identificación de las plagas

La identificación de las plagas por los daños en los cultivos

Frecuentemente, cuando no se realiza un monitoreo regular, o cuando no se utiliza una herramienta que controla automáticamente las condiciones de desarrollo de las plagas como FuturCrop, es habitual detectar antes el daño causado sobre los cultivos que la propia plaga.

Se descubren los daños causados en la planta (hojas, tallos, raíz, flor o fruto) o los residuos que dejan las plagas cerca del lugar donde se alimentaron (en forma de melazas, gránulos, material parecido al serrín o excrementos oscuros húmedos). Cuando las plagas son atacadas por plagas, se suele observar que las plantas están poco desarrolladas y no crecen adecuadamente, que tienen hojas deformes o dañadas, se ven amarillas o de un color verde ligero, o simplemente que se ven marchitas y caídas

Los efectos de la acción de las plagas al alimentarse es un buen indicio de la presencia de plagas en los cultivos. Y tener un adecuado conocimiento de las diferentes formas en que los insectos se alimentan de las plantas ayuda a identificar la plaga y a desarrollar controles y estrategias para su control.

De hecho, los insectos de cada grupo tienen patrones de daño característicos que ayudarán a identificar al causante del daño y, por consiguiente, acertar con su tratamiento adecuado. Según los hábitos alimenticios de los insectos, suele ser habitual agruparlos, de manera general, en masticadores, chupadores, minadores y barrenadores.

Insectos masticadores

Las plagas de insectos masticadores poseen mandíbulas y maxilas con las que trituran los tejidos vegetales.

A este grupo pertenecen

  • las larvas de algunos lepidópteros (orugas)
  • los adultos y larvas de coleópteros (escarabajos)
  • los ortópteros (grillos, chapulines y langostas)
  • los himenópteros (hormigas).

Como consecuencia de su acción alimenticia, a menudo se ven señales de daños causados por estos insectos en los márgenes foliares, rotos o desiguales, y en las hoja, de las que queda su esqueleto, o hojas minadas.

gAXSmu2Az9 oKAG1M300q yNfDvUDPIV3ycuEAaVvzDWG6 mHVlGu4VpcfECapHzQ2bqo9eXBtl86iTOj4YcT1b42VejtXRMuXjvxo4vBULcImWLWcMzN9nyWwJzZtJ3O3ms YJHsKfuUv5TlnzKAndzQ9vj VWkQXS30yZb6UMA58K PlOqCJDqe8oq6h9RxdCurQ9O wLgNQxMT1hu9bfca unpMaUJVkuuJGhNK8re6mu iWGWh0 s tLgSshXisgo4 orokUqB9f8tIcaCNyzv37YvnqoCuLuRcSbO49TR7uqzANNVX4CA8mcdz4C1n9S1ls8kmlkBlemaUF15iggUixfFtqGT7vP 9febgYNEuTGFIRpJz9EkhnMjf0OGtDdMTmUkVelXjiQF4IwelVX1TbPMYd20A8i1LZbU0fSTZ0 cNuqWIgR
Escarabajo de la patataTripsLymantria disparHormigas

Minadores de hojas

Entre este grupo de insecto están los minadores de hoja, que actualmente causan graves daños a los cultivos. La plaga de minadores suele combinar varios tipos de acción sobre los cultivos pues las hembras adultas agujerean el haz de las hojas para extraer la savia de la planta. Y su larva excava galerías o túneles en las hojas.

El insecto plaga se desarrolla en el interior de las hojas, en el mesófiolo  (es decir, el tejido que se encuentra entre las epidermis del haz y del envés de las hojas), alimentándose del parénquima foliar, provocando daños en la estructura de las plantas, al realizar galerías o minas que posteriormente se necrosan. Destroza sus tejidos celulares, disminuye su capacidad fotosintética, reduce el crecimiento de las plantas, llegando a dificultar o impedir la maduración de los frutos.

