¿Cuanta información tenemos sobre cómo fueron cultivadas las frutas y verduras que consumimos?

La agricultura de producción intensiva

Se nos dice que las preferencias del consumidor son las que determinan que los productos agrícolas que nos presentan en el mercado sean grandes, brillantes, sin mácula y lustrosos. Pero la realidad es que el consumidor no toma esa decisión, sino los grandes distribuidores. El consumidor no tiene toda la información de calidad, salud, facilidad de producción, etc del producto agrícola. El consumidor medio no sabe que para que el producto tenga ese aspecto ha sido necesario un cambio en los métodos de producción agrícola que requiere el uso de abundantes agroquímicos: fertilizantes, pesticidas, reguladores químicos del crecimiento, etc. Seguramente el consumidor tomaría otra decisión si al comercializarlo los grandes supermercados especificaran en las etiquetas cual ha sido el método de producción de ese producto. Por ejemplo, si se detallara en la etiqueta cuántas aplicaciones de pesticidas se han realizado, si 12 o 15 o 30. Quizá, mejor informado, el consumidor elegiría un producto que tuviera la mitad del tamaño, con manchas y sin brillo, si eso supone que se ha tratado 3 veces menos con pesticidas y no lleva ceras. Negando información al consumidor, es más fácil que este tome la decisión que el vendedor quiere que tome.

Porque la agricultura de producción intensiva, que es la agricultura actual, es una agricultura de producción acelerada. El presente es ya el futuro, y todos queremos hacerlo rápido. Pero rápido no significa eficiente. En agricultura, y en casi todo, podemos sustituir la eficiencia por la productividad, por la vía fácil y rápida. O podemos mejorar, siendo más eficientes mediante el conocimiento y el esfuerzo.

En esa carrera por la productividad fácil de la agricultura actúa para el gran consumo, los agroquímicos han sido una gran ayuda. El cultivo se ha convertido en producción. Y el conocimiento tradicional ha sido sustituido por la receta: fitoreguladores, un poquito de nitrato o fosfato, tanto de herbicida, antibiótico, lo que toque de pesticidas (para prevenir, para tratar, para volver a tratar, para volver a prevenir, y algo más si el año ha sido malo), antibiótico, cuando toca, más nitratos o fosfatos.

Como consecuencia de los abonos químicos, las verduras comerciales de hoy tienen una composición absolutamente diferente que no hace tanto. Generalizando, podríamos decir que las verduras actuales tienen seis veces menos sodio, la mitad de magnesio, tres veces menos cobre y cuatro veces más potasio.

Plaguicidas químicos

Herbicidas y pesticidas son la parte más cuestionada de los agroquímicos de la agricultura moderna. Principalmente, porque están dejando un legado tóxico en las espaldas de la sociedad.

El uso de pesticidas a largo plazo

La utilización creciente y recurrente de pesticidas ha favorecido el desarrollo de lo que se denomina resistencia genética de las plagas a los pesticidas. La llamada resistencia genética se produce porque entre los individuos que componen la población de una plaga algunos aguantan la acción del pesticida, y son los genes de esos individuos resistentes los que se transmiten de generación en generación. Su descendencia forma las nuevas poblaciones de la plaga. Y la acción del pesticida contra ellas será mucho menor. En muy pocos años el número de especies de plaga con resistencia a los pesticidas ha aumentado de una manera espectacular.

Peligro de los pesticidas químicos

Los pesticidas tienen varios efectos adversos. No sólo matan las plagas, sino también a los insectos depredadores o parásitos de las plagas y otros seres vivos, como las abejas, pájaros, ardillas, conejos, etc. Evidentemente, sus dosis tienen que estar muy controladas porque pueden tener graves consecuencias para la salud humana. Realmente, es veneno.

Sin embargo, el problema real de los pesticidas es que muy difícilmente desaparecen del medio ambiente. Permanecen en las aguas y en el aire durante años. En el año 2012 detectaron en la Antártida pesticidas que se habían prohibido 8 años antes. Los pesticidas no desaparecen fácilmente. Incluso se acumulan en la cadena trófica.

Nadie quiere informar al consumidor de la presencia de residuos de pesticidas químicos en los alimentos. ¿Se atrevería alguien a etiquetarlo (Este alimento contiene trazas de…)? Y en las pocas ocasiones en que se comenta la existencia de residuos en los pesticidas, se explica que las dosis autorizadas son tan bajas que laboratorios, autoridades, productores agrícolas, todos, aseguran que son totalmente seguros para el consumidor. Pero nadie sabe si esos residuos de aquí y allá son acumulativos en el organismo. Hay residuos de pesticidas en las frutas, las hortalizas, el vino, los forrajes de los animales, el pienso, el café, el tabaco…

Sabemos que el contacto con altas dosis de pesticidas puede producir la muerte. Pero no sabemos si una acumulación de dosis bajas, con largos períodos de contacto puede provocar problemas de salud o enfermedades graves. En el mundo actual todos estamos expuestos diariamente al contacto y a la ingestión de pequeñísimas y muy seguras cantidades de pesticidas. Pero nadie sabe las consecuencias que pueda tener en el organismo humano.

La nueva agricultura es una agricultura apogada por las tecnologías de la información y la comunicación.

La información llega cada vez a más consumidores. Y la presión social se traducirá en legislación. La agricultura del futuro será una agricultura saludable, no contaminante y respetuosa con el medio ambiente. Y para mejorar su productividad, la agricultura se apoyará necesariamente en las nuevas tecnologías para la toma de decisiones

En FuturCrop hemos desarrollado una tecnología necesaria, que automáticamente pone al alcance del agricultor la información que necesita sobre el desarrollo de las plagas que afectan a sus cultivos. Conociendo el momento en que la plaga se encuentra en estado maduro, larvario, de pupa, etc, podemos realizara aplicación del tratamiento elegido en el momento adecuado. Un larvicida utilizado en en la fase de larvas de primera o segunda generación, o la suelta de parásitos de larvas en ese mismo momento, hace que ese tratamiento sea mucho más eficiente, y en ocasiones resolutivo. Conocer el momento adecuado para realizar el tratamiento de control de plagas llega a ahorrar hasta un 40% de productos químicos.

Pretendemos reducir la dependencia de la agricultura respecto a los pesticidas y encontrar la clave del control de plagas en la propia naturaleza.

Post Relacionados

FuturCrop mejora el monitoreo de plagas y la eficacia de sus tratamientos.

Software que utiliza Inteligencia Artificial para el control de plagas

Valencia Fruits: La informática aliada para acotar los daños por plagas en agricultura.

EfeAgro: La informática aliada para acotar los daños por plagas en agricultura

TIERRA: El liderazgo español en la nueva era digital del agro