ph del suelo

La importancia del control del pH del suelo

En el post Síntomas de las necesidades nutricionales de las plantas explicamos que en ocasiones las deficiencias nutricionales se manifiestan en las plantas con síntomas similares a los provocados por las enfermedades. Y que las deficiencias nutricionales pueden estar causadas por diversos motivos. Los suelos alcalinos, por ejemplo, con un alto pH, convierten en compuestos insolubles por la planta todos los micronutrientes, excepto el molibdeno. Explicamos el caso del antagonismo entre nutrientes, según el cual, por ejemplo, suelos ricos en potasio pueden dificultar por la planta la absorción del magnesio, manifestando entonces síntomas de esa carencia nutricional.. 

El conocimiento del pH, textura e historial del suelo, puede ser muy práctico para predecir un déficit nutricional y los síntomas que puede manifestar. Además, la importancia del pH del suelo se debe a que es uno de los elementos que pueden dificultar o favorecer la absorción de los nutrientes minerales por las plantas, e influir en el crecimiento y nivel de producción de los cultivos. 

El término pH se utiliza para abreviar la expresión “pondus hydrogenii” -potencial de hidrógeno-, y fue utilizado por primera vez por S.P.L. Sørensen en 1909, para referirse a la capacidad de las sustancias de liberar iones de hidrógeno o ceder grupos de hidroxilo, es decir para determinar si una sustancia es ácida o alcalina. A medida que el potencial de liberar iones de hidrógeno se incrementa en una sustancia el valor del pH será menor. Como la escala es logarítmica, la caída en una unidad de pH es equivalente a un aumento de 10 veces en la concentración de H+

(H+)pH = -log |H+|
Solución ácida|H+|>10-7pH <7
Solución neutra|H+|=10-7pH=7
Solución básica o alcalina|H+|<10-7pH>7
La escala del pH (De 0 a 14) 

Clasificación de los suelos según su pH

El pH del suelo influye en la disponibilidad o carencia de nutrientes para las plantas. Según el pH del suelo es posible clasificarlos en:

  • Suelos ácidos (pH menor de 6,5): puedes causar carencia de calcio y fósforo  en las planta, o toxicidad de manganeso, zinc, aluminio y hierro. En general, en los suelos ácidos los micronutrientes (hierro, manganeso, zinc, boro, cobre, molibdeno y cloro) están disponibles para ser absorbidos por las plantas, pero los macronutrientes (nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, calcio y azufre) no. Para solucionarlo se debe aumentar el pH del suelo, habitualmente añadiendo cal agrícola, con una dosis de 150-200 g. por m2.
  • Suelos neutros (pH entre 6,6 y 7,5): Sueles contener todos los nutrientes que necesitan las plantas, aunque, como ya indicamos en el post mencionado, la planta puede sufrir carencia de nutrientes por diversas causas (por ejemplo, por antagonismo entre nutrientes). De hecho, dependiendo de los cultivos y de la composición del suelo, en ocasiones, es necesario aportar fertilizantes ricos en nutrientes deficitarios y materia orgánica.
  • Suelos alcalinos (pH mayor de 7,5 ): En general, con un pH por encima de 7 o 7,5, el suelo suele presentar carencia de micronutrientes en las plantas. Aunque la composición de nutrientes sea la correcta, los suelos alcalinos tienen un alto contenido en carbonato cálcico, que impide que la planta pueda absorber gran parte de los nutrientes. Para solucionarlo se deben aplicar fertilizantes en forma de quelatos que contengan los nutrientes que faltan, bajar el pH del suelo y el pH del agua del riego (que suele contener mucha cal). Se puede bajar el pH del suelo de diversos modos:
    • Añadiendo substratos con un pH de 3,5 a 4
    • Aplicar azufre al preparar el terreno para  el cultivo. 1 kg de azufre por cada metro cuadrado es capaz de reducir en 1 unidad el pH de un suelo. Hay que tener en cuenta que el azufre es también un producto fitosanitario y por tanto debe ser utilizado con precaución y tiene ciertas restricciones.
    • Aplicando sulfato de hierro, solución muy utilizada pero no siempre acertada y con ciertos inconvenientes. 

pH y necesidades nutricionales de las plantas

Si tenemos controlado el pH del suelo podemos aclarar una posible confusión de síntomas por necesidades nutricionales y síntomas de enfermedades; pero el objetivo de controlar el pH del suelo es el anticipar previamente las necesidades nutricionales de la planta, conseguir una nutrición equilibrada del cultivo, obtener la  producción máxima y una máxima calidad de producto.