Hay cuatro especies de minadores de hoja que son muy comunes y afectan gravemente a las hortalizas: el minador del tomate (Liriomyza bryoniae), el minador americano (Liriomyza trifolii), el minador sudamericano del guisante (Liriomyza huidobrensis) y el minador de hojas (Liriomyza strigata). Dichas plagas se han constituido en un problema creciente en la agricultura.

Los minadores de hoja son una plaga polífaga y ocasiona daños tanto en cultivos hortícolas como en plantas ornamentales. Las larvas de ciertas polillas nocturnas (Lepidópteros) son plagas minadoras muy destructivas, como es el caso de la polilla del tomate (Tuta absoluta), que se alimenta de la hoja, pero también ataca al tallo y a los brotes apicales. De hecho, al acabar la plaga con los brotes, el crecimiento de la planta se detiene, bloqueando sus ritmos biológicos como la formación de flores y frutos.

En condiciones normales, las larvas de estas especies eran parasitadas por sus numerosos enemigos naturales. Pero los problemas con los minadores de hoja se han incrementado como resultado del uso de pesticidas de amplio espectro, a consecuencia de los cuales los enemigos naturales mueren, y a la resistencia de los minadores a esos insecticidas , como consecuencia de la presión evolutiva. Además, dado que se alojan dentro de los tejidos vegetales, muchas veces los pesticidas no logran hacer su efecto.

Daño de los minadores de hoja
WG Dqhqbb42oGU26mTemEFPSUonxdQ7sWCxsacsbwoN20Qo6 PzoYGawMkX Gl5T f4gLHW2do ma7ijitvj4hUSUuip0t6cEUm3TjkLdRg5wD2TasSJlVppK7RyILgK8qSwj1LJShGS6pXwFlZzLZcAT Cc1EjCLRiA4EwnCCa1VP1q6KGvKiBJe6sk2j0RdB0LFJ1mKR2IIJqtk 3C27gic3lWOVKdCN3uqFKsA4N UApR6oPFEOT8VoVyBgzO8RHYm0K6jZHBGn7mckOrW9XLnt6lzgwlavjSgP7CXsGlAlh3ljo
LyromizaLyromizaPupa de LyromizaTuta absoluta

Insectos chupadores

Los insectos chupadores tienen un tipo de trompa o pico (probóscide), y lo usan a modo de estilete para penetrar en los tejidos vegetales (brotes, ramas, flores o frutos), succionando los fluidos de las plantas. Además de los daños que causan al perforar la planta, pueden transmitir distintos tipos de virus que ya traen de otras plantas, o facilitan la entrada de otros patógenos y microorganismos. A menudo, la decoloración, marchitamiento o manchas foliares, la presencia de mielato (sustancia algunos insectos que se alimentan de savia, como los pulgones y algunas cochinillas) o la falta general de vigor en la planta son síntomas del daño causado por este tipo de plagas.

Estos insectos pueden atacar al cultivo incluso, desde que la planta está emergiendo. Generalmente los chupadores viven en congregaciones, por ello, es posible encontrar en las ramillas los diferentes estados de su ciclo de vida. En general, los insectos chupadores son muy difíciles de controlar y pueden generar fácilmente fenómenos de resistencia a las sustancias que se utilizan para combatirlos.

En esta categoría, por los daños causados en las plantas y por la gravedad que están adquiriendo como plagas, destacan los áfidos o pulgones, el piojo de San José, ácaros, trips y la mosca blanca,

