Blog

Pesticidas cancerígenos

Pesticidas cancerígenos

Futurcrop - 14-06-2019

Cuando se valora la incidencia negativa de un plaguicida químico sobre la salud humana o el medio ambiente, implícitamente se diferencia entre el riesgo de una sustancia tóxica y su peligro. Ambos dependen de la cantidad y el tiempo de exposición a la sustancia química. Pero, a diferencia del peligro de una substancia, que implica un efecto prácticamente inmediato (la intoxicación aguda), el riesgo de esa sustancia es más difícil de evaluar, pues comprende efectos a medio y largo plazo. Los riesgos sobre la salud y el medio ambiente no son inmediatos, no se producen inmediatamente tras el contacto con la sustancia. Por esa razón, es difícil dimensionar el alcance de su riesgo. Como en otros muchos casos, al ser humano le preocupa especialmente la inmediatez del peligro.

 

Aprovechando esta característica de la mente humana, donde prima la inmediatez del efecto, raramente se valora la toxicología de un plaguicida químico como cancerígeno, sino que es más frecuente utilizar términos como el de probabilidad o posibilidad. La Agencia de Protección del Ambiente (EPA) de USA clasifica tres plaguicidas como cancerígenos, mientras que la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (Internacional Agency for Research Cancer, World Health Organization) clasifica como tales 6 plaguicidas, y la Unión Europea clasifica 12.

 

Las discrepancias entre las agencias se justifican con la probabilidad o posibilidad de una sustancia de ser cancerígena. Existen 81 plaguicidas “probablemente cancerígenos” según EPA, 38 según IARC. Y además existe también la categoría de “posibles plaguicidas cancerígenos”, que son 113 según EPA, y 5 según IARC.

 

Las  substancias posiblemente o probablemente cancerígenas para los humanos incluyen los encurtidos, por ejemplo, cuyo consumo frecuente aumenta la tasa de riesgo de padecer cáncer de estómago, el café, la gasolina o los teléfonos móviles, el insecticida Diclorvos o el fungicida Clorotalonil. Nadie ha padecido nunca una intoxicación por teléfonos móviles, de encurtidos (en buen estado) o de café (en dosis razonables). Ni el café daña el medio ambiente, ni contamina el aire o el suelo.

 

Diclorvos es un insecticida organofosforado que se utiliza para controlar insectos en graneros, los parásitos del ganado, de animales domésticos, y en fumigaciones de locales. Desde 1942 se han sintetizado más de 50.000 productos organofosforados. Y se estima que el 40% de las cosechas son tratadas con este tipo de insecticida, como son el malatión, el parathion-methyl, etc.

 

La diferencia entre los encurtidos y los insecticidas está en que todos los insecticidas son biocidas, con un alto riesgo de toxicidad. Y es que el riesgo de cáncer provocado por encurtidos y el riesgo cancerígeno de Diclorvos se ha medido de distinto modo. En el primer caso se basan en observaciones, información estadística no controlada en un entorno científico. Pero si se hicieron varios experimentos sobre el riesgo cancerígeno del Diclorvos. Durante 2 años ratas de laboratorio respiraron la sustancia sin aumentar la tasa de cáncer. Pero ratas alimentadas con Diclorvos durante el mismo período de tiempo presentaron un aumento en las tasas de cáncer de páncreas, estómago y leucemia. Sin embargo los experimentos no se consideran concluyentes. Para IARC, Diclorvos es un insecticida “posiblemente” cancerígeno. Para la EPA es un “probable” cancerígeno.

 

La clasificación toxicológica implica básicamente los conceptos peligro y riesgo, la intoxicación inmediata y los problemas para la salud y el medio ambiente, a medio y largo plazo. El peligro de intoxicación por Diclorvos implica náuseas, vómitos, dificultades en la respiración, incluso la muerte. El riesgo de Diclorvos como cancerígeno se mueve entre la  probabilidad y posibilidad porque, en definitiva, aunque hay evidencias científicas, no puede establecerse un directo efecto causal a medio y largo plazo como causa de cáncer.

 

A los laboratorios que venden sustancias como Diclorvos les beneficia esta confusión en la clasificación, junto a otras sustancias con menor evidencia científica de su riesgo toxicológico. Se clasifica como posible/probable cancerígeno, junto a los encurtidos, pero la realidad no es tan sencilla. Ni libre de intención. El riesgo desaparece y queda sólo el peligro de la intoxicación. Y es entonces cuando se habla de que la “dosis hace el veneno” y del “uso adecuado de plaguicidas”. Pero en realidad, un plaguicida con menor peligro de toxicidad usado frecuentemente puede significar más riesgo para la salud y el medio ambiente que un plaguicida muy tóxico usando una sóla vez.

 

No tiene sentido la utilización injustificada, indiscriminada y repetida de los insecticidas en la agricultura.

 

Links externos

FuturCrop, un software que incrementa la efectividad de los tratamientos contra las plagas

Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos

International Agency for Research on Cancer

 

Post relacionados

 

Consejos para un uso responsable de pesticidas

Residuos de pesticidas en los alimentos

Cómo la aplicación de insecticidas ha creado problemas donde no los había

Insecticidas que lo mismo matan plagas agrícolas que piojos

¿Cómo reducir el uso de insecticidas químicos en el control de plagas?

Pasado, presente y futuro de la utilización de insecticidas químicos en la agricultura

El efecto del uso indiscriminado de determinados pesticidas en los brotes de mosca blanca

 

Ver mas
Control biológico de la Tuta absoluta

Control biológico de la Tuta absoluta

Futurcrop - 05-06-2019

La polilla del tomate (Tuta absoluta) es una plaga originaria de SudAmérica que ha invadido la cuenca mediterránea desde el año 2007, causando graves problemas en las cosechas, principalmente de tomate, pero también de patata, berenjena y tabaco.

 

Huevo de T. absoluta

Larva de T. absoluta

Pupa de T. absoluta

Adulto de T. absoluta

Fases de monitoreo

 

Fases de tratamiento

 



Tras unos primeros años devastadores para las cosechas de la cuenca mediterránea, se generalizó la utilización de insecticidas, especialmente Spinosad (que actúa por contacto e ingestión). Sin embargo, el efecto no era tan eficiente como se pretendía, pues la larva de la Tuta absoluta, que realmente produce los daños en las cosechas, se encuentra protegidas en galerías dentro de hojas, tallos y frutos. Así que se generalizó la aplicación de tratamientos semanales con insecticidas, en el sentido de que cuanto más se aplicaba el insecticida más probabilidades había de acertar con el momento en que se produjera el efecto deseado. Con el paso de los años, la plaga ha conseguido desarrollar mecanismos de resistencia al insecticida. Ese y otros son productos costosos e ineficientes.

 

 

Daños de la T. absoluta en hojas y frutos

 

Esta plaga desarrolla resistencia a los insecticidas con relativa facilidad, y actualmente los agricultores notan que los habituales insecticidas  han dejado de tener efecto y supone un coste innecesario. Vuelven a perder partes importantes de su cosecha debido a la plaga y necesitan ahora métodos alternativos.

