Insectos vectores de enfermedades

Introduccion

En la actualidad, como consecuencia de la acción combinada de la globalización del comercio de plantas y cosechas, y debido al calentamiento global de las temperaturas, la propagación de las enfermedades de las plantas es un problema que ha aumentado drásticamente. Ademas del calentamiento global, el sistema de producción intensivo de la agricultura favorece la rápida propagación de las enfermedades vegetales.

Los agentes patógenos causantes de las enfermedades de las plantas pueden ser hongos, bacterias y virus. La transmisión de las enfermedades vegetales se produce mediante la dispersión del patógeno, bien sea a través del aire o del agua, por contacto (podas o injertos), mediante el uso de semillas o plántula infectadas, o por la acción de insectos vectores. Pero en muchos  casos las enfermedades se transmiten de manera activa, de una planta infectada a otra sana mediante la acción de un organismo vivo, llamado vector.

Actualmente se conocen más de 200 enfermedades que se transmiten por insectos y arácnidos, de las cuales alrededor de 25 son fúngicas, 15 bacterianas y unas 150 son de origen virósico (algunas, pocas, enfermedades son producidas por protozoarios).

Entre las enfermedades transmitidas por los insectos, algunas enfermedades bacterianas y las virosis son las más importantes por su gravedad.

Control de insectos vectores de enfermedades víricas

Mediante el software de automatización del cálculo del proceso biológico de desarrollo de ciertas plagas, y por tanto del control del momento de mayor eficiencia de los tratamientos (entomología agrícola) tenemos un mecanismo de control de aquellas enfermedades de las cuales dichos insectos y arácnidos son vectores (patología vegetal).

Por ejemplo, mediante los avisos de riesgo de plaga de pulgones no sólo estaremos limitando su daño directo sobre la planta, sino también los daños indirectos. Además estaremos limitando la posible infección de enfermedades fúngicas, como las causadas por hongos del género Capnodium, enfermedades bacterianas de las cuales los pulgones son vectores, como el fuego bacteriano (Erwinia amylovora), y limitando también las posibilidades de proliferación de enfermedades que son consecuencia de alguno de los 300 tipos de virus que transmiten los pulgones.

Recibiendo avisos de riesgo de plagas con FuturCrop y optimizando el tratamiento contra la mosca blanca (Bemisia tabaci) limitamos la posibilidad de que los cultivos desarrollen enfermedades como el virus del rizado amarillo del tomate (TYLVC). Y lo mismo sucede con la infestación por trips, pues reduciremos las posibilidades de infección de virus del bronceado del tomate (TSWV), entre otros.

Software agrícola de control de plagas

“El secreto de ir avanzando es empezar”

– Mark Twain

FuturCrop calcula previsiones a corto plazo de la actividad de 179 plagas agrícolas, a partir de los umbrales de temperatura acumulados, asociados a las etapas críticas de su ciclo biológico.

Las previsiones de FuturCrop indican, para un día determinado, el estado de la etapa del ciclo biológico de la plaga y el día para realizar el tratamiento más eficiente.

Enfermedades fúngicas

El Cambio Climático ha dado origen a unas condiciones meteorológicas especialmente propicias para la difusión de las enfermedades fúngicas, especialmente el viento y la humedad, que son el principal responsable de la infección de enfermedades causadas por hongos. La Roya es una de las enfermedades fúngicas más comunes, generalmente la producen hongos del género Puccinia y Melampsora, y afecta a gran número de plantas ornamentales y cultivos (árboles frutales, el maíz, el trigo, el café, el tomate, etc).

Se ha estudiado, aunque no lo suficiente, el modo en que intervienen ciertos insectos en la transmisión de la Roya, bien sea por el proceso de alimentación del insecto, bien por transmisión mecánica. El papel más activo de los insectos no está suficientemente documentado. G.J. Crowe informó en 1963 del movimiento de uredosporas de Hemileia vastatrix que causa la Roya del café por medio de insectos. Y en 1971 Amante y otros autores encontraron uredosporas de Hemileia vastatrix adheridas al cuerpo de insectos de la especie Drosophila, muy abundantes en la época de madurez del café. Trips, moscas y avispas, contribuyen a la dispersión de la enfermedad, aunque probablemente en proporciones mínimas.

