortalizas) necesitan importantes cantidades de azufre para su desarrollo. 
  • El azufre ayuda al crecimiento vigoroso de las plantas, interviene en la formación de la clorofila y contribuye a mantener su color verde. Actúa sobre el contenido de azúcar de los frutos. Estimula la producción de semillas.
Síntomas de deficiencia
  • Las deficiencias de azufre se manifiestan en la apariencia amarilla de los cultivos, y el lento crecimiento de la planta, de tallos cortos, con una debilidad estructural general. Clorosis en las hojas jóvenes y  amarilleamiento de los nervios foliares. La deficiencia de azufre también se manifiesta en el desarrollo prematuro de las yemas laterales y la formación incompleta de los frutos.
  • El azufre no tiene movilidad en el floema de la planta por lo que las hojas inferiores no muestran síntomas de deficiencia más graves que las superiores. 
isyHloQvLInWtSrhEPc5YQ5RfFtZIZuroGsHqN WncccvRirUNVkf Nomy2EC0oye1VGwUf8kCA2ZakpbjVs7k9Kww XpudLnCg66gJe1WXGHd2XOOv098kwsb6vRa1DR8w6kbo1

MICRONUTRIENTES


Hierro (Fe)

Función:
  • Interviene en la síntesis de la clorofila.
Síntomas de deficiencia
  • La deficiencia de hierro es uno de los desórdenes nutricionales más importantes, pues reduce el rendimiento de las cosechas, pudiendo causar pérdidas económicas.
  • El hierro es un elemento poco móvil en el floema de las plantas, por lo que los síntomas de su deficiencia se presentan en las hojas jóvenes, como la clorosis intravenosa (hojas amarillas con venas verdes). Posteriormente, todas las hojas amarillas se abarquillan y caen. Este tipo de clorosis, provocada por la deficiencia de hierro en la planta se denomina clorosis férrica.
  • Cuando los síntomas se presenten en hojas adultas, significa que la deficiencia ya es severa.
JL14XOE8NbsscsyneTVG33QdOmEhxKRuv5UeXqpSfZ0
Solución a la deficiencia de hierro
  • Proporcionar a la planta quelatos de hierro (por vía radicular o por vía foliar).
Síntomas de exceso o toxicidad
  • La toxicidad sucede debido a un pH bajo en el suelo o a una aplicación excesiva de hierro. Produce manchas necróticas en las hojas.
89Xq4us6pJ4iUNp8PbH0s6GZWdzHdIFxqGSMnUPKrfFnk Y Bi3oDEPp

Manganeso (Mn)

Función
  • Fomenta la formación de raíces laterales.
  • Activa el crecimiento.
Síntomas de deficiencia
  • Produce clorosis intervenal en las hojas jóvenes y una aureola verde alrededor de los nervios, clorosis en las hojas más viejas, con lesiones necróticas y malformaciones.
WOY4XyHcZD5LK9YHONmBEHo D5e9ue3f7RRmf4tQNECoBlxim1JzoRHuPD EwghIrgS7QXZnw pzKSDahv9bvV6YXRfV57l 6HFMaQvg meqY97fEZ325wMATmHDm7 ypmHI17KP
Síntomas de exceso o toxicidad
  • En las hojas más viejas se puede observar manchas de color café, rodeadas por una zona clorótica circular.

Zinc (Zn)

Función
  • Interviene en la formación de clorofila, y en la conversión de almidones en azúcares. Su presencia en el tejido foliar ayuda a las plantas a resistir las bajas temperaturas.
Síntomas de deficiencia
  • La carencia de zinc produce una reducción significativa en la calidad y el rendimiento de los cultivos. Produce diversos síntomas: reducción de la altura de la planta, manchas marrones en las hojas superiores, clorosis (a menudo intervenal) en las hojas nuevas, manchas necróticas en las orillas o en las puntas de las hojas. Las hojas nuevas son más pequeñas y con frecuencia están enroscadas hacia arriba o deformes. Se produce escaso desarrollo de los botones, por lo que se el florecimiento y las ramificaciones se reducen. Las hojas viejas aparecen bronceadas y se caen fácilmente.
KUaarbdRhQtgXQP3uyREKqem2bS Cd JE8KrUIFplASd6dqzIuxxCVR3tU0ftTio4xHMG9M
Solución a deficiencia
  • Realizar aplicaciones de quelatos de zinc (aproximadamente un 14% de zinc), sulfato de zinc, la fuente más utilizada (25-36% de zinc) u  óxido de zinc (70-80% de zinc). Las aplicaciones foliares no son tan eficaces como las aplicaciones al suelo. 
Síntomas de exceso o toxicidad
  • Menor tamaño en las hojas, clorosis en las hojas más nuevas, hojas con puntas necrosadas, retraso en el crecimiento de la planta y/o crecimiento radicular reducido. 
  • El exceso de zinc provoca una deficiencia de hierro.