 

Habitualmente la determinación de las fechas y frecuencia de los tratamientos no tienen un fundamento racional. Sin embargo, el conocimiento del ciclo biológico de la plaga es importante para incrementar la eficiencia de las medidas de control. A cada estadío de desarrollo biológico de la plaga le  corresponde un tratamiento, químico o biológico, para que sea eficiente. A partir de las variables que condicionan el desarrollo de la plaga, FuturCrop calcula las fechas en que se producen cambios en el desarrollo de la Tuta absoluta y, con dicha información, el agricultor consigue incrementar la eficacia de los tratamientos, reduce los costes y los riesgos..

 

Para el tratamiento de la polilla del tomate, es muy importante conocer la fecha de desarrollo de sus 4 estados de desarrollo: huevos, larva, pupa y adulto. FuturCrop proporciona dicha información. De modo que, conociendo la fecha de cambio en el desarrollo, podemos conocer el momento idóneo de aplicación de insecticidas, parasitoides de huevos o larvas.

 

FuturCrop

 

Los tratamientos justificados de control de plagas, basados en un apoyo de información racional para la toma de decisiones, supone un cambio de metodología de trabajo que ayuda a la eficiencia, disminuye los riesgos de mermas y facilita el Manejo Integrado de plagas y la sostenibilidad medioambiental.

 

 

 

Se pueden utilizar enemigos de la Tuta, disponibles comercialmente, como es el caso de Nesidiocoris tennis, cuya suelta se recomienda en semillero. O también la suelta de Trichogramma achaea, una avispa parasitoide de los huevos de la plaga. Suelta que debe producirse por consiguiente, teniendo conocimiento del desarrollo de la plaga, y favoreciendo el desarrollo del parasitoide desde la fase de oviposición de la Tuta, y en sus primeras generaciones, para así tener más posibilidades de tener la polilla del tomate controlada. Sin embargo, Trichogramma habitualmente no es capaz de controlar suficientemente la plaga.



Nesidiocoris tennis

Trichogramma achaea

 

 

Afortunadamente ya se han identificado enemigos naturales de la plaga entre la fauna local.  En la cuenca del Mediterráneo se han descrito más de 40 especies de parasitoides y depredadores de la polilla del tomate, como es el caso de Necremus artynes o Necremus tutae, un eficiente parasitoide y depredador de larvas de Tuta, con un efecto de un 70% de eficacia en su labor depredadora y/o parasitoide (de hecho es capaz de controlar una gran población de Tuta absoluta en pocas semanas). Pero su acción natural en el control de la plaga se ha visto alterada por la acción de los insecticidas. La intervención humana, a través de la aplicación de insecticidas, ha mermado la población de esta fauna auxiliar autóctona, pues al disminuir su número por efecto de los insecticidas (incluido el azufre) hace que estos se vean superados en su acción.

 

 

Necremnus artynes

Necremnus tutae



Además del control biológico de la polilla del tomate, por parte de la fauna local, o depredadores/parasitoides comerciales, existen medidas complementaria que facilitan el control de la plaga sin necesidad de la utilización de pesticidas.

 

Estos son los 7 principios a seguir para un adecuado control de la Tuta absoluta:

  1. Conocer las fases de desarrollo de la plaga y facilitar la actuación del parasitoide/depredador adecuado para cada fase.
  2. Favorecer la biodiversidad del lugar, el desarrollo de hábitats de los enemigos naturales de la plaga, plantando especies vegetales como la lobularia, aliso, lobuoraria, borraja, mostaza blanca, milenrama, cilantro, etc.
  3. Evitar los tratamientos con insecticidas químicos que no sean absolutamente necesarios.
  4. Evitar determinados productos como el espolvoreo de azufre, pues perjudica al desarrollo de Necremmus.
  5. En caso de ser necesario, utilizar pesticidas con pocos efectos sobre los himenópteros paratiroides mencionados.
  6. El deshoje del cultivo, hoja con galerías, particularmente durante el invierno.
  7. Utilizar medidas alternativas, como el uso de feromonas de confusión sexual, uso de trampas de luz, trampas cromáticas (aunque con precaución, pues también son atrayentes para el Necremnus.

Enlaces externos

Es difícil convencer a los agricultores y técnicos, influenciados por tecnicos/comerciales, que llevan años explicando que la única solución contra las plagas consiste en la aplicación masiva de pesticidas. Pero la realidad es que realmente las soluciones sencillas, la aplicación repetida de insecticidas químicos está dañando gravemente la agricultura, la salud humana y el medio ambiente. Existen soluciones alternativas, y esta es la experiencia de los agricultores que las han probado.

Seis agricultores y su experiencia con el necremnus y la Tuta absoluta

 

Post relacionados

Control biológico de plagas mediante insectos parasitoides

Cómo favorecer la biodiversidad y el control biológico de plagas

Control de la polilla del tomate

Ahorra en tratamientos contra las plagas, plantando algunas plantas

Eficiencia y ahorro de costesen el tratamiento de la polilla del tomate

 

Ver mas
Cómo la aplicación de insecticidas ha creado problemas donde no los había

Cómo la aplicación de insecticidas ha creado problemas donde no los había

Futurcrop - 16-05-2019

Varios factores (el monocultivo, el cambio climático, etc), han influido en el desarrollo incontrolado de poblaciones de plagas en los cultivos, pero principalmente ha influido el uso inadecuado de insecticidas químicos, que ha roto el equilibrio entre las plagas y sus enemigos naturales. Los insecticidas de amplio espectro matan indistintamente las plagas que sus depredadores, tanto matan las plagas que causan daños en los cultivos como a sus enemigos naturales.

 

Las arañas rojas (Tetranychus urticae), actualmente una plaga generalizada en cultivos de todo el mundo, no constituían una plaga grave en la agricultura. Las poblaciones de la araña roja estaban reguladas por sus depredadores naturales, principalmente por los ácaros depredadores de la familia de los fitoseidos (aunque también otras familias como algunos dípteros y coleópteros). Pero ha sido la intervención humana la que ha roto ese equilibrio natural, mediante el uso indiscriminado y sistemático, el mal uso, de los plaguicidas orgánicos sintéticos a partir de la segunda mitad del siglo XX. Veinte años después, las poblaciones de los ácaros de la familia Tetranychidae, como la araña roja, constituyen plagas que pueden ser muy destructivas en el sector agrícola.

 

Lo mismo sucede con las cochinillas harinosas (Pseudococcus viburni), que no suelen constituir gran daño en los cultivos por el control que sobre su población ejercen sus enemigos naturales, parasitoides y depredadores (las familias de los crisópidos, hemeróbidos, dípteros y coccinellidos). Sin embargo, cuando los enemigos naturales del insecto son destruidos por la aplicación de insecticidas, la cochinilla harinosa se puede transformar en una dañina plaga.

 

Por consiguiente, el productor agrícola debe valorar el efecto de los tratamientos químicos sobre los enemigos naturales de la plaga que se desea controlar. Se deben emplear insecticidas específicos, que sólo afecten a la plaga contra la que van dirigidos, y reducir la cantidad y el espectro de los pesticidas, con el fin de facilitar el control biológico natural.