Enfermedades bacterianas

A diferencia de los hongos, las bacterias no pueden penetrar directamente en los tejidos de las plantas, sino que necesitan heridas, bien sea provocadas por la acción de insectos, humanos, u otros medios, o heridas originadas de manera natural. Si bien las bacterias también se pueden propagar por otros medios, a través del suelo o por el uso de sustratos contaminados.

Las enfermedades bacterianas de las plantas pueden causar desde manchas foliares, pudriciones blandas en las hojas, crecimientos en forma de tumor, costras y cancros. Puede llegar a generar una reducción significativa en la producción del cultivo, problemas reproductivos, e incluso la muerte de la planta.

Con el clima y las condiciones adecuadas, las bacterias pueden crecer y reproducirse a partir de la infección inicial en tan sólo unas horas, de modo que su capacidad de propagación es difícil de controlar.

Xylella fastidiosa

La bacteria Xylella fastidiosa es un ejemplo de bacteria transmitida por insectos vectores. Actualmente constituye una gran amenaza para la agricultura del continente americano y europeo. Afecta cultivos de gran importancia económica, como los cítricos, la viña, los arándanos, el café, el almendro, los frutales de pepita y de hueso, así como varias especies ornamentales. La bacteria produce enfermedades como la enfermedad de Pierce en vid (PD), la Clorosis Variegada de los Cítricos (CVC) o el Complesso del Disseccamento Rapido dell´Olivo (CoDIRO) que recientemente y de manera muy grave ha afectado a los olivos de Italia.

La bacteria Xylella fastidiosa es transmitida exclusivamente por insectos que la diseminan al alimentarse de los vasos conductores del xilema de la planta, tejido por donde circula el agua y los nutrientes. En la propagación de la enfermedad en Italia, la especie Philaenus spumarius ha sido el principal vector de la enfermedad del olivo. Pero la bacteria se puede transmitir mediante insectos que se alimentan del xilema de las plantas, como es el orden de los hemípteros (suborden Auchenorryncha), y más concretamente a las familias Aphrophoridae, Cercopidae y Cicadellinae. También las  familias Cicadidae y Tibicinidae podrían ser vectores de la bacteria.

Virosis

Virus del Mosaico del Tabaco

El Virus del Mosaico del Tabaco (TMV) fue el primer virus en ser descubierto, y uno de los virus vegetales que mejor se conocen. Produce enfermedades en las multitud de cultivos de importancia económica: tabaco, patata, tomate berenjena, pimiento, cebollas, judías, apio, soja, melón, chile, y un largo etc. También afecta a plantas en jardines e invernaderos. Aunque las enfermedades causadas por el virus no destruye las plantas, si las debilita, y genera unas manchas que suponen pérdida de valor comercial para las cosechas.

El virus  se transmite por semillas infectadas y principalmente por contacto con el patógeno. Aun cuando se sospecha de los insectos chupadores y hasta se ha encontrado el virus en su saliva, no se ha comprobado el papel que juegan como vectores del virus TMV.

Los virus no pueden moverse fuera del hospedante infectado. Necesitan el contacto, la acción del ambiente o un vector que los disemine y los introduzca en el tejido de una planta. Los virus se transmiten a partir del contacto con plantas infectadas, por ejemplo mediante injertos, a partir de semillas o polen infectado, pero la mayoría de los virus se transmiten activamente por vectores. Aproximadamente 400 especies de insectos transmiten virus. Por ejemplo Myzus persicae transmite unos 85 virus diferentes. Y los pulgones son responsables de la transmisión de alrededor del 60% de todos los virus de plantas transmitidos por insectos.