Pulgones

PulgonesPiojo de San JoséÁcarosTripsMosca blanca
sqv2psQfHBfLI7dNexijLf05VbSrX6GwT1BQT0KQ UXV9l5rQZyd8 Y3E wXbo Qy KcTxVCjBSNh0QnsYHnXRjdRfG8e8d CelDh RnhSSIUEs9DFSHFi1gZlv59aLfftFM9F1X05 rVURsFbNffHIwBDNsRWxacwDP7r7n0j2umLQ21SvphX8X5r9a3AdEbExpqJ7dvjzVqqik4ytjD9U5wNfw9yaqbSW5ICzWiK1OsCM3h8YAW5bhQQ4qp1d CbqTe9aA7vOWQoOL5y53j oOk4u97aTvJEN5TcfQNPURROJAob 0BUyrUsHnzJqoo9VgdUwO 54xZSWY0sOZ2V98IAeJcu7Z 3vPDWMwzJsfpQIiTss4H45hh4v3ofOGj2hXXoesr4PSy15GU7hFT8QA xXfA9kB17pkuhpNi41hcPfeURPzTC ykzPsPCqypgCdxnRypB016U qALtUqiyHM9USiv6xy ltM4 pak osio0rdarTcoAV3 MP3 d5f7UFDuVfKPIeGaNQ7KE7AuhJbjiEPR

Los pulgones prefieren los tejidos tiernos de las plantas, por esa razón se encuentran preferentemente en los brotes nuevos de hojas y en los botones florales.

Su acción sobre la planta favorece la aparición de la fumagina, también conocido como negrilla,  (una patología de las plantas producida por el desarrollo de un hongo que se desarrolla sobre un sustrato glúcido presente en la superficie de los vegetales, en este caso la melaza secretada por los pulgones). La fumagina interfiere con la fotosíntesis, reduce el vigor de la planta y puede producir el manchado de frutos. Los daños más serios se producen cuando los cultivos son jóvenes. En las plantas adultas provoca una reducción del rendimiento y la producción.

Daños causados por pulgones
zjIujt ABrCI7pEAkGUW0pUwe8yPCJDiCKvguGLMFSvNxyBoCZuyKwXmdZLqkAe9KYFPTbfOwkezrwZEgNZRfn1Y2zRLlBQ9bPBR vqQe8oI2QQOIZd3gUS9O0iih7YEgBbpR35ioBPOMwAV15FgezVyzYZrwLL8u278jSsAhxP29S ryh15bc63e vLaa7oyxzd6RykdqW hDLjgWxYTpw0rEAqRJ pgiLf0XZtaMabzlQJcflRKHknB3dm5Dxo DB2U pGJSQJrWqIEfOmyB2CuqnOEiUraMNoaVIaPUDFjf2VKggncNvF26Kq0EB7yqwav6labvwyuD7QiPN4u8qz7Ph

El piojo de San José, también llamado cochinilla perniciosa o caspilla, ataca a los frutales de hueso y pepita. Se fija en forma de colonias de escudos, sobre ramas, hojas y frutos. Se alimenta succionando la savia, provocando un debilitamiento del árbol y una reducción de la cosecha. Cuando se actúa sobre el fruto, éste se devalúa comercialmente pues produce unas manchas rojas sobre la piel, marcando la zona en la que se ha fijado la cochinilla.

Daños causados por el Piojo de San José
oK0YEhfGUeQ dIZ02F5N4k5Yy2fg5cSlvuxPVhAAmfhrRnaoSOZ8I oqKtjM1sp30se5VmpcV6 LGk0DwdXTsvGzsjjUnXD9 iR2dtk3IS VVZvHKiBPbcM6LopQcrt8gAnFdR7vqxKOti9oN2nmxwYh j7uSH xa K5PfiJNZLKwajfKE71 kJeC3cYUECeIox548eCMO60XISDA9y6Zo33Mbb8KHC0jzHZXMW2EYEw82Xq70glDyKZfX328Bho 4shXSYTg04QlsJej J7xa6FRx5U7zB3ndmUS2vNKi0GN iIjcmwGc5WePiVIWm 7SVC29mZZU57m1lcNKo3CKETR5PYZ15eJH4tikVGD9AJq1dDGyDs0L5Xh nrzihUMWPelyizp2YcX 7ywFcRcUA

Ácaros

Los daños causados por los ácaros consisten fundamentalmente en lesiones en la epidermis de las hojas (inicialmente por el envés) y absorción de la savia.