 

Post relacionados

Tratamiento eficaz de la Araña Roja

Cambio climático y daños colaterales de los pesticidas. Estrategias de supervivencia de las plagas agrícolas y forestales

Pasado, presente y futuro de la utilización de insecticidas químicos en la agricultura

Ahorra en tratamientos contra las plantas, plantando algunas plantas

Ver mas
Control biológico de plagas mediante insectos parasitoides

Control biológico de plagas mediante insectos parasitoides

Futurcrop - 03-05-2019

La creciente limitación de sustancias activas que pueden componer los tratamientos químicos para el control de las plagas agrícolas, así como su coste económico, y el coste del monitoreo favorecen que se generalice el uso de métodos biológicos para el control de plagas, utilizando sus enemigos naturales

 

Eficiencia de los insectos parasitoides en el control biológico de plagas

 

Los modelos de control biológico de plagas utilizan insectos depredadores, parasitoides, patógenos, etc. Pero la utilización de insectos parasitoides son actualmente el mecanismo más eficiente del control biológico de plagas, por diversas razones:

  • Porque un sólo parásito puede poner huevos en cientos de insectos, facilitando una rápida reducción en la población de la plaga. Porque a mayor éxito reproductivo mayor parasitismo, mayor mortalidad de huéspedes, y mayor nivel de control biológico. Es decir, l éxito reproductivo de la especie viene condicionado por la mayor mortalidad de la plaga parasitada. Y cada hembra pone más de 100 huevos.
  • Existen determinadas interacciones químicas entre parasitoide, huésped y planta hospedera. Se ha estudiado que ciertas plantas tienen compuestos químicos que son modificados por la saliva de orugas, formando  un nuevo compuesto aromático que atrae a las avispas parasitoides. La avispa paraliza a la oruga y la usa para depositar sus huevos. Así la oruga no puede terminar su ciclo biológico. También suceden ciertos casos en que el parasitoide se ve atraído por ciertos olores que genera el hospedante, como los olores emanados de la mielecilla producida por áfidos, o de las heces del hospedante.Además los insectos parasitoides tiene un mayor nivel de especialización frente a los depredadores. Los insectos depredadores se alimentan generalmente de muchas especies, mientras que los parasitoides solo son capaces de atacar una o un número limitado de especies.
  • Finalmente, los parasitoides se adaptan muy bien a la dinámica poblacional de la plaga debido a su propia determinación sexual haplo-diploide.  En la mayoría de las especies parasitoides, los machos provienen de huevos estériles mientras que las hembras provienen de huevos fertilizados. Y las hembras inseminadas son capaces de regular la fertilización de sus huevos mediante la liberación o retención de esperma almacenado en su espermateca. Por esto, la determinación sexual de cada progenie no depende de procesos genéticos aleatorios. Las hembras parasitoides pueden condicionar el sexo de cada progenie, y su elección responde a decisiones adaptativas.

Por consiguiente, no es extraño que los insectos parasitoides sean los enemigos naturales más utilizados en el control biológico inducido y juegan un papel fundamental en el control biológico natural. Según la revisión bibliográfica realizada por Clausen, C. P. (ed.) en 1978. (Introduced parasites and predators of arthropod pests and weeds: A world review. Agriculture Handbook No. 480, United States Dept. of Agriculture, Washington, D.C.), de 1.193 enemigos naturales empleados en proyectos de control biológico, la distribución entre parasitoides y depredadores mostraba la siguiente proporción:

Aproximadamente el 10% de las especies descritas de insectos son parasitoides. Actualmente se conocen alrededor de 68 000 especies de parasitoides, pero se estima que el total de especies de parasitoides puede ser de alrededor de 800 000. La mayor parte de los insectos parasitoides pertenece a los órdenes Hymenoptera y Diptera. Y dentro de los Hymenoptera, el suborden Parasítica representa el 50% de los himenópteros.

 

Las hembras de los insectos parasitoides depositan sus huevos en el interior, cerca o sobre un insecto hospedante, que puede encontrarse en diferentes fases (huevo, larva, pupa o adulto). Las larvas resultantes se alimentan del insecto huésped. Cuando las larvas están preparadas para pasar al estado de pupa, normalmente suelen matar a su huésped, pero hasta ese momento son totalmente dependientes de estos en lo que respecta a alimento y protección. De ahí el cuidado que tienen las hembras en la elección del insecto huésped.

 

A diferencia de los parásitos, al final del ciclo larval de los insectos parasitoides el huésped muere. Emerge entonces el parasitoide en estado adulto, que se alimenta de néctar y polen.

 

 

Tipos de insectos parasitoides

 

Por su comportamiento y tipo de acción, se clasifican los insectos parasitoides:

 

Según su localización respecto del huésped

Endoparasitoide

Ectoparasitoide

Mesoparasitoide

El parasitoide se alimenta y desarrolla en el interior del cuerpo del huésped

El parasitoide se alimenta externamente del huésped

El parasitoide se alimenta y desarrolla dentro y fuera del huésped

Momias de Aphis gossypii parasitadas por Aphidius colemani

De la Familia Eulophidae, ectoparasitoide gregario de gusano cogollero.

Tachinidae, algunas especies de esta familia ponen sus huevos sobre el cuerpo externo del hospedero. También pueden poner sus huevos dentro de sus hospederos o sobre el follaje de la planta-hospedera. Otras especies depositan larvas vivas sobre sus hospederos.

 

 

Según el número de parasitoides por huésped

Solitario

Gregario

Un solo parasitoide se alimenta de un solo huésped.

Varios parasitoides, en ocasiones centenares, se alimentan de un solo huésped, pudiendo desarrollarse la totalidad.

Larva de phytodietus ectoparasitoide solitario

Larva Euplectrus sp. en oruga Noctuidae

 

 

Según el estadio en el cual atacan al huésped

De huevos

De larvas

De pupas

De ninfas

De adultos

Parasitoides idiobiontes

Parasitoides cenobiontes

Parasiotoides idiobiontes

 

Parasitoides idiobiontes

 

Son parasitoides cenobiontes cuando  la hembra del parasitoide no mata al hospedador, sino que crece activamente, y es la larva quien le produce la muerte. Son parasitoides Idiobiontes cuando paraliza o mata al hospedero, y el parasitoide sólo dispone de los recursos del hospedero al momento de la oviposición para completar su desarrollo.

 

Por ejemplo, Aphidius colemani es un parasitoide cenobionte (especialmente de pulgones), ya que en el momento de realizarse la puesta, la hembra no mata al huésped, sino que es la larva la que le produce la muerte. Las hembras depositan un huevo dentro del pulgón, donde se desarrollan sus cuatro estadios larvarios. Cuando se ha completado el desarrollo larvario, la larva teje un capullo dentro de la cutícula del pulgón, que se hincha, convirtiéndose en un estuche duro, conocido como momia. Y de esas momias de pulgón emerge un Aphidius colemani adulto.