Vectores especializados

De manera genérica se puede decir que las especies vectores se especializan en la transmisión de virus específicos. Así, virus transmitidos por mosca blanca sólo pueden ser transmitidos por ese vector. Existen virus transmitidos por áfidos, y virus transmitidos sólo por thrips. No existe posibilidad de transmisión cruzada.

Por ejemplo, los géneros de virus Begomovirus (que afecta al tomate, frijoles, curcubitáceas, yuca y algodón) o los Geminivirus (que causa enfermedades al maíz, haba, remolacha, tomate) son transmitidos exclusivamente por la especie Bemisia tabaci, sin que lo transmitan otras especies de mosca blanca, como Trialeurodes vaporariorum o Trialeurodes variabilis.

De igual modo, únicamente ciertas especies de trips (Thrips palmi, Thrips tabaci o Frankliniella occidentalis) son las especies vectores para la transmisión de Tospovirus, que infecta 800 especies de plantas de 82 familias diferentes, entre ellas el cacahuete, el melón, el tomate (TSWV) o el calabacín, y es un importante virus en la transmisión de enfermedades a las flores.

Un caso específico es el de los pulgones, pues cualquier especie puede transmitir  virus del género Potyvirus (que infecta a la patata, la ciruela, el apio, la papaya, etc) y el Cucumovirus (a cuyo género pertenece el virus del mosaico del pepino (CMV), que afecta a más de 1.000 especies de 85 familias de plantas). Para su transmisión ambos géneros de virus no tienen limitaciones de especie en el orden de los áfidos, pero algunas especies, como Aphis gossypii y Myzus persicae, son más eficientes.

Síntomas de enfermedades víricas

Los síntomas de una infección viral no son específicas de la infección de una enfermedad. Porque las deformaciones y enrollamientos en las hojas, las punteaduras de colores en las hojas – o mosaicos-, el raquitismo de la planta, o las lesiones necróticas (que son síntomas foliares), el achaparramiento y decoloración o malformación de frutos, también pueden ser síntomas de condiciones ambientales adversas, de desórdenes nutricionales, o de daños causados por insectos, bacterias y hongos. Por ese motivo, el correcto diagnóstico de las enfermedades virales normalmente necesita pruebas de laboratorio.

Y el diagnóstico es muy importante, pues sin el resultado del laboratorio no sabemos qué vector está transmitiendo la enfermedad en el cultivo.

Mediante la utilización de FuturCrop tenemos un aviso de una posible infección por una enfermedad, al enviar al usuario avisos de riesgo de insectos vectores de enfermedades para ese cultivo en concreto.

Manejo integrado de enfermedades

Las enfermedades causadas por virus y varias enfermedades bacteriológicas no pueden ser curadas y requieren medidas de prevención para evitar reducción en rendimiento o la eventual muerte de la planta o árbol.

Dado que una vez infectada la planta o el árbol por ciertas enfermedades no hay producto que aplicar, la lucha adecuada contra esas enfermedades consiste básicamente en la prevención. Los tratamientos eficaces contra pulgones, mosca blanca, trips, crisomélidos etc reducen las posibilidades de su transmisión. El establecimiento de un software automatizado del monitoreo de insectos vectores de enfermedades constituye un aspecto clave en el control de las enfermedades que transmiten esas especies de insectos, pues la rápida y correcta identificación del organismo que transmite al la enfermedad provee información importante para su control.

De manera similar al Manejo Integrado de Plagas (MIP), el Manejo Integrado de Enfermedades (MIE) consiste principalmente en la prevención, la acción combinada del monitoreo de los cultivos, el control y el tratamiento de los insectos vectores en el momento más eficiente.

La combinación de estrategias en el control de las enfermedades pueden incluir el uso de cultivos resistentes, la alteración de las prácticas de siembra, la modificación del ambiente mediante el uso de drenajes, una irrigación adecuada, podas controladas, etc, y la aplicación pesticidas cuando es estrictamente necesario.

En general el control de los insectos vectores mediante el monitoreo de los factores ambientales que facilitan su desarrollo ayuda a prevenir la infección de enfermedades en las plantas

Más información

FAO, Plant viruses online