Los ácaros se alimentan sobre todo de la base de la hoja, cerca del pecíolo, debido a lo cual la hoja se vuelve marrón y sus bordes se enrollan. O bien aparecen manchas amarillentas, producidas por la desecación de los tejidos. Y, en ocasiones, las zonas afectadas se decoloran y posteriormente se necrosan.

Debido a su alimentación, los ácaros pueden provocar una disminución de la superficie foliar, lo cual implica una disminución de la fotosíntesis.

También puede atacar a los frutos que, sin llegar a secarse, se deprecian en su valor comercial.

Cuando las poblaciones son muy elevadas se produce un retraso en el crecimiento de la planta y disminución de la producción, pudiendo pudiendo originarse la defoliación y posterior muerte de la planta.

Daños causados por ácaros
06vB9Sfub1zVW0ze6NOkT5C9dqMmTgWKmXzrS9jvBgRLIKjvdlhsn4weFR6wOlUfIDrM2IuiD WdTBl6PwpiP mU4aC MPyAUwdQ6Yr l9aHCKwHB3N9dJsgmWQJJop6c4dqcKjgbIIHGQ1EOp0adwC opoa 03KjGqZAFhvgkTONh5WHVGLGT8UWnNrlQbYGnQssWMj1zA7202YYBP E 70UO CL4p7O47TjZf1bhp38uuNRW A1gAOfZHN3yIQScdv10W2MqDyysIQZGCpfw09PJbTPjSagH9n

Trips

La alimentación de los trips, perforando y succionando la superficie de las hojas provoca, manchas amarillentas, blancas o plateadas. También es posible observar manchas negras que son residuos, los excrementos de estos insectos.

La plaga puede provocar daños estéticos a los frutos, en forma de manchas cobrizas o amarillentas, puede reducir la producción de la planta y, con grandes niveles de infestación, las hojas pueden secarse.

Además los trips son el vector más importante del virus del bronceado del tomate (TSWV). Transmiten también el virus del mosaico del tabaco (TMV).

Daños causados por Trips
LX7dWwqoXSaM mMp4gcagWvcqdC4a4SErIw KFnfCJPb0z8OHlIrVfVv4olR sG5z23Uw0hoLNnYdNstFHWgHPN6ooT4krHU4YcS9EJdn rKV2oOfAgnpSyICmSEh7chmtIKtt ubWQvxWyW59FdCEBC7j9smegPuNDcrYsXtibK9bCMsX3 rj6kucfPMKUNCgjV6FHSP1cxrKboJtloLfrQ80dVT3 drnzuZIptJDiubPGZ4wZaao025hewOOwnDgNdl 9JybaVI1JuXxPe0FRNM2QRTbMrLl4CCKc2 VQtnU95iLchKjd eJrBze9BptJXjO303oWOOdjftPx2aPh3QYEpJmyvkrFIivDjlHVfd0LXnf91Yo1U pFzKRTF g 5LcM9EiQHH9t74Cu4AK

Mosca blanca

La mosca blanca, como gran parte de las plagas chupadoras de la savia de las plantas, interfiere con las labores de fotosíntesis de los cultivos, y puede causar daños indirectos, a partir de las picaduras para su alimentación, mediante la transmisión de diversos tipos de virus  (como la hoja arrugada de la calabaza, el amarillamiento de las curcubitáceas, o la hoja plateada de la calabaza, etc).

Además, la mosca blanca también segrega una sustancia, que interfieren o impiden el proceso de fotosíntesis de la planta y favorece el desarrollo del hongo causante de la fumagina.

Como consecuencia de la acción de la mosca blanca, es frecuente el amarilleamiento de las hojas, el debilitamiento de la planta y la formación de frutos de baja calidad.