 

Taxonomía de los insectos parasitoides

 

En el estudio mencionado (Clause, 1978), el Órden taxonómico Hymenoptera es el más utilizado en los proyectos de control biológico, como se puede ver en la siguiente gráfica:

 



Los principales grupos de parasitoides utilizados en el control biológico de plagas pertenecen 2 Órdenes:

  • Hymenoptera: uno de los mayores Órdenes de insectos, con unas 200.000 especies, que comprende a hormigas, abejorros, abejas, avispas, etc. Al menos 36 familias de Hymenoptera son parasitoides. Pero los hymenópteros más utilizados en el control de plagas son las avispas de las superfamilias Chalcidoidea, Ichneumonoidea y Proctotrupoidea. A la primera de estas superfamilias pertenece el género Trichogramma, muy utilizado en programas de control biológico de plagas, principalmente contra lepidópteros. Los miembros de la superfamilia Chalcidoidea parasitan los huevos y las larvas del mosquito verde, mosca blanca, oruga de la col y cochinillas. La superfamilia Ichneumonoidea, a la cual pertenece por ejemplo la Familia Braconidae, se caracteriza por atacar principalmente a las orugas de mariposa y polillas.



FAMILIA

GÉNERO

PLAGA QUE CONTROLA

Aphelinidae

Encarsia formosa

Mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum)

 

 

Cales noacki

Mosca blanca algodonosa (Aleurothrixus floccosus)

 

 

Aphidius colemani

Pulgones

 

 

Aphitis melinus

Piojo rojo de California (Aonidiella aurantii)

 

Eulaphidae

Diglyphus isaea

Dípteros minadores (Liriomyza Brioniae, Liriomyza trifolii, L. huidobrensis, L. strigata)

 

Braconidae

Dacnusa sibirica

Dípteros minadores (Liriomyza Brioniae, Liriomyza trifolii, L. huidobrensis, L. strigata)

 

 

Opius concolor

Mosca de la aceituna (Bactrocera oleae)

 

Trichogrammaditae

Trichogramma evanescens

Lepidópteros (Cydia pomonella, Helicoverpa armigera, Heliothis sp., Ostrinia nubilalis)

 

Encyrtidae

Metaphicus flacus

Caparreta negra (Saissetia oleae), Coccus pseudomagnoliarum y otros cóccidos.

 

 

Leptomastis dactylopii

Cochinilla algodonosa (Planococcus citri)

 



  • Diptera, especialmente de la familia Tachinidae, familia de moscas que parasita un amplio rango de insectos, como orugas, escarabajos adultos y sus larvas, así como ciertos hemípteros.

Existen un gran número de familias y especies con capacidad potencial para ser usadas como parasitoides en el control biológico. Pero no existe suficiente información de muchas de ellas. La selección de una especie para ser utilizada como parasitoide en control biológico de plagas se fundamenta principalmente en la facilidad de su cría de manera masiva, en su especialización en uno o pocos hospedantes, nunca insectos benéficos, y su eficiencia como parasitoide.

 

 

El éxito del control biológico: El sincronismo con la plaga.

 

La cantidad idónea de parasitoides para conseguir el control adecuado de la plaga no siempre se produce naturalmente en el medio ambiente. Especialmente en la agricultura intensiva, donde la alteración del medio ambiente proporciona las condiciones ideales para la reproducción y desarrollo masivo de ciertas plagas. Por esa razón, para conseguir el equilibrio deseado entre la plaga y sus enemigos naturales, se recurre a la suelta de parasitoides en condiciones controladas.

 

Pero para que la suelta de insectos parasitoides sea eficiente, debe producirse en el momento idóneo, considerando el número de generaciones de la plaga, sus estados de desarrollo biológico, ínstares, diponibilidad de especies hospederas alternativas, etc. Por ejemplo, Aphytis lingnanensis y Aphytis melinus, ambos parasitoides del Piojo Rojo de California, prefieren utilizar como huéspedes larvas de segundo y especialmente de tercer ínstar. El conocimiento del estado de desarrollo del huésped determinará por tanto la eficacia de la acción parasitoide y la necesidad o no de adoptar estrategias de control de plagas alternativas.

 

Vínculos de interés

Las avispas parasitoides, Fundación UNAM

Parasitoides gregarios, National Geographic

 

Post relacionados

Organismos de Control Biológico para el control de plagas

Los avisos de riesgo de plagas ayudan a la identificación de su especie en todos sus estados de desarrollo

Taxonomía de las plagas

Control de plagas en sus estados inmaduros

La identificación de larvas de Lepidópteros de importancia agrícola

 

Ver mas
Modelos de pronóstico de plagas y enfermedades agrícolas en tiempo real

Modelos de pronóstico de plagas y enfermedades agrícolas en tiempo real

Futurcrop - 16-04-2019

En la actualidad, las técnicas de gestión de plagas han cambiado drásticamente por las siguientes circunstancias:

  • El Calentamiento Global, que incide en una mayor presencia de plagas a lo largo del año, en ciclos biológicos más cortos, y en el desplazamiento de las plagas hacia zonas en las que anteriormente el clima impedía su desarrollo.
  • El comercio transnacional, que transporta plagas a nuevas zonas, ahora con temperaturas en las que se pueden desarrollar, y en las que no tienen enemigos naturales que las controlen. Estas plagas transfronterizas causan graves daños en las cosechas porque en general no se identifican adecuadamente y no existe un conocimiento habitual sobre su gestión y control.
  • El modelo de producción agrícola predominante, basado principalmente en el uso indiscriminado y repetido de insecticidas químicos, que suele provocar el desarrollo de resistencia a los insecticidas por parte de las plagas. Los tratamientos químicos se suelen realizar sin considerar es estadío de desarrollo de la plaga, ni las condiciones del cultivo y en muchas ocasiones sin que haya un riesgo real. Simplemente se realizan tratamientos químicos de naturaleza preventiva, y conforme a fechas de calendario. Las aplicaciones innecesarias implican una contaminación innecesaria, ambiental y de los propios cultivos.
  • La legislación, que tiende a exigir un uso sostenible de los productos fitosanitarios, mediante la reducción de su riesgos y  sus efectos en la salud humana y el medio ambiente. La misma legislación fomenta la utilización de técnicas de gestión integrada de plagas, y planteamientos o técnicas alternativos a los métodos químicos.
  • Además, actualmente existen evidencias científicas sobre los efectos de los insecticidas químicos en el medio ambiente y en la salud de los trabajadores, como los recientes estudios sobre su efecto nocivo sobre los polinizadores, o el desarrollo de enfermedades en los aplicadores que no utilizan adecuadamente los equipos de protección.

La realidad es que la mayoría de los tratamientos químicos realizados son innecesarios, ineficientes, y en un 30% tardíos. Con el fin de solucionar esta problemática el productor agrícola necesita más información sobre el estado real del desarrollo biológico de la plaga y el riesgo real de la enfermedad. Un sistema de información y predicción de plagas y enfermedades como FuturCrop permite asistir al productor agrícola en la toma de decisiones para realizar los tratamientos contra las plagas agrícolas sólo cuando sean necesarios.

Con el fin de ser eficiente en gestión de plagas, el productor agrícola dispone hoy en día de sistemas de ayuda en la toma de decisiones para la gestión de plagas y enfermedades de las plantas. Estos sistemas permiten optimizar y minimizar el número de tratamientos fitosanitarios, manteniendo un nivel de control sobre plagas y enfermedades superior al obtenido actualmente.

