conoce sus ciclos

Rapid Alert System of Food and Feed

En la Unión Europea existe un mecanismo de comunicación de alerta de incidencias denominado RASFF (Rapid Alert System of Food and Feed). Se trata de un de comunicación a los miembros de la organización las incidencias alimentarias antes de que causen algún tipo de problema en los ciudadanos.

El sistema recibe información de los controles realizados por las propias compañías productoras europeas, controles fronterizos y controles realizados en los propios mercados. Si es detectado un problema en estos 2 últimos casos, el producto se devuelve al país de origen, o se saca del mercado o se destruye.

280 notificaciones 1er semestre 2017

En el primer semestre del año 2017, referentes a frutas y verduras, RASFF realizó 280 notificaciones, de las cuales 190 fueron consideradas “serias”.

Tras su análisis, clasificamos las alertas alimentarias referentes a frutas y verduras del siguiente modo:

  • Incidencias, como fragmentos de cristal
  • No mencionar la utilización de agroquímicos en la etiqueta del producto.
  • Residuos de pesticidas o fungicidas superiores a los niveles permitidos.
  • Utilización de pesticidas no autorizados
  • Toxinas en los alimentos

Las incidencias detectadas son indicio en muchas ocasiones de que los productores agrícolas no siempre tienen los mismos criterios que la normativa de los mercados en los cuales venden, bien porque utilizan productos no autorizados en el país de destino, bien porque hacen un uso inadecuado de los mismos.

Sulfitos

Los sulfitos son un derivado del azufre usado como conservante, antifúngico, antimicrobiano y antioxidante. Lo podemos encontrar en numerosos productos alimentarios. La normativa europea obliga a etiquetar cualquier alimento que contenga sulfitos en concentraciones superiores a 10 mg/kg o 10 mg/l, y estos productos deben ser declarados con el término sulfito o dióxido de azufre. Hubo 10 alertas por detectar productos que no mencionaban la utilización de sulfitos en la etiqueta. Una partida de ciruelas, detectada, ya en el mercado, tenía una concentración de 1400mg/kg.

Imazalil

El Imazalil es un fungicida muy utilizado. Básicamente usado para la conservación de frutas y hortalizas en postcosecha. Se utiliza para impedir, por ejemplo, el moho de las naranjas y limones. Según la Environmental Protection Agency (EPA) de EE.UU, es un probable carcinógeno humano, disruptor endocrino de categoría 2, y tóxico para organismos acuáticos. Se produjeron 2 alertas, una de ellas a partir de un control en mercado, por concentración de químico en naranjas y limones de Israel.

Tebuconazol

Tebuconazol es otro fungicida, de aplicación foliar y suelo. La Administración de EE.UU es confusa respecto a su clasificación. Mientras la agencia Food and Drug Administration (FDA) lo considera seguro para humanos, EPA lo clasifica como possible cancerígeno. Debido a los potenciales efectos como disruptor endocrino, la autoridad supervisora suiza, dependiente del Ministerio de medioambiente, (KEMI) aconsejó suprimir su autorización, lo cual se hizo por una regulación de la UE 1107/2009. Durante el año 2017 se realizaron 8 alertas de pimientos provenientes de Turquía.

Carbofurano

El carbofurano es uno de los pesticidas de carbamato más tóxicos. Es un insecticida sistémico, lo que significa que la planta lo absorbe mediante las raíces.  El uso del Carbofurano se ha incrementado en el tratamiento contra los áfidos de la soja. Está autorizado en EEUU, pero prohibido en Canadá y la Unión Europea. El carbofurano es uno de los pesticidas más tóxico para la salud humana, y muy contaminante para el medio ambiente.  Durante el primer semestre del año 2017 se comunicaron 5 alertas porque se había detectado este pesticida en berenjenas y bayas de goji. 3 de las alertas se realizaron por incidencias en controles cuando el producto ya estaba en el mercado.

Clorpirifós

Clorpirifós es un pesticida organofosforado, que colapsa el sistema nervioso del insecto. Se utiliza en agricultura y jardinería como pesticida no sistémico, que actúa por contacto e ingestion. Se utiliza desde 1965 y llegó a ser uno de los plaguicidas domesticos más utilizados de EE.UU. Se restringió su uso domestico, pero sigue siendo ampliamente ulizado en la agricultura. Desde agosto de 2008 está prohibido su uso ambiental y en la industria alimentaria. Su uso ha quedado limitado a la agricultura y a jardines. En 1995, Dow fue multado en EE.UU. con 732.000 dólares por no comunicar a EPA 249 casos de intoxicación por uno de sus productos fabricados con clorpirifós. En 2003 la compañía acordó pagar $ 2 millones, en respuesta a una demanda presentada por el Fiscal General de Nueva York para poner fin a la publicidad del producto como “seguro”.

Durante 2017 RASFF alertó de residuos más altos que lo que establece la normativa europea en 28 casos de productos importados de Turquía, Egipto, Chile, Perú e India. Las alertas se referían a alcachofas, tomates, uva, mango, manzana, lechuga, pimiento, melocotón y limon.

Toxinas

Respecto a las toxinas, RASFF alertó de la detección de toxinas en los alimentos: aflatoxinas (23 alertas corresponden a higos secos provenientes de Turquía), ocratoxina, (6 alertas, corresponden a higos secos y ciruelas pasas provenientes de Turquía, España y Uzbekistan). O la detección en 2 ocasiones de Listeria, bacteria causante de infecciones alimentarias muy agresivas.

Impunidad de las empresas

En el ámbito del comercio global de alimentos y materias primas, la regulación de cada país puede tener efectos en la fase de producción, pero es muy difícil de controlar en la fase de consumo.

Finalmente, extraer el primer párrafo del Disclamer del portal RASFF:

“The Commission publishes a searchable online database of RASFF notifications classified as alert, information notification or border rejection as part of its RASFF Portal. As it is necessary to strike the balance between openness and the protection of commercial information, the trade names and the identity of individual companies are not published. This is not detrimental to consumer protection, as a RASFF notification implies that all required measures have been or are in the process of being taken.”

Dicha cláusula de no comunicación del nombre de las empresas implicadas en alertas de consumo de alimentos no se aplica en otros ámbitos comerciales, fabricantes europeos, en los que incluso se penaliza a las empresas que incumplen la normativa.

Más información

Rapid Alert System of Food and Feed