5 productos para el control ecológico de plagas y enfermedades
Table of Contents

    En el mercado hay disponibilidad de productos menos agresivos que los insecticidas químicos para el control de plagas, realizados básicamente a partir de hongos entomopatógenos e insectos depredadores o parasitoides. Las empresas comercializan organismos de control de plagas que siempre han estado presentes en la propia Naturaleza, pero a los que los métodos de agricultura intensiva ha alterado su acción natural. 

    Destacan 5 tipos de productos para el control ecológico de plagas y enfermedades, por ser los más utilizados. Tres de ellos son hongos (Trichoderma, Beauveria, Paecilomyces) y dos son insectos, depredadores y parasitoides de plagas (Crisopera y Trichogramma).

    Hongos

    Trichoderma

    Se trata de hongos que actúan como hiperparásitos competitivos cuando interactúan con otros hongos de los géneros Phytophthora, Rhizoctonia, Scierotiums, Pythium y Fusarium. Se utilizan en la composición de muchos productos fúngicos por su facilidad para ser aislados y cultivados, y a su crecimiento rápido en un gran número de sustratos.

    Se utilizan para controlar ciertos hongos fitopatógenos del suelo y enfermedades fúngicas como marchitamiento, pudrición de la raíz y/o del cuello de la planta, mildiu, mota blanca y botrytis.

    A menudo, para tener más valor comercial, se combina cepas del hongo Trichoderma con otros microorganismos beneficiosos como micorrizas, bacterias fijadoras de nitrógeno (como Azotobacter spp., Azospirillum spp.), bacterias solubilizadoras de fósforo o potasio, etc. 

    control ecológico de plagas y enfermedades

    Una gran ventaja de los hongos Trichoderma es que su producción casera es bastante sencilla. Generalmente se utiliza para ello cultivos de leguminosas, por su facilidad de germinación, rapidez de crecimiento y capacidad de añadir nitrógeno a la tierra. En internet se puede encontrar fácilmente instrucciones para su fabricación no industrial.

    Beauveria bassiana

    bauveria

    Este hongo, que crece de forma natural en el suelo, se comercializa actualmente como mecanismo de control de plagas. Se utiliza como insecticida biológico o biopesticida, controlando un gran número de plagas (de los 200 artrópodos a los que puede afectar), como son orugas, termitas, moscas blancas, áfidos, escarabajos.

    Por ejemplo, se utiliza para el control de plagas como la broca del café (Hypothenemus hampei), palomilla dorso de diamante (Plutella xylostella), barrenador del plátano (Cosmopolites sordidus), gallina ciega (Phyllophaga spp.), escarabajo de la patata (Leptinotarsa decemlineata), palomilla (Cydia pomonella), picudo del plátano (Cosmopolites sordidus), taladro del maíz (Ostrinia furnacalis), etc. Aunque también puede tener un efecto perjudicial sobre los polinizadores y sobre otros insectos beneficiosos.

    Mediante el contacto del hongo con el insecto y, tras su germinación, se introduce en el insecto a través de sus partes blandas, y coloniza sus cavidades. El hongo produce entonces unas toxinas que rompen el sistema inmunológico del patógeno, invadiendo todos los tejidos, y causando la muerte del insecto.

    Como sucede con todos los organismos de control biológico de plagas, el éxito del tratamiento de Beauveria bassiana depende de su aplicación bajo las condiciones idóneas de medio ambiente (temperatura y humedad), la presencia de la plaga objetivo en la fase de desarrollo adecuada, y la utilización de un medio de difusión que ponga en contacto el hongo con el insecto, pues de otra manera no tendrá acción alguna. La forma más común de aplicación es la foliar, de formulaciones sólidas o líquidas a pH 6 o 7; pero Beauveria también se utiliza en trampas, con organismos inoculados con el hongo y adicionando feromonas como atrayente;  y, a través del riego en drench.

    Paecilomyces

    palymocea

    Paecilomyces es un género de hongos utilizado en productos nematicidas por contacto (los nemátodos son gusanos, dañinos para las raíces de numerosos cultivos), y algunos insectos como mosca blanca y chinches. Se encuentra en el suelo, plantas en descomposición y alimentos. Paecilomyces lilacinus es una de las especies más comercializadas. Se presenta en forma granulada o líquida.

    Es efectivo para nematodos de los géneros Meloydoginae, Pratelynchus y Rapophulus.

    El hongo parasita los huevos y hembras de nematodos. Las conidias producidas por el hongo se fijan en la pared externa del cuerpo del nematodo, germinan y producen unas estructuras especializadas para penetrar el cuerpo del nematodo. En su interior, se alimenta de sus nutrientes y se reproduce masivamente, hasta causarle la muerte. 

    El hongo se aplica al suelo en forma de suspensión de esporas en agua, mediante fumigación o mediante irrigación (No se aconseja su mezcla en tanque, pues cada producto debe aplicarse por separado).

    Para una aplicación óptima el suelo debe estar húmedo. Si el pH es ligeramente ácido produce toxinas que afectan al sistema nervioso de los nematodos. Por esa razón, el agua de mezcla debe tener un pH entre 5.5 y 7.0, y una dureza inferior a 130 ppm expresada en carbonatos de calcio.  

    Para aumentar la probabilidad de éxito del tratamiento, conviene aplicar los hongos cuando los nemátodos están en su fase de huevos, pues es más frágil en ese estadío. Hay que tener en cuenta que el hongo tarda unos días (entre 3 y 14) en hacer efecto, según las condiciones de tratamiento.  

    El producto se puede almacenar hasta 4 meses, refrigerado a una temperatura entre 1 y 10ªC.

    Insectos

    Trichogramma

    trhichogramma

    Género de avispas que actúan como endoparásitos de los huevo de unas 28 especies de insectos de importancia económica para la agricultura por las pérdidas que ocasionan en los cultivos, principalmente lepidopteros, como Helicoverpa zea, Cydia pomonella, y Ostrinia nubilalis, y también pulgones.

    Las avispillas hembras ponen sus huevos dentro de los huevos de otros insectos y sus larvas consumen el embrión y otros contenidos del huevo parasitado. Se utiliza para el control de importantes plagas, como la Cydia pomonella, Diatraea spp, Heliothis sp., Plutella xylostella, Spodoptera spp., etc

    El éxito del tratamiento mediante insectos depredadores o parasitoides de plagas depende de múltiples factores, por lo que suele ser habitual necesitar el asesoramiento en su utilización:

    Control del momento de liberación de la avispilla.

    Se recibe la avispilla en estado de pupa dentro del huevecillo del huésped. Si al recibir su envío observa emergencia de adultos, es necesario aplicar de inmediato. Si no se puede aplicar, y es necesario almacenarlo, tiene que refrigerarse entre 8ºC y  15ºC y aplicar cuanto antes. Si no hay emergencia de adultos, hay que esperar a que esto suceda para aplicar el tratamiento.

    Control del estado de desarrollo biológico de la plaga.

    Antes de liberar insectos benéficos es importante conocer el estado de desarrollo y nivel poblacional de la plaga. En caso de disponer de información sobre el estado de desarrollo de la plaga (como la proporcionada por FuturCrop), hay que liberar el parasitoide cuando hay abundancia de huevecillos. En caso contrario, se recomienda monitorear y liberar la avispilla tan pronto como se observen los primeros adultos. Se suele recomendar el uso de feromonas para monitorear los vuelos iniciales de adultos. 

    Las sucesivas liberaciones dependen de la etapa fenológica del cultivo y del estado de desarrollo biológico de la plaga.

    El éxito del tratamiento depende en  gran medida del momento de liberación del parasitoide. Bajo condiciones de laboratorio a 23ºC, las hembras de Trichogramma parasitan un promedio de 60 huevos en 7 días. El 90% de la puesta se realiza en los dos primeros días. 

    Control de las condiciones climatológicas

    Las avispillas son activas cuando la temperatura ambiental está entre 15ºC y 32ºC, siendo su temperatura óptima de 23-25ºC y la humedad relativa del 75%.

    Se pueden conservar las pupas de Trichogramma 1-2 días, a una temperatura de 12-18ºC, teniendo cuidado de no romper la cadena de frío, y utilizando un lugar oscuro para su almacenamiento. Se recomienda no conservar más de 48 horas tras su recepción.

    Crisopas

    JwrW t1SlDMLDnNTME7ZRK5cVmpd8IaKtOZlEmgLTsQZo8qzdUt7argvyeomUx3PRaGn6V28MoxMKvsP5U3CcFQKDuY0bM2LlNVHBisqjYQSPj obMyHDpOsnOrvjP41gbkPvrpEKGJYxGX5hoQvCgV8 fVZkW5zj7HUaUE7G8PpZl YT4bogewASiqfFIPnFx7qiHpOD m3j5RCfRVtJTH3Mc0kfdkG96ZTtS1qZNGd2l2wuLw7WOgLLZgKV a D58WdJM7Rpe8 b1s
    AdultoLarva

    La Crisopa verde

    Chrysoperla carne es un insecto depredador cuyas larvas se comercializan como mecanismo de control biológico de pulgones, pero también de larvas de mosca blanca, araña roja, trips y huevos de polillas.

    Aunque se ha generalizado su uso comercial, la crisopa es un insecto que aparece espontáneamente en todos los cultivos que puedan ser dañados por el pulgón, siempre que no se realicen tratamientos químicos que las maten. De manera natural se encuentran en las malezas, y se trasladan a los cultivos cuando aparecen las plagas. Se puede potenciar su desarrollo plantando determinadas plantas, como se indica en la referencia al final de este post.

    Como los individuos adultos no son depredadores, las compañías comercializan sus huevos o sus larvas como organismos de control biológico, mediante vasos de unicel con una mezcla de huevos de crisopa y un medio inerte, como puede ser el salvado de trigo o la cáscara de arroz. Algunas empresas venden crisopas adultas, pero resultan poco efectivas, ya que es fácil que salgan volando hacia otros lugares antes de haber cumplido su función. Las larvas son caníbales, por lo que deben ser separadas durante el transporte. Esto se consigue con una estructura de celdas que las mantiene separadas, y que puede ser abierta fila a fila para dejarlas salir poco a poco. Algunas empresas venden las larvas sueltas en botes que además contienen alforfón, lo que les proporciona espacios donde esconderse las unas de las otras.

    Las sueltas de crisopas tienen el problema de que deben realizarse en el momento adecuado. En general, debido a que los insectos depredadores o parasitoides tienen un ciclo de vida muy corto, se deben introducir en el cultivo lo antes posible tras su recepción. Pero para que el tratamiento sea exitoso se tiene que tener en cuenta el ciclo de vida de la plaga (interesa que haya la mayor población de larvas y huevos plaga), y las condiciones meteorológicas (aunque la crisopa tolera muy bien las fluctuaciones térmicas, desde 12 a 35ºC). 

    Los productos no deberían almacenarse más de 1-2 días, siempre a 8-10°C de temperatura, en botellas horizontales, en lugares oscuros. De lo contrario, perdería calidad y afectaría a la efectividad del tratamiento.


    Posts relacionados


    Otros métodos

    Manejo de plagas y enfermedades en la agricultura orgánica​