Los parámetros utilizados para la determinación del riesgo y del momento idóneo para la realización del tratamiento fitosanitario son básicamente climáticos, el tipo de plaga o enfermedad, y los relacionados con el tipo de hospedante. La disponibilidad de esta información permite determinar con exactitud el momento en el cual es necesario realizar un muestreo o la realización de un tratamiento.

La utilización de estos modelos de información para la toma de decisiones en la gestión de plagas y enfermedades permite una reducción considerable del número de aplicaciones con fitosanitarios, comparado con los tratamientos realizados por calendario. Y se puede conseguir una reducción de insecticidas químicos que puede oscilar entre el 30% y el 50%.

Razones para utilizar modelos de pronóstico de plagas y enfermedades

  • Porque proporciona información que facilita la toma de decisiones eficientes.
  • Porque permite realizar los tratamientos sólo cuando sea necesario.
  • Porque numerosas plagas son vectores de enfermedades víricas. De modo que, controlando eficientemente la plaga, se reduce en gran medida el riesgo de que los cultivos sufran la enfermedad.
  • Porque ciertas plagas, caracterizadas por explosiones de población que resultan incontrolables, pueden ser controladas en los estados larvarios de sus primeras generaciones.
  • Porque los cultivos se pueden proteger a tiempo en los estados de crecimiento más críticos.
  • Porque se mejora la calidad de producto al reducir el número de tratamientos químicos, y por tanto se reduciendo la cantidad de residuos en las cosechas, especialmente frutas y hortalizas.
  • Porque los agricultores disponen hoy en día de menos productos para realizar tratamientos, y se ven al mismo tiempo en la necesidad de  aplicar menos tratamientos debido a razones económicas y legislativas.

Ventajas para la gestión documental

  • En España, el Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios (que sigue las directrices del Reglamento del Parlamento y del Consejo nº 1107/2009, y la Directiva 2009/128/CE) establece que los tratamientos tienen que ser registrados en un Cuaderno de Campo o Explotación, y económica y ecológicamente justificados. La modelización automática del estado fenológico, el registro de la integral térmica que afecta al desarrollo de las plagas, la predicción del desarrollo biológico de la plaga y la determinación de la fecha de cambio del estadío biológico de la plaga, o del riesgo de la enfermedad, constituye la justificación adecuada a la realización del tratamiento.
  • El registro y los informes facilitan la trazabilidad.

FuturCrop dispone de 179 modelos de plagas y 8 modelos de enfermedades para más de 45 cultivos

A diferencia de otros sistemas de apoyo en la decisiones de gestión de plagas, FuturCrop no necesita la instalación de una estación meteorológica y el proceso de captación y análisis de datos está totalmente automatizado. FuturCrop envía mensajes de advertencia cuando se producen las circunstancias adecuadas para el desarrollo de la plaga, y el momento biológico en que ésta se encuentra, incrementando de este modo tanto la eficacia del monitoreo como del tratamiento. Además, la aplicación informática permite predecir el momento en que se produce el siguiente de momento de desarrollo biológico de la plaga. Para el adecuado funcionamiento de los modelos de enfermedades, el sistema necesita el dato de humedad de hoja, siendo compatible con cualquier modelo de estación meteorológica o sensor. Con dicha información FuturCrop establece los niveles de riesgo de la enfermedad, permitiendo realizar acciones preventivas.

La utilización de nuevas tecnologías de la información facilitan el desarrollo sostenible de la producción agrícola. En este sentido, FuturCrop ha sido diseñado para facilitar un software asequible y fiable de apoyo para la toma de decisiones en la gestión de plagas y enfermedades, que pueda ser utilizado tanto por grandes latifundistas como por pequeños productores agrícolas, de modo que la información que facilita contribuya a la eficacia de los monitoreos, al consiguiente ahorro de costes, y reduzca significativamente el riesgo de mermas o pérdidas de cosecha.

 

Enlaces externos

Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios.

 

Post relacionados

Sobre el cambio climático, las plagas transfronterizas y el uso de agroquímicos:

La transformación digital, el nuevo reto de la agricultura

El reto de las plagas transfronterizas

La importancia de prevenir las plagas agrícolas

El Cambio Climático incrementará el problema de las plagas en los cultivos

Pasado, presente y futuro de la utilización de insecticidas químicos en la agricultura

Sobre FuturCrop y los modelos de predicción de plagas y enfermedades:

Software para una agricultura sostenible 

La informática, aliada para acotar los daños por plagas en la agricultura

Software que utiliza Inteligencia Artificial para el control de plagas

Funciones de FuturCrop, software de prevención de plagas

 

 

Ver mas
Métodos de control de Drosophila suzuki

Métodos de control de Drosophila suzuki

Futurcrop - 27-03-2019

 

 

La Drosophila suzukii, mosca de alas manchadas o mosca del vinagre de alas manchadas, es una plaga originaria del Sudeste asiático, descrita inicialmente en Japón en 1916, pero que se ha extendido muy rápidamente por EEUU, Europa y algunos países de Centroamérica y Sudamérica, causando graves daños en diversos cultivos. EPPO Global Database, sistema de alarmas de plagas de las especies vegetales, mantiene actualizada información sobre la distribución mundial de la Drosophila suzukii.

 

Debido a su especial capacidad de adaptación a las condiciones meteorológicas, a sus características reproductivas, y al hecho de que carece en muchos casos de depredadores y parasitoides locales se ha convertido en una grave amenaza para gran variedad de frutos.

 

Fuente: EPPO Global Database, última actualización 2019-03-06

 

 

A diferencia de otras moscas del vinagre, la Drosophila suzukii daña frutas sanas que se encuentran en estado de maduración y que poseen una epidermis suave y delgada. Específicamente se alimenta de frutos rojos (como el arándano, la fresa, la frambuesas, la mora) y uvas, pero también kiwis, caquis, ciruelas, melocotones, nectarinas, albaricoques, etc. El daño se produce cuando las hembras oviponen en frutos sanos, ya maduros, y al alimentarse sus posteriores larvas de la pulpa de la fruta. Además de estos daños, los orificios de la oviposición favorecen la aparición de infecciones secundarias como la monilia.

 

ESTADÍOS MADUROS

Adult female, fuente EPPO

Adult male, fuente EPPO

 

 

La Drosophila suzukii es una plaga difícil de controlar, por varios motivos:

  • Su tolerancia a las condiciones climáticas pues, aunque se desarrolla óptimamente en ambientes frescos y templados, presenta una gran capacidad de adaptación a altas y bajas temperaturas. Es incluso capaz de sobrevivir en inviernos con temperaturas bajo cero. El único factor que afecta su ciclo es la humedad relativa, ya que es muy sensible a la desecación.
  • Puede desarrollar hasta 13 generaciones superpuestas, en ciclos cortos. Además, la hembra puede poner más de 350 huevos, infectando muchos frutos, pues no pone más de 3 huevos en cada uno. En condiciones de temperatura moderada y altas humedades relativas pueden producirse desarrollos poblacionales rápidos y en grandes cantidades.
  • No existen materias activas específicas para la plaga y se utilizan productos químicos con autorización especial que requiere más de un tratamiento.
  • Se están investigando posibles organismos de control biológico que permitan un control de la plaga.
  • Las capturas masivas mediante trampas supone un incremento importante de los costes de producción.