En el siguiente gráfico se muestra cómo la acidez o la alcalinidad del suelo influye en la capacidad de la planta de absorción de los nutrientes.

ph

Se trata de información orientativa, condicionada por la solubilidad de los distintos minerales, el grado de saturación de sus agregados, etc También hay que tener en cuenta otros aspectos de la influencia del pH del suelo en la nutrición de las plantas.

Por ejemplo, el grado de pH puede afectar a la disponibilidad de los nutrientes a ser asimilados por la planta, favoreciendo o impidiendo la labor de la labor microbiana que interviene en la asimilación de ciertos nutrientes. Cuando el pH del suelo no está entre 6 y 8, la actividad microbiana que interviene en la asimilación de nitrógeno se ve entorpecida, disminuyendo la liberación de amonio y su oxidación a nitrato, y disminuyendo por tanto las formas asimilables de nitrógeno por la planta. En ese caso, aunque pueda haber nitrógeno disponible, éste no es asimilable por la planta.

En general, los suelos excesivamente ácidos o excesivamente alcalinos bloquean la liberación de los nutrientes, que entonces no pueden ser absorbidos por las plantas.

El pH óptimo de los cultivos para la asimilación de nutrientes

CultivopH óptimoCultivopH óptimoCultivopH óptimo
Acelga6.0-7.5Albaricoque6.0-7.5Alfalfa5.6-6.8
Algodón5.0-6-2Almendro6.0-6.8Alpiste6.0-7.0
Altramúz5.0-7.0Apio6.1-7.4Arroz5.0-6.5
Avena5.2-7.1Batatas5.3-6.5Berenjena5.4-6.0
Boniato5.1-6.0Brocoli6.0-7.2Cacahuete5.3-6.5
Café5.0-7.0Calabaza5.6-6.8Caña de azúcar6.0-7.8
Cáñamo6.2-7.2Castaño5.0-6.5Cebada6.4-7.8
Cebolla6.0-7.2Centeno5.3-6.8Col6.0-7.5
Col de Bruselas5.7-7.2Coliflor6.0-7.2Colza5.8-7.1
Encina4.8-6.0Escarola5.6-6.8Espárrago6.3-7.1
Espinaca6.3-7.1Fresa5.0-6.2Girasol6.0-7.2
Grosellero6.0-7.0Guisante5.9-7.3Habas7.4-8.1
Judías5.8-6.8Lechugas5.8-7.2Lentejas5.0-7.0
Limonero6.0-7.5Lino5.5-7.5Maíz5.5-7.5
Maíz dulce5.6-6.8Manzano5.3-6.7Melocotonero5.3-6.8
Melón5.7-7.2Membrillero5.5-7.2Mijo5.1-6.8
Mostaza6.0Nabo6.7-6.7Naranjo6.0-7.5
Nogal6.2-7.8Olivo6.0-7.8Patatas5.0-5.8
Pepino5.7-7.2Peral5.6-7.2Pimiento6.3-7.8
Pino5.0-6.0Platanera6.0-7.5Pomelo6.0-7.5
Rábano6.1-7.4Remolacha6.0-7.6Soja6.1-7.2
Sorgo5.8-7.5Tabaco5.5-7.3Tomate5.8-7.2
Trébol blanco5.5-7.0Trébol híbrido5.2-7.8Trébol rojo5.5-7.0
Trébol violeta6.0-7.5Trigo5.5-7.2Vid5.3-6.7
Zanahoria5.7-7.0

Software agrícola de control de plagas

“El secreto de ir avanzando es empezar”

– Mark Twain

FuturCrop calcula previsiones a corto plazo de la actividad de 179 plagas agrícolas, a partir de los umbrales de temperatura acumulados, asociados a las etapas críticas de su ciclo biológico.

Las previsiones de FuturCrop indican, para un día determinado, el estado de la etapa del ciclo biológico de la plaga y el día para realizar el tratamiento más eficiente.

Youtube

El suelo es un organismo viviente