Boro (B)

Funciones
  • Interviene en el rendimiento y la calidad de la cosecha.
  • Determinante para el desarrollo de semilla y frutos. Es esencial para la buena calidad de las semillas de las leguminosas.
Síntomas de deficiencias
  • Las plantas con deficiencia de boro presentan un aspecto de arbusto con muchas ramificaciones, la floración a menudo no existe, y cuando hay frutos éstos suelen estar mal formados. Crecimiento lento de hojas y tallos. Muerte de los ápices y brotes laterales, debido a la disminución de los contenidos en ácidos nucleicos
pmbuv528Yl1wcHIsUsw9MYS4Uj7Wd6KGS2XZfT8lKTjHW30IrilXrYRv7JKc5W91p2

Síntomas de exceso o toxicidad
  • El exceso de boro se manifiesta por la clorosis y necrosis de los puntos de crecimiento, que se expanden hacia el resto de la hoja. Posteriormente las hojas se caen. Puede llegar a producirse la muerte de la planta.
in5Wbhx uFBqOmCjRDMsob f2m R3nqMwiSD3E5KhbHKlufysiVxsdS0Twc5 6sE7FDQ73C2EppMgXIuGLbJhwo6mYHPx7Z7bfHSU Y2beNoqA4zr lEECtmgadCk54NuzjApFSs

Cobre

Función
  • El cobre es necesario para producir semillas viables.
  • Afecta el color y al sabor, pues influye en el contenido de azúcar de las frutas.
  • El cobre no se debe aplicar a los suelos sin un análisis previo de suelos y plantas, pues los efectos tóxicos de una aplicación excesiva pueden durar años.
Síntomas de deficiencia
  • Al ser inmóvil en el floema de la planta, los síntomas de su deficiencia se presentan en las hojas nuevas. Normalmente se observa un enrollamiento y una leve clorosis de las hojas (con pequeños puntos necróticos en sus bordes). Las hojas se vuelven pequeñas. Escasa producción de semillas y bajo rendimiento de frutos.
ZA syEBq5z2AH2Jcu2MvfjJ0r9kgkad AbxA3z8lcZdgrWmZHXnxPwnpjwuIyWrih Ro58wSx70fP6RLtcAa 4gXHwR4bIjybPbZpLf18q9 o3lqqW72aKlr6UvlscHr1XmCZKih
Síntomas de exceso o toxicidad
  • Los síntomas aparecen en los tejidos jóvenes de la planta, clorosis de las hojas que llegan a tener un color casi blanco.

Molibdeno (Mo)

Función
  • Interviene en las fases iniciales del desarrollo de los cultivos, asegurando el buen desarrollo de los brotes, y facilitando el crecimiento de la planta.
  • Indispensable para el desarrollo de las leguminosas pues es usado por las bacterias simbióticas que fijan el nitrógeno atmosférico.
Síntomas de deficiencias
  • El molibdeno tiene dos características importantes:
    • es un nutriente móvil en el floema de la planta, por consiguiente los síntomas de una deficiencia se manifiestan en las hojas intermedias y en las más viejas, pero se propaga hacia el tallo y afecta a las hojas nuevas.
    • su disponibilidad disminuye a medida que disminuye el pH del sustrato. Por lo tanto, si se sospecha una deficiencia de molibdeno hay que verificar el pH del sustrato. Si el pH es el adecuado (su disponibilidad en el suelo se incrementa en la medida que el pH es más alcalino), hay que verificar la deficiencia mediante un análisis foliar.
  • Las plantas con carencia de molibdeno tienen hojas de tamaño reducido, cloroticas y moteados de color marrón. Pueden tener zonas necróticas en la punta, que se extienden hacia los bordes.  En ocasiones las hojas se deforman. Algunas plantas muestran deformación de los tallos y pecíolos.
Síntomas de exceso o toxicidad
  • Se producen pocos casos de toxicidad. Las hojas muestran un amarillo dorado. Aunque el exceso de molibdeno no es importante para los cultivos, en forrajes puede terminar por afectar al ganado que lo consume.

Cloro (Cl)

Función
  • Interviene en el proceso de la fotosíntesis, y además es un agente osmótico que ayuda al turgor celular de la planta.
Síntomas de deficiencias
  • En condiciones naturales de campo es difícil que se produzcan deficiencias de cloro en las plantas. 
  • El cloro es poco móvil en las plantas, por lo que las hojas basales más viejas de la planta presentan mayor contenido, a diferencia de lo que ocurre con las hojas nuevas de los brotes, que presentan una menor concentración. Cuando existe una deficiencia de cloro se observa clorosis de las hojas jóvenes y marchitamiento de la planta.
oUvh4 at9zTABKtqykxl5tIYpHWWaU7Qu9NfFg8YT4j2JTE5Z2Mopg6VCU kIN3u lSX6k A44IX0H5NulYz3
Síntomas de exceso o toxicidad
  • El exceso de cloro es frecuente en zonas áridas y cercanas a la costa. Se manifiesta mediante el quemado del borde de la hoja, su bronceado y amarilleamiento prematuro, y su posterior caída. 

Manual usuario FC espanol completo2 1 2 1
Software agrícola

Software Agrícola

Permite anticipar el Ciclo Biológico de 179 plagas para hacer los tratamientos en sus estados inmaduros, aumentando la efectividad del control.

FuturCrop no necesita hardware adicional ni instalación de software. Diariamente recoge los datos locales de la localización y envía toda la información de control de las plagas mediante un email.

Más información

Scherr, Sara (1996). Land degradation in the developing world: Implications for food, agriculture, and the environment to 2020