Los productores de estos cultivos, principalmente frutos rojos, la cereza y la fresa (por sus condiciones de producción), tiene dificultades en el control de la Drosophila suzukii, y llegan a reportar más de un 40% de pérdidas de los cultivos, que ponen en riesgo la viabilidad de sus explotaciones agrícolas.

 

En la ponencia “Mecanismos de control para Drosophila suzukii” presentada en las III “Jornadas internacionales sobre feromonas, atrayentes, trampas y control biológico, celebrado en Murcia en Noviembre del año 2013, se especifica que en “Cataluña los daños económicos más elevados se produjeron en 2011, donde se perdió la cosecha de fresa en un porcentaje variable de hasta el 80% en la comarca del Maresme (Barcelona) y del 30 al 100% en cerezas del Baix Llobregat (Barcelona) y en el Alt y Baix Empordà (Girona). En producción ecológica se alcanzó casi el 100% de daños tanto en fresas como en cerezas. “

 

DAÑOS

Drosophila suzukii- heridas producidas cereza, a consecuencia de la oviposición. Cortesía- Dr Martin Hauser, California Department of Food and Agriculture, Sacramento (US)

Daños producidos por Drosophila suzukii en arándanos.  Cortesía- Matteo Maspero and Andrea Tantardini, Centro MiRT - Fondazione Minoprio (IT).

 

 

TRATAMIENTOS

Insecticidas químicos

En la aplicación de insecticidas químicos es preciso tener en cuenta las autorizaciones vigentes en cada país y alternar las materias activas de los formulados para evitar la aparición de resistencias a los insecticidas. Pero además, los tratamientos químicos son difíciles de aplicar dado que el ciclo biológico de la Drosophila suzukii es corto y pocos productos químicos disponen de plazos de seguridad adecuados para frutas ya maduras.

Existen pocos tratamientos químicos autorizados, habitualmente productos eficaces para el control de otras plagas, y en ocasiones autorizados con carácter excepcional para esta plaga. Se suele utilizar Spinosad, Deltametrin, Lambda Cihalotrin, Acetamiprid, Emamectina y Dimetoato.

Para que los tratamientos sean más eficaces es importante conocer y controlar biológico del desarrollo de la Drosophila suzukii. Esta tarea puede automatizarse mediante con Sistemas Expertos, utilizando tecnologías de Inteligencia Artificial, como FuturCrop, para aplicar los tratamientos en los momentos de mayor vulnerabilidad de la plaga. Para un tratamiento eficiente es importante determinar cuanto antes la presencia de los estados inmaduros de la Drosophila suzukii en la fruta en maduración, para controlar el potencial crecimiento poblacional y minimizar los daños o pérdida en la producción. En general, el muestreo buscará pinchaduras, puntos necróticos consecuencia de orificios de oviposiciones. En este sentido FuturCrop ayuda el monitoreo:

  • Determinando si se producen las condiciones adecuadas para el desarrollo de la plaga y el estado biológico en que se encuentra.
  • Incrementar la eficacia del muestreo y la certeza o no de su presencia. Si por ejemplo, el software determina que la plaga se encuentra en estado larvario podrá observarse un colapso en el fruto, en el sitio de alimentación.  O, en su caso, aunque lo habitual es que la larva abandone el fruto para transformarse en pupa, también existe evidencia de que la Drosophila suzukii puede pupar en los frutos. En ese caso, si el software indica que la plaga se encuentra en estado de pupa, la fruta tendrá un mayor deterioro debido a la aceleración en la maduración del fruto y la posible invasión de hongos o bacterias.

ESTADÍOS INMADUROS

Huevos de Drosophila suzukii

Larvas de tercer instar. Cortesía - G. Seljak, Agricultural and Forestry Chamber of Slovenia

Pupa de Drosophila suzukii.  Cortesía- Dr Martin Hauser, California Department of Food and Agriculture, Sacramento (US).



Trampeo

Habitualmente se suelen utilizar técnicas de trampeo masivo como forma de control. Se pueden utilizar trampas con vinagre de manzana como atrayente. También se pueden utilizar trampas con cebos insecticidas, lo cual como se ha comentado, incrementa en gran medida los costes de la explotación, pues requiere al menos 400 trampas por hectárea.

 

Mallas y coberturas plásticas en altura de planta o en altura, que cubran hileras completas. Pero puede suceder que las coberturas contribuyan a establecer las condiciones idóneas de desarrollo de la plaga.

 

Realizar un recubrimiento inocuo (por ejemplo caolín y ceras) sobre la fruta, pues evita que las hembras ovipositen sobre el fruto. Sin embargo, se requiere un buen cubrimiento de la fruta.

 

Utilización de plantas repelentes, o sus aceites esenciales por aspersión, como pueden ser el geranio, romero, menta, citronella, lavanda, romero, jengibre, eucalipto y el pino blanco americano.

 

Medidas culturales

En general, las medidas culturales son bastante eficaces en el control. Se pueden destacar las siguientes

  • Recoger los cultivos antes de su sobremaduración. Una recogida temprana de la cosecha puede reducir la exposición de fruta a la plaga.
  • Evitar que queden frutos en los campos. Es decir, recolectar y destruir en forma periódica, la fruta no cosechada y sobre madura que permanece en la planta/ árbol luego de la cosecha, así como la fruta caída al suelo
  • Los frutos que no puedan ser comercializados deben ser incinerados o introducidas en bolsas de plástico herméticas y dejarlas expuestas al sol para que las condiciones de humedad y temperatura asfixien a las larvas que pueda haber en los restos de frutos. Enterrar, compostar, triturar o sumergir en agua son métodos de baja eficacia.
  • Realizar podas de saneamiento, por ejemplo: realizar podas de canopia invernales o de verano.

 

Control biológico: parasitoides

 

En las nuevas zonas en las que se ha establecido la Drosophila suzukii no suele haber enemigos naturales de la plaga. Es posible que de manera natural, con el tiempo, aparezcan parasitoides o depredadores que puedan actuar efectivamente.

 

Pachycrepoideus vindemmiae es un parasitoide generalista ampliamente distribuido por todo el mundo, y que es utilizado en programas de control biológico de moscas de la fruta. Pero la larva de la Drosophila suzukii tiene una fuerte respuesta inmune ante la puesta de huevos de los parasitoides, neutralizándolos mediante encapsulación.

 

Leptopilina boulardi es también un parasitoide de del género Drosophila, que aunque no consigue parasitar la Drosophila melanogaster, podría ser que llegue a desarrollar mecanismos activos para suprimir la respuesta inmune del huésped.