Daños causados por Mosca blanca
Oh2XH8VEdw7RwyAMXTFEta rZUDXpp1IHzuXsqZuU8l1vI JmJ1av49H6kCEW4xw4o cetNgwfwwzj2RdU8iuj5vnprQ7WA7eMaM2n8CsVkkHlR7PgJEg3Q8ryt1eamJRSUBrakdXI30hQa4pg66WUjuxgsiVdVW0OtWq1BKlR8TEr48ww8Cy EVEw0PjsLhDgdARJQOWnn8jehAAROFJStnndAVn1dyQvvjPwWMy3Fu4BM29SjJbhgmy8NClSMowcS ADrpuSMGB41zlMHm0El9ne3LKWJI0cCH t T3uqbyE Bd8F5PA3

Insectos barrenadores

La característica principal de los insectos barrenadores es que estas plagas penetran en las plantas, perforan el tallo de la planta o minan túneles angostos dentro de la hoja, el fruto y la raíz. Suelen atacar a ejemplares débiles, con falta de nutrientes.

  • Las larvas de los algunas moscas (Dípteros), orugas (Lepidópteros) y de escarabajos (Coleópteros) actúan como barrenadores de las plantas.
  • También las larvas de determinados escarabajos, que causan graves daños forestales, barrenando troncos y ramas de árboles. Es el caso de los crisomélidos, escarabajos defoliadores, como el la galeruca del olmo (Xanthogaleruca luteola), o los gorgojos (Curculionidae spp.), como el picudo rojo, cuya larva se alimenta en el interior de cocoteros y palmeras llegando a causarles la muerte.

Las larvas de los insectos barrenadores se alimentan bajo la corteza del árbol.

En los cultivos las larvas se alimentan barrenado en raíces, tallos y frutos. Es el caso de varias larvas de lepidópteros, como el barrenador del fruto (Strymon basilide), que causa graves daños a la piña, el barrenador del maíz Ostrinia nubilalis), Gusano elotero (Helicoverpa zea), etc Gusano cogollero (Spodoptera frugiperda), etc

Los barrenadores se suelen detectar porque en el exterior de la corteza aparece serrín de las perforaciones, o porque se ven ramas secas sin motivo aparente.

3DgvJMCKZiyl9Ws83GFFQC43nhAGOBmsd3rv2oPJsBVgGDEj1BI0UmKsv8yMJDIIRfl92HGEXKtn 4KnDvPavt Atq8 gJRuTb11SH abpCHGJDtGqctnrGIFqAhFMWoKI1Fmygqa8x1HcZyzNXwNT pVvAQ76Y9saPwwnYDLjL GXBz8YORKFA0KwGPxdj7E7dvtkfyZa9URRYS 1A9hKFNR04FN3hKVw4P GiVS3pByD55AqfMq0UQGbzCLUr1tstSNmyZUF3CTQ UqDAU3hZ2KlKVY We0Nt7F72EphdZlv4q3xsVuqqVA3CCtTH5WTDapTKUkGd bN7wRFfnpFvqe5SXP55uWfQ0HTWF35BEAFIJi6T36TCeaxVdrXH4V5eX lUYj ZX83Zywxs2 Jjd9NjVwBOraeqBTz2tF3aeCfzSPbfBhO WmdeFxIl3cFYC1sTq0C7SiAUp0xeOlU2xyPOW9F 3W8QPIukuKo6JDchElMCWuy8cMmq6 NY lZB42xRvbUs0y6 WehKOhLmmYHpNamPa
Helicoverpa armigera Agrotis, gusano de alambreGusano cogollero Escarabajo de la patata

Videos relacionados

 

Software agrícola de control de plagas

“El secreto de ir avanzando es empezar”

– Mark Twain

FuturCrop calcula previsiones a corto plazo de la actividad de 179 plagas agrícolas, a partir de los umbrales de temperatura acumulados, asociados a las etapas críticas de su ciclo biológico.

Las previsiones de FuturCrop indican, para un día determinado, el estado de la etapa del ciclo biológico de la plaga y el día para realizar el tratamiento más eficiente.