Blog

26 nuevas plagas agrícolas introducidas en España

26 nuevas plagas agrícolas introducidas en España

Futurcrop - 19-08-2019

La incidencia medioambiental y económica de la introducción en nuevos territorios de plagas y enfermedades invasivas tiene graves consecuencias medioambientales y económicas. La introducción de la filoxera (Daktulosphaira vitifoliae) en Europa se produjo como consecuencia de la importación de vides americanas, con la intención de algunos viticultores de ensayar especies y variedades resistentes al oídio, enfermedad producida por el hongo Uncinula necator, que, procedente de América, había invadido los viñedos europeos a mediados del siglo XIX. Fue la intervención humana la que introdujo en Europa el hemíptero de la familia Phylloxeridae. La filoxera tiene la peculiaridad de que una fase biológica de su ciclo de vida se desarrolla en las hojas de la vid, y tiene una fase subterránea que produce picaduras en las raíces. Debido a ello se consideró que eran dos especies distintas. Su actividad aérea era conocida en norteamérica (y se identificó como especie, Pemphigus vitifolii). Pero en Francia lo que primero se detectó fueron las picaduras en las raíces, clasificando el insecto como Rhizaphis vastatrix. Tuvieron que transcurrir 7 años, desde que se descubrieron los primeros daños de la plaga en Francia, hasta que se determinó que en realidad se trataba del mismo insecto que el que causaba daños en las vides silvestres de norteamérica. 

 

La filoxera se propagó tan rápido y fue tan devastadora que cambió los sistemas y las zonas de producción de uva en Europa. El problema de la filoxera se controló muchos años después, cuando se utilizaron vides europeas injertadas sobre pies de especies americanas, que habían mostrado resistencia contrastada contra el insecto. 

 

Actualmente el incremento del comercio internacional de productos agrícolas y material vegetal infestado, junto al calentamiento global, que favorece el establecimiento de especies tropicales en territorios en los que anteriormente la climatología no permitía su desarrollo, son las 2 condiciones principales que han incrementado notablemente el fenómeno de las especies invasivas y las plagas transnacionales. La introducción de nuevas plagas y enfermedades es cada vez más frecuente, y su control y erradicación más difícil. El control de la propagación transnacional de plagas y enfermedades es el gran reto con el que se enfrenta la agricultura actual. La implantación de estas nuevas plagas en un nuevo entorno supone la pérdida de diversidad ecológica y la alteración de los hábitats invadidos. Además, económicamente son importantes los efectos directos, y en ocasiones irreversibles, sobre las actividades agropecuarias.

 

España es uno de los países fundadores de la European and Mediterranean Plant Protection Organization (EPPO), organización intergubernamental, que se constituye en 1951 para la cooperación entre los países en temas de sanidad vegetal. A pesar de ello, desde la segunda mitad del siglo XX se han introducido en España más de 26 nuevas plagas que afectan a la agricultura y más de 23 plagas que dañan bosques, parques y jardines (entre otros, el tigre del plátano, el picudo de la palmera, la minadora sudafricana del clavel, la mariposa de los geranios, el pulgón de los cedros, la oruga del boj, etc). Aunque sean plagas desde hace años, algunas plagas de gran impacto para los cultivos - como la polilla del tomate, el piojo rojo de California, los trips o diversas especies de mosca blanca- fueron introducidas en España hace más de 2 décadas. El Piojo rojo de California está presente en los campos españoles desde 1955, sin que la Administración Pública haya podido erradicar la plaga. Ni la legislación, ni las medidas de cuarentena, ni la lucha química contra las plagas transnacionales ha tenido éxito. No han detenido su expansión ni su acción sobre los cultivos. 

 

Durante la primera mitad del siglo XX se introdujo, y se aclimató en España, el piojo rojo de california, actualmente una de las principales plagas que afecta a los cítricos en España. Su tratamiento químico se realiza principalmente mediante productos que contienen la materia activa Imidacloprid. Pero estos insecticidas, como se ha hecho evidente recientemente, junto a otros de la misma familia, los neonicotinoides, tienen como consecuencia la disminución de la población de las abejas en Europa. Años de tratamiento no han servido más que para dañar irremediablemente el medio ambiente.