Existe una avispa parasitoide, Trichopria drosophilae, que tiene la capacidad de parasitar con éxito a la Drosophila suzukii; si bien, aunque el parasitoide se encuentra en Europa y otros continentes, no se encuentra en todos los hábitats. Actualmente ya existen productos comerciales de dicho parasitoide. Como en cualquier sistema de control biológico eficiente, para optimizar la suelta de Trichopria drosophilae es necesario conocer el momento de desarrollo biológico de la plaga, especialmente el momento específico en que la plaga se encuentra en la fase de pupa, pues la hembra de Trichopria busca las pupas y deposita un huevo en el interior de la larva en desarrollo, matándola rápidamente. En este sentido, FuturCrop controla las condiciones que determinan el desarrollo biológico de la Drosophila suzukii, e informa al usuario de las fechas en que se producen los cambios biológicos de la plaga. De este modo, conociendo el momento en que la plaga está o estará en fase de pupa y planificando la suelta de hembras de Trichopria drosophilae para ese específico momento se incrementan las posibilidades de éxito de control de la plaga.

 

Cualquiera que sea el método que se utilice para su control, el monitoreo regular de la Drosophila suzukii es fundamental para el éxito de las acciones que se realicen.

 

 

Vínculos externos

 

EPPO Global Database

 

Post relacionados

 

Prevención y control de la Drosophila suzukii mediante FuturCrop

 

El control de plagas en sus estadíos inmaduros

 

 

 

 

Ver mas
La transformación digital, el nuevo reto de la agricultura

La transformación digital, el nuevo reto de la agricultura

Futurcrop - 21-03-2019

La transformación digital de la agricultura se refiere al proceso por el que las nuevas tecnologías intervienen en la automatización de tareas y la gestión inteligente de la información para conseguir una agricultura eficiente, sostenible y respetuosa con el medioambiente.

 

El reto de la agricultura ante el futuro no consiste en reducir el número de especies cultivadas a las más productivas, el desarrollo de un nuevo producto químico que incremente la producción, la utilización de productos “bio” o la introducción de nuevas tecnologías mecanizadas. El actual reto de la agricultura consiste principalmente en la automatización de procesos y en la incorporación de tecnologías que permitan la gestión del máximo de información posible para optimizar procesos, disminuir riesgos e incrementar la productividad y la eficiencia.

 

La transformación digital de la información es un proceso que el resto de sectores productivos inició hace más de 30 años. Sorprendentemente la agricultura, pese al  gran número de variables que inciden en la obtención de cosechas productivas y rentables, es uno de los últimos sectores que se incorporan a este proceso de digitalización de las empresas. El sector agrícola vive aún en los rescoldos de la última revolución agrícola: la intensificación en el uso de insumos, el monocultivo, la utilización de los cultivos más productivos, etc.  Pero la agricultura actual apenas es una agricultura digitalizada. Probablemente una de las razones es que el sector agrícola es un sector envejecido, al menos en Europa, donde tan solo un 8% de los agricultores tiene menos de 35 años.

 

Actualmente la agricultura debe buscar el equilibrio entre la optimización de la producción, la protección de la biodiversidad, la sostenibilidad medioambiental, la salud de las personas y la tecnología. Y en esa confluencia de factores la digitalización de la información ya no es una opción, sino que es el elemento clave de la competitividad de los productores agrícolas y de la calidad de los alimentos que produce. Por este motivo, el concepto de agricultura digital o agricultura de precisión centra hoy el debate de la futura Política Agrícola Común (PAC) de la Unión Europea para el período 2021-2027.

 

Los productores agrícolas toman múltiples decisiones sobre una infinidad de variables (climatología, calidad del suelo, insumos, agua, etc) que afectan directamente a la calidad de sus cultivos. Pero sus decisiones también afectan al cambio climático, la contaminación del agua y del suelo, el deterioro medioambiental y la desaparición de especies animales. Una agricultura de precisión contribuye a minimizar esos efectos negativos. Los sistemas tecnológicos de obtención o gestión de la información como redes de sensores inalámbricos, comunicación máquina a máquina, Inteligencia Artificial, análisis productivo, Big Data, etc. facilitan la toma de decisiones que afectan directamente al control de plagas, la dosificación de la luz y el agua, de los nutrientes o insumos para optimizar la cosecha, la gestión de desechos, etc. Una agricultura más eficiente en la gestión de insumos beneficia los efectos perjudiciales de una agricultura intensiva. Las nuevas tecnologías también permiten mejorar procesos que afectan directamente al cliente final, como la trazabilidad de los productos.

La gestión de la información es imprescindible para que las decisiones de los procesos agrícolas sean correctas y eficientes. Las decisiones agrícolas erróneas pueden suponer un irrecuperable deterioro medioambiental, una pérdida importante de dinero, y a largo plazo una pérdida de competitividad.

La gestión inteligente de la información es una ventaja competitiva diferenciadora, que permite incrementar la productividad, reducir los costes e impulsar el crecimiento de las empresas. Por ejemplo, con el uso de sensores se pueden especificar las zonas de los campos que necesitan tratamientos químicos específicos, reduciendo de ese modo los tratamientos generalizados en todo el campo, con el consiguiente beneficio medioambiental y la reducción de costes. La gestión de las plagas agrícolas, un riesgo cada vez más frecuente de pérdida o mermas de cosecha, utilizando la información facilitada por FuturCrop permite planificar los tratamientos (químicos o biológicos) para realizarlos en el momento de mayor vulnerabilidad de la plaga, minimizando así los riesgos, incrementando la eficiencia, reduciendo los costes y beneficiando la sostenibilidad medioambiental.

 

Por la importancia del sector, el proceso de digitalización de la agricultura necesariamente se tiene que producir mediante tecnologías sencillas, de rápida implantación, de ámbito global, y principalmente de bajo coste.

 

Enlaces externos

Agricultura de precisión (Comisión Europea)

Post relacionados

Funciones de FuturCrop, software de prevención de plagas

Cálculo automático del Ciclo de Biológico de los insectos para el control de plagas

Cambio de paradigma en la agricultura

Software para una agricultura sostenible

Software que utiliza Inteligencia Artificial para el control de plagas

Ver mas
FAO señala la necesidad de preservar la biodiversidad para la viabilidad del sistema alimentario

FAO señala la necesidad de preservar la biodiversidad para la viabilidad del sistema alimentario

Futurcrop - 18-03-2019

Determinadas prácticas de la agricultura industrializada (los cambios en el uso y la gestión de la tierra y el agua, el uso indiscriminado de insecticidas químicos, etc), la contaminación, la sobrepesca, la sobreexplotación de los recursos, el cambio climático, el crecimiento demográfico y la consiguiente urbanización pone en peligro la Biodiversidad futura. La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) ha publicado un estudio, "El estado de la biodiversidad para la alimentación y la agricultura en el mundo", porque la biodiversidad que condiciona el futuro de nuestro sistema agrícola y medio ambiental está en peligro.

 

Extraido del informe:

 

"Los suelos contienen un cuarto de la biodiversidad de nuestro planeta, pero entre el 20 y el 30% de las tierras están degradadas."

 

"Se ha perdido aproximadamente entre el 64 y el 71% de los humedales desde el comienzo del siglo XX."

 

"A nivel mundial, hay casi 400 000 especies vegetales, de las cuales poco más de 6 000 se han cultivado para producir alimentos. De estas, menos de 200 plantas formaban parte de la producción alimentaria global en 2014 y tan solo 9 (caña de azúcar, maíz, arroz, trigo, patatas, soja, el fruto de la palma de aceite, remolacha y yuca) representaban más del 66% de la producción de cultivos total."

 

Vínculos externos

Biodiversidad para una agricultura sostenible

 

Post relacionados

Cómo favorecer la biodiversidad y el control biológico de plagas

Cambio climático y control de plagas

Prácticas agrícolas en el control de plagas y enfermedades

Ver mas
El avispón asiático, Vespa velutina spp. nigrithorax, amenaza de los cultivos.

El avispón asiático, Vespa velutina spp. nigrithorax, amenaza de los cultivos.

Futurcrop - 07-03-2019

La avispa asiática es una plaga proveniente del sureste asiático que se adaptó muy bien al clima subtropical templado. El aumento de temperaturas provocado por el cambio climático ha hecho que tengan una rápida adaptación en el oeste de Europa. Fue detectada por primera vez en el año 2004, y ya está presente en Bélgica, Italia, Alemania, España y Portugal. Se estima que la especie se extiende de manera natural en Europa en razón de unos 60 km al año. Pero la avispa asiática también puede desplazarse grandes distancias mediante el transporte de mercancías.

Aunque se ha hecho famosa porque está acabando con las colonias de abejas, y otros insectos  con las cuales alimentan a sus larvas, es también una grave plaga para los cultivos, pues la avispa asiática adulta se alimenta de líquidos azucarados, como néctares de flores de árboles y arbustos, fruta madura (fresas, manzanas, higos, peras, kiwis, ciruelas, uvas, etc.) y savia de cortezas de árboles. Son grandes devoradoras de cultivos, aún en mayor cantidad que la avispa común, llegando a dañar gravemente viñedos y frutales. De momento, quizá porque su población es limitada, no se conoce un gran impacto económico en este sentido. Por su lado, las larvas se alimentan de líquidos ricos en azúcares, y de las proteinas de los insectos capturados que les suministran las obreras. Y ellas mismas segregan una sustancia muy energética y rica en aminoácidos, que constituye un alimento indispensable para los adultos.

 

La realidad es que el avispón asiático supone una doble amenaza para la agricultura, como plaga agrícola, alimentándose de los cultivos descritos, y como eficaz depredador de abejas melíferas y otros polinizadores.

Extraido deESTRATEGIA DE GESTIÓN, CONTROL Y POSIBLE ERRADICACIÓN DEL AVISPÓN ASIÁTICO O AVISPA NEGRA (Vespa velutina ssp. nigrithorax) EN ESPAÑA, Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, 2015

 

ciclo biologico vespa velutina

Ciclo biológico V. velutina. Fuente: La Avispa Asiática, un nuevo enemigo para nuestras abejas, Gobierno Vasco. https://colaboradores.vitoria-gasteiz.org/hiribaratzeak/files/2014/04/AVISPA-asiatica-BILINGUE-dos.pdf

 

Videos

Vespa velutina cominendo uva, Avispón asiático

Avispa asiática en España 2, comiendo fruta

 

Posts relacionados

Efectos de la agricultura en el medio ambiente, el abejorro europeo que alteró el sistema en Sudamérica.

Cambio climático y control de plagas

El cambio climático incrementará los problemas de las plagas en los cultivos

Ante el cambio climático, la prevención de plagas como medio de control

El reto de las plagas transfronterizas

Ver mas
El etiquetado de los productos fitosanitarios utilizados y del número de tratamientos realizados

El etiquetado de los productos fitosanitarios utilizados y del número de tratamientos realizados

Futurcrop - 26-02-2019

Las etiquetas que llevan algunas frutas no están destinadas realmente a informar al consumidor sobre la fruta que consumen. Las etiquetas que llevan algunas frutas contienen unos códigos llamados PLU (Price Look UP) que son utilizados por algunos minoristas desde los años 90 para facilitar a los centros de distribución el control de los productos frescos, sus categorías y la determinación de los precios. Una manzana proveniente de cultivo orgánico no debería tener el mismo precio que una proveniente de un cultivo genéticamente modificado.

La utilización de dichos códigos es opcional y no está regulada por ningún organismo gubernamental, sino por la Federación Internacional para los Estándares de Productos (IFPS). Se piensa en ocasiones que, conociendo la interpretación de los códigos PLU podemos diferenciar el tipo de cultivo del que proviene las frutas que consumimos. Pero la realidad como veremos es más compleja. Para la codificación se utilizan 4 dígitos, correspondientes a variedades, peso, región de cultivo, colores, etc. Existía la posibilidad de utilizar 2 prefijos: el 9 (que significaba que el producto ha sido cultivado orgánicamente y libre de pesticidas) y el 8 (que identificaba el producto como modificado genéticamente, y que pudo haber utilizando pesticidas). Sin embargo, el prefijo 8 designado para identificar los artículos de producción de OGM nunca fue utilizado en el comercio minorista, con lo cual la IFPS ha decidido eliminar el prefijo para esta designación.

 

Debería establecerse por ley la obligatoria información al consumidor del tipo de cultivo y materias fitosanitarias utilizadas en la producción de frutas y verduras. Si una fruta es orgánica, ya puede llevar la etiqueta correspondiente. Pero ¿cuantos fitosanitarios han sido utilizados para la producción en agricultura tradicional de una manzana? ¿y cuantas veces se han realizado los tratamientos?. ¿El uso racional y limitado de fitosanitarios no podría aumentar el precio de la fruta? ¿Qué penaliza actualmente el uso repetitivo e indiscriminado de fitosanitarios en la producción de frutas y verduras? Mientras el consumidor no tenga la información y los agentes gubernamentales no regulen sólo podemos conocer los productos orgánicos.

Actualmente no conocemos qué tipo de tratamientos y qué frecuencia realizan los productores de frutas y verduras. El problema es que algunos compuestos fitosanitarios no se eliminan simplemente con un lavado de fruta, con una solución de agua y bicarbonato de sodio, o con una solución comercial de agua y cloro. El efecto del lavado depende del tiempo empleado, y éste depende del nivel de absorción que el fitosanitario llegue a realizar en la fruta.

 

Es un derecho del consumidor conocer las posibles consecuencias que lo que consume puede tener para su salud. Y es obligación del productor utilizar racionalmente los fitosanitarios para reducir los riesgos que pueden tener los productos que venden.

 

Enlaces externos

 

Federación Internacional para los Estándares de Productos

Effectiveness of Commercial and Homemade Washing Agents in Removing Pesticide Residues on and in Apples, en Journal of Agricultural and Food Chemistry:

 

Enlaces internos

Si no se usan antibióticos preventivamente, ¿por qué se usan indiscriminadamente los pesticidas?

Los avisos de riesgo de plagas ayudan a la identificación de su especie en todos sus estados de desarrollo

¿Cómo reducir el uso de insecticidas químicos en el control de plagas?

Software para una agricultura sostenible

FuturCrop mejora el monitoreo de plagas y la eficacia de sus tratamientos.

 

Ver mas

Suscribete a nuestra newsletter

Suscribete a nuestra newsletter para estar al tanto de todas las novedades de Futurcrop y aprovecharte de las ofertas

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!