 

Piojo rojo de California

Cochinilla del laurel

Mosca blanca



En los años 40 se identificaron ejemplares en España de mosca blanca es una plaga de gran importancia económica por los daños que causa y por el coste que supone su control, pues se trata de una especie muy resistente a los fitosanitarios. Además es vector de numerosos virus, entre ellos el TYLCV (virus del rizado amarillo del tomate, o virus de la cuchara)

 

 

Nombre común

PIOJO ROJO DE CALIFORNIA

Nombre científico

Aonidiella auranti

Orden

Homoptera

Familia

Diaspididae

Hospedero

cítricos, frutales, etc. se le puede encontrar sobre rosal, olivo, ficus, algodón, peral, etc

Origen

Sudeste Asiático

Introducción en España

Alicante, 1955

Daños

El daño fundamental es el estético ya que al situarse sobre la piel de los frutos y producir clorosis,  los deprecia comercialmente. Sin embargo, Infestaciones severas pueden la caída de hojas, muerte de ramas, caída de frutas, disminución de los rendimientos, y hasta la muerte del árbol 

Invasives species compendium

https://www.cabi.org/isc/datasheet/5849



Nombre común

COCHINILLA DEL LAUREL

Nombre científico

Protopulvinaria pyriformis

Orden

Homoptera

Familia

Coccidae

Hospedero

aguacate, cítricos, laurel, etc.

Origen

continente americano

Introducción en España

1948

Daños

Prácticamente todos los laureles ornamentales tienen esta plaga. Por la acción de la plaga, se produce un debilitamiento de la planta por succión de la savia. Además el insecto segrega una melaza , de la cual se alimenta el hongo negrilla, que invade la superficie de la hoja, reduciendo la capacidad fotosintética y respiratoria.

Invasives species compendium

 



Nombre común

MOSCA BLANCA DEL TABACO

Nombre científico

Bemisia tabaci

Orden

Homoptera

Familia

Aleyrodidae

Hospedero

Cultivos herbáceos (patata, tomate, melón, algodón, etc, y plantas ornamentales.

Origen

India

Introducción en España

Años 40

Daños

Produce daños por su alimentación, pues succionan savia y producen un debilitamiento generalizado de la planta, al segregar una melaza por la cual se infecta con el hongo negrilla, y porque además es vector de más de cien virus los tipos Begomovirus, Crinivirus y Carlavirus.

Invasives species compendium

https://www.cabi.org/isc/datasheet/8927

 

En los años 60, se introdujo en España otra plaga que afecta a los cítricos, la mosca blanca algodonosa. Las moscas blancas son originarias de zonas tropicales y subtropicales, que habitan principalmente entre las latitudes 30º norte y 30º sur. Pero actualmente diversas especies están presentes en todo el mundo. Existen más de 60 especies de moscas blancas que dañan los cítricos, pero sólo algunas pueden producir pérdidas económicas relevantes. 

 

La mosca blanca algodonosa se expandió rápidamente por la Península Ibérica, causando inicialmente graves daños. 



Mosca blanca algodonosa



Nombre común

MOSCA BLANCA ALGODONOSA

Nombre científico

Aleurothrixus floccosus

Orden

Homoptera

Familia

Aleyrodidae

Hospedero

cítricos

Origen

parte tropical y subtropical de América

Introducción en España

Málaga, 1968

Daños

Su acción provoca pérdidas de cosecha y debilitamiento de los árboles. La secreción de melaza favorece el desarrollo de fumaginas (negrillas), ocasionando una disminución de la actividad fotosintética y una depreciación de la calidad de los frutos afectados.  En ataques intensos, se puede observar inhibición del crecimiento en ramillas, pérdida de vigor en la planta y reducción en su producción.

Invasives species compendium

https://www.cabi.org/isc/datasheet/4538



En la década de los 70 se introdujo en España la Grafolita molesta, una importante plaga, que afecta a los frutales de hueso y pepita. Actualmente la plaga está presente en la mayoría de las zonas productoras. Su incidencia se ha incrementado notablemente en los últimos años, especialmente en frutales de pepita, en los que se han registrado daños de hasta un 30%.

En esa década se introdujo también la Lyromiza trifolii, plaga originaria de Florida, altamente polifaga (pues tiene más de 120 hospederos). Se introdujo en España en 1975. Actualmente es la especie de minadores de hojas con más presencia, y que causa más daños, en los cultivos hortícolas de invernadero del sur de España.  

En los años 70 se introdujo en España el escarabajo o gorgojo Khapra, una plaga de granos y productos almacenados de gran importancia económica en un doble sentido. Por un lado, al alimentarse esta especie produce una masa polvorienta compuesta por heces y desechos de alimentación que disminuyen el peso y la calidad del grano Y por otro lado, numerosos países la consideran una plaga cuarentenaria, estableciendo importantes restricciones en las importaciones a los países que tienen poblaciones establecidas de esta plaga. 

 

Polilla oriental del melocotonero

Minador de hojas

 

Nombre común

POLILLA ORIENTAL DEL MELOCOTONERO

Nombre científico

Grapholita molesta 

Orden

Idoptera

Familia

Tortricidae

Hospedero

Frutales de hueso, melocotonero

Origen

Asia orienta

Introducción en España

Lérida, 1975

Daños

Provoca la desecación de los brotes y galerías en los frutos. 

Invasives species compendium

 



 

Nombre común

MINADOR DE LAS HOJAS

Nombre científico

Liriomyza trifolii 

Orden

Diptera

Familia

Agromyzidae

Hospedero

hortícolas, más de 120 especies de plantas

Origen

Norteamérica

Introducción en España

Cataluña, Levante y Andalucía, 1975

Daños

Sus larvas se alimentan del parénquima foliar. Excavan galerías en las hojas, que se van necrosando.  para lo que excavan galerías que, posteriormente, se van necrosando, lo que disminuye la capacidad fotosintética de la planta.

Invasives species compendium

 



Nombre común

ESCARABAJO KHAPRA

Nombre científico

Trogoderma granarium

Orden

Coleoptera

Familia

Dermestidae

Hospedero

Granos y semillas (arroz, maíz, cebada, trigo, etc)

Origen

India

Introducción en España

1977

Daños

La manipulación o consumo de granos, semillas y productos asociados puede producir irritación de la piel y malestares gastrointestinales.

Invasives species compendium

https://www.cabi.org/isc/datasheet/55010



En los años 80 se introdujeron plagas en la Península que hoy son comunes en todos los cultivos hortofrutícolas. La causa del aumento en el número de plagas transnacionales introducidas en España en esa década probablemente se debe al aumento de las importaciones extracomunitarias de países con problemas de plagas que tenían la capacidad para adaptarse al clima y las condiciones medioambientales del Mediterráneo. La Unión Europea facilitó la importación de productos agrícolas y, desde el punto de vista fitosanitario, se redactaron reglamentos, se establecieron comisiones de trabajo, etc, pero no adoptó medidas eficientes que evitara la introducción de fauna que que pudiera afectar a los ecosistemas europeos y a la producción agrícola: la obligatoria inspección del producto en origen, mecanismos para el rechazo de mercancías, protocolos de actuación coordinada, medidas concretas, etc. Primaron los acuerdos comerciales, pero no tuvieron en cuenta la necesidad de proteger efectivamente el sistema agrícola y medioambiental de los países  europeos. El sector citrícola es el que ha sufrido en mayor medida la introducción de plagas foráneas desde los años 80, pues se han introducido en España hasta 15 plagas que afectan a los cítricos.

 

El ácaro rojo de los cítricos, que se introdujo en España en esa época, es una de las peores plagas de cítricos en todo el mundo. En Europa se encontró por vez primera en Yugoslavia en 1949, y se extendió a otros países de la zona mediterránea cercanos. La plaga se identificó por primera vez en España en 1981 en el término municipal de Alcalalí. Un año después ya se identificaron ejemplares en Castellón y Andalucía.

 

Procedente de Estados Unidos, el trip de las flores llegó a Holanda, seguramente en un cargamento de esquejes de flores en 1983. Tres años después ya se identificó la plaga en España. En ese momento no existían productos químicos en el mercado eficaces contra la plaga, así que la población se propagó rápidamente, causando graves daños. Actualmente, aunque se pueda controlar su daño directo, los daños debidos al virus TSWV ("Tomato Spotted Wilt Virus"), que es transmitido por esta especie de trips, son muy severos en ciertos cultivos, sobre todo de pimiento y tomate. Actualmente es la principal plaga de los cultivos hortícolas en las áreas de producción de clima cálido, así como para algunos frutales de hueso, cultivos florales y ornamentales. Debido a su gran capacidad de adaptación y elevada capacidad reproductiva, suelen aplicarse reiterados tratamientos químicos a lo largo de un ciclo de cultivo. Pueden realizarse hasta 20 aplicaciones específicas contra la Frankliniella occidentalis a lo largo de una campaña. La reiteración de los tratamientos les ha restado eficacia, de modo que actualmente existen dificultades para controlar la plaga como vector de TSWV.

 

Ácaro rojo de los cítricos

Trips de las flores



Nombre común

ÁCARO ROJO DE LOS CÍTRICOS

Nombre científico

Panonychus citri

Orden

Prostigmata

Familia

Tetranychidae

Hospedero

Cítricos

Origen

 

Introducción en España

Comunidad Valenciana, 1981

Daños

Decoloración difusa y mate de la epidermis de los órganos en que vive (hojas, frutos y brotes). Si el ataque es intenso, puede producir fuertes defoliaciones y pérdidas de calidad del fruto.

Invasives species compendium

 

 

 

Nombre común

TRIPS

Nombre científico

Hercinothrips femoralis

Orden

Thysanoptera

Familia

Thripidae

Hospedero

Algodón, tomate, judías, remolacha, plantas ornamentales.

Origen

África tropical

Introducción en España

Levante, 1984

Daños

Su acción se manifiesta como decoloraciones y necrosis de las hojas. Pero, fundamentalmente la gravedad de su acción consiste en que son portadores de virus, principalmente del género Tospovirus, los cuales causan pérdidas significativas en las cosechas y son incurables.

Invasives species compendium

https://attra.ncat.org/viewhtml/?id=50



Nombre común

TRIPS DE LAS FLORES

Nombre científico

Frankliniella occidentalis

Orden

Thysanoptera

Familia

Thripidae

Hospedero

 

Origen

California

Introducción en España

Almería, 1986

Daños

Además de producir decoloraciones y necrosis, deformaciones y distorsiones, la gravedad de la plaga deviene como eficaz vector del virus del bronceado del tomate (TSWV).

Invasives species compendium

https://www.cabi.org/isc/datasheet/24426




Nombre común

MOSCA BLANCA DE LOS CÍTRICOS

Nombre científico

Dialeurodes citri

Orden

Homoptera

Familia

Aleyrodidae

Hospedero

cítricos, aligustres

Origen

sudoeste asiático

Introducción en España

Alicante también, en Valencia y Baleares, 1987

Daños

Se alimenta de la savia de la planta, por lo que ataques intensos y repetidos año tras año pueden influir en la calidad del fruto. Indirectamente, la secreción de melaza favorece el desarrollo de las fumaginas o negrillas, lo que de forma indirecta puede disminuir el vigor de la planta y su rendimiento

Invasives species compendium

https://www.cabi.org/isc/datasheet/18698



Los años 90, con el incremento del comercio internacional y los efectos evidentes del cambio climático, fue la década en la que establecieron plagas y enfermedades hoy comunes en los cultivos. Algunos, como los ácaros del champiñón, el minador o la mosca blanca se han convertido en importantes plagas, que causan graves daños económicos en la agricultura.

 

Minador sudamericano

Polilla guatemalteca




Nombre común

ÁCARO PÚRPURA

Nombre científico

Calacarus carinatus

Orden

Prostigmata

Familia

Eriophyidae

Hospedero

Viburnum opulus, Camellia japonica, C. annum, C. kissi y C. caudata

Origen

Asia

Introducción en España

Pontevedra, finales 1990

Daños

Sus daños se manifiestan por la decoloración de las hojas, abarquillamiento. Si el ataque es muy intenso se produce una fuerte defoliación de la planta.

Invasives species compendium

https://www.cabi.org/isc/datasheet/21848



Nombre común

MOSCA BLANCA

Nombre científico

Paraleyrodes minei

Orden

Homoptera

Familia

Aleyrodidae

Hospedero

Cítricos, manzano, tomate como huésped alternativo en manzano, laurel y tomate de invernadero

Origen

Región Neotropical

Introducción en España

Málaga, 1990

Daños

Se producen daños directos, por succión de savia, e indirectos, por la secreción de melaza.

Invasives species compendium

https://www.cabi.org/isc/datasheet/116129



Nombre común

MOSCA BLANCA DEL LAUREL

Nombre científico

Parabemisia myricae

Orden

Homoptera

Familia

Aleyrodidae

Hospedero

Es una especie polífaga, cuyos hospedantes pertenecen a 20 géneros de 14 familias diferentes. Ataca también a los cítricos.

Origen

Asia

Introducción en España

Málaga originariamente. Expandida a Castellón, Cádiz, Tarragona y Baleares, 1990

Daños

Como sucede con otras especies de mosca blanca, los daños se producen cuando las ninfas penetran con sus estiletes los tejidos foliares para succionar la savia. Producen una reducción de la productividad de los cultivos. Además la plaga produce grandes cantidades de melaza. 

Invasives species compendium

 



Nombre común

COCHINILLA CEROSA DE FLORIDA

Nombre científico

Ceroplastes floridensis

Orden

Homoptera

Familia

Coccidae

Hospedero

cítricos y plantas ornamentales

Origen

 

Introducción en España

Málaga, 1991

Daños

Los daños se manifiestan por la caída prematura de las horas y muerte regresiva de ramitas. Un ataque intenso puede provocar la muerte de la planta. Además, la cochinilla genera melazas, que reducen significativamente la fotosíntesis, y puede dar lugar al crecimiento de hongos.

Invasives species compendium

 



Nombre común

MINADOR SUDAMERICANO

Nombre científico

Lyriomiza huidobrensis

Orden

Diptera

Familia

Agromyzidae

Hospedero

hortícolas

Origen

 

Introducción en España

Granada, 1991

Daños

Como todos los minadores, las larvas realizan galerías en el interior de las hojas.

Invasives species compendium

 



Nombre común

MINADOR DE HOJAS DE LOS CÍTRICOS

Nombre científico

Phyllocnistis citrella 

Orden

Idoptera

Familia

Phyllocnistidae

Hospedero

Cítricos

Origen

Asia

Introducción en España

Cádiz y Málaga, 1993

Daños

El daño lo producen las larvas al realizar galerías en las hojas, provocando una pérdida de superficie foliar.

Invasives species compendium

https://www.cabi.org/isc/datasheet/40831




Nombre común

ARAÑA ROJA

Nombre científico

Tetranychus evansi

Orden

Prostigmata

Familia

Tetranychidae

Hospedero

tomate, patata y tabaco

Origen

 

Introducción en España

Valencia, 1995

Daños

Los daños se manifiestan en decoloraciones y necrosis. En caso de ataques importantes puede matar a la planta

Invasives species compendium

 

 

Nombre común

ÁCARO DEL CHAMPIÑÓN

Nombre científico

Brennandania lambi

Orden

Prostigmata

Familia

Microdispidae

Hospedero

Champiñón cultivado

Origen

 

Introducción en España

Castilla-La Mancha y La Rioja, 1997

Daños

Se alimenta exclusivamente del micelo del Agaricus bisporus. La plaga pasa prácticamente desapercibida con poblaciones bajas, pero su densidad puede aumentar rápidamente, y entonces causa importantes daños, que pueden llevar a la pérdida casi total de la cosecha

Invasives species compendium

 



Nombre común

PULGÓN DE LA MADERA DEL CIRUELO

Nombre científico

Pterochloroides persicae

Orden

Homoptera

Familia

Aphididae

Hospedero

Frutales

Origen

Mediterráneo Oriental y Asia

Introducción en España

Murcia

Daños

Realiza picaduras a través de la madera del árbol para succionar la savia, debilitando el árbol. Sus daños se manifiestan en su defoliación. En infestaciones muy fuertes puede llegar a secar ramas por completo. Excretan grandes cantidades de melaza, y puede aparecer el hongo negrilla, que mancha el árbol y reduce su capacidad de fotosíntesis

Invasives species compendium

 






Nombre común

POLILLA GUATEMALTECA

Nombre científico

Tecla solanivora

Orden

Lepidoptera

Familia

Gelechiidae

Hospedero

Patatas

Origen

América Central

Introducción en España

Canarias, 1999

Daños

Las larvas se alimentan del tubérculo, y construyen galerías en su interior, llegando a destruir la patata.

Invasives species compendium

 

 

Ya tenemos conocimiento de varias plagas que se introdujeron en España a partir del año 2000. Pueden transcurrir varios años hasta que se detecta las poblaciones de las plagas transnacionales, pues generalmente tienen que aumentar las poblaciones y causar daños considerables. La industria citrícola sigue siendo muy castigada por la entrada de nuevas plagas, como la cochinilla del cítrico o el cotonet de Les Valls. Además en este último caso, la plaga, cuaternaria en muchos países, restringida hasta la fecha a África, puede suponer serios problemas para la exportación.

 

En el año 2007 se introdujo en España la Drosofila de alas manchadas, una mosca originaria de Asia que está causando graves pérdidas económicas a los productores de frutos rojos (especialmente cerezas, fresas, uvas, moras y arándanos) pero también a productores de fruta de hueso.



Cochinilla del cítrico

Drosofila de alas manchadas

 

Nombre común

PULGUILLAS DE LA PATATA

Nombre científico

Epitrix papa, E. cucumeris, E. tuberis y E. subcrinita

Orden

Coleoptera

Familia

Chrysomelidae

Hospedero

Patata, y en menor medida pimiento, tomate y berenjena.

Origen

California

Introducción en España

Galicia, Asturias y Andalucía 2004

Daños

Reducen considerablemente el valor comercial del tubérculo, pues realizan galerías en su superficie. Al alimentarse de las hojas, a plaga también causa daños a la planta.

Invasives species compendium

https://www.cabi.org/isc/abstract/20153433422



Nombre común

COCHINILLA DEL CÍTRICO

Nombre científico

Coccus pseudomagnoliarum

Orden

Hemiptera

Familia

Coccidae

Hospedero

Cítricos

Origen

Asia

Introducción en España

Comunidad valenciana 2004

Daños

Producen daños en las hojas y ramas de los árboles por la gran cantidad de melaza que producen las larvas y hembras antes de la oviposición. Se reduce la productividad del árbol y depreciando el fruto

Invasives species compendium

 



Nombre común

DROSOFILA DE ALAS MANCHADAS

Nombre científico

Drosophila suzukii

Orden

Diptera

Familia

Drosophilidae

Hospedero

Especie muy polífaga: frutos de piel blanda o maduros, cereza, fresa, kiwi, mora, etc

Origen

Asia

Introducción en España

Tarragona 2007

Daños

A diferencia de otras drosophilas, posee un oviscapto aserrado que le permite a la hembra realizar la puesta. Cuando emerge la larva, se alimenta  en el interior del fruto, acelerando su ablandamiento y caída. 

Invasives species compendium

https://www.cabi.org/isc/datasheet/109283



Nombre común

COTONET DE LES VALLS

Nombre científico

Delottococcus aberiae

Orden

Homoptera

Familia

Coccidae

Hospedero

cítricos

Origen

África

Introducción en España

Comunidad valenciana, 2009

Daños

Al alimentarse succionando la savia del árbol, se produce un debilitamiento del árbol. Además, la excreta de melaza sirve como sustrato al hongo negrilla. A diferencia de otros pseudocóccidos, pueden provocar deformaciones de los frutos y la reducción de su tamaño. 

Invasives species compendium

 



Nombre común

AVISPILLA DEL CASTAÑO

Nombre científico

Dryocosmus kuriphilus

Orden

Hymenoptera

Familia

Cynipidae

Hospedero

Castaño

Origen

China y Corea del Sur

Introducción en España

Cataluña 2012

Daños

Produce unas tumoraciones (denominadas agallas) en los brotes de las diversas especies de castaño, que causan un debilitamiento del árbol, pérdida de productividad e incluso la muerte del árbol.

Invasives species compendium

 




Estas y otras plagas han conseguido instalarse en los cultivos españoles, causando graves daños económicos a los productores, y grandes beneficios a las empresas de productos fitosanitarios. Mientras, con lentitud, los diversos departamentos de las Administraciones Públicas publican Reglamentos de contingencia:

  • Normas fitosanitarias relativas a la importación, exportación y tránsito de vegetales y productos vegetales
  • Períodos de cuarentena
  • Prohibiciones de cultivo
  • Destrucción del material contaminado
  • Indemnizaciones (en algunos casos) a los productores.
  • Medidas de control e inspección.
  • Declaración de zonas infectadas.

 Se trata principalmente de medidas de monitorización, profilácticas y (en algunos casos) tratamientos sanitarios. Pero no parece que ninguna de esas medidas haya tenido efecto alguno en el control de las plagas agrícolas descritas.

Los casos de éxito en la erradicación de una plaga foránea de un territorio indican que hace falta una acción coordinada entre la Administración, universidades y empresas privadas, en el establecimiento de estrategias de éxito definidas, y la coordinación en la aplicación. Se tiene éxito cuando se aplica un plan integral de acción coordinada, mediante la combinación de las herramientas adecuadas para la especie específica:

  • Evitar el uso de insecticidas químicos, salvo totalmente necesario.Facilitar herramientas, según la técnica acordada, por ejemplo difusores de feromonas si se considera que la medida de control adecuada es la confusión sexual.
  • Alertas de aplicación en momentos oportunos,
  • Aplicaciones aéreas (por ejemplo de feromonas) cuando corresponda.

En todo caso, cada recurso fitosanitario debe ser utilizado según la incidencia de la plaga en cada territorio, y en el momento adecuado para hacer más efectivo el control.

 

Post relacionados

 

La globalización, también en las plagas

El peligro de la globalización del comercio y el cambio climático en la diseminación de las plagas y enfermedades vegetales en nuevos territorios.

El reto de las plagas transfronterizas.

 

Ante el cambio climático, la prevención de plagas como medio de control

El cambio climático incrementará el problema de las plagas en los cultivos

 

Cambio climático y control de plagas







Ver mas
Claves del control químico del Piojo rojo de California

Claves del control químico del Piojo rojo de California

Futurcrop - 18-08-2019

El Piojo rojo de California (Aonidiella aurantii) se caracteriza porque se protege mediante un escudo o escama protectora, contra las agresiones físicas y químicas. La dureza e impermeabilidad de esta escama protectora dificulta el control de la plaga mediante insecticidas de contacto.

El manejo de esta cochinilla mediante la utilización de productos químicos está ampliamente extendido. Sin embargo, los tratamientos químicos, a veces indiscriminados, tienen efectos negativos sobre los enemigos naturales de la plaga, que ayudarían a controlarla naturalmente, la frecuente aparición de resistencia en las poblaciones a los insecticidas químicos, así como la presencia de residuos tóxicos en los alimentos, y la contaminación ambiental, son motivos por los cuales los productores buscan métodos alternativos de control.

La práctica habitual de aplicar tratamientos indiscriminada y repetidamente no hace sino empeorar la posibilidad de control de la plaga mediante insecticidas de síntesis.  Por ejemplo, se ha demostrado que la aplicación de productos insecticidas organofosforados y carbamatos en momentos poco adecuados, genera resistencias y reduce su capacidad de control sobre la plaga. 

El aspecto principal que determina la eficacia de los tratamientos es su discrecionalidad, que se realicen en el momento adecuado. Los insecticidas afectarán a las poblaciones de la cochinilla en mayor o menor grado dependiendo, entre otros factores, del momento en que se efectúen las aplicaciones en relación a la fenología de la plaga, debido a que los distintos estados de desarrollo presentan diferente sensibilidad a los productos químicos. A este respecto, se han realizado distintos experimentos y trabajos de campo que han obtenido las siguientes conclusiones.

Estado de desarrollo de la plaga

Tratamiento

Efecto

Investigador

Hembras grávidas y los momentos de mudas

Organofosforado mercaptotion

Significativamente más tolerantes a los tratamientos

Abelrahman

El primer estadio de desarrollo larvario(L1)

Organofosforado metidation

El momento más sensible al tratamiento

Schoonees y Giliomee

Hembras adultas fertilizadas

Organofosforado metidation

El insecto ofrece mayor resistencia al tratamiento.

Schoonees y Giliomee

Durante el incremento en la producción de larvas móviles al comienzo de cada generación.

Organofosforado clorpirifos

Mejores momentos de tratamiento

Walker et al.

Larvas móvies

Aceites minerales

Particularmente sensibles al tratamiento

Davidson et al.

Un escudo más grueso y el desarrollo de la membrana ventral, son características que interfieren con la penetración y dispersión del producto debajo del escudo

Aceites minerales

la susceptibilidad de A. aurantii a la aplicación de aceite decrece con la edad de la cochinilla

Riehl

Pprimer estadio de desarrollo de la cochinilla

Buprofezin

Genera mayor mortalidad

Yarom et al

Aplicando los plaguicidas al máximo de inmaduros de la primera generación del año

Por orden de eficiencia: Metidatión y clorfenvinfos seguidos de aceite mineral, clorpirifos, metilacinfos y piriproxifen

Alta eficacia del tratamiento

Costa-Comelles et al.

 

Curiosamente ninguna empresa productora indica el momento óptimo de tratamiento, teniendo en cuenta el desarrollo biológico de la plaga, para realizar tratamientos eficientes. Pero el conocimiento del estado de desarrollo de la plaga permite planificar tratamientos eficientes y ahorro en costes fitosanitarios.

Existe la dificultad de determinar el momento exacto de desarrollo biológico. Sin embargo, ya es posible, con los cálculos realizados por FuturCrop determinar con exactitud el momento real en los siguientes estadíos de desarrollo del Piojo rojo de California y así aplicar los tratamientos en los momentos de mayor vulnerabilidad de la cochinilla.

 



Post relacionados

Youtube: Consejos de tratamiento para el Piojo rojo de California

Los 10 errores más frecuentes en el control de plagas agrícolas

Cálculo automático del Ciclo Biológico de los insectos para el control de plagas

Los avisos de riesgo de plagas ayudan a la identificación de su especie en todos sus estados de desarrollo

Resistencias de las plagas a los fitosanitarios, por el uso y el abuso

Ver mas
La desinfección de suelos agrícolas

La desinfección de suelos agrícolas

Futurcrop - 14-08-2019

 La agricultura intensiva supuso la sustitución de determinadas técnicas de desinfección de suelos, que suponen mayor laboreo, por productos químicos, más rápidos, económicos y que suponen menos esfuerzo para el productor. Ciertas prácticas agrícolas tradicionales como el barbecho, la realización de labores profundas de suelo, la rotación de cultivos, o el abonado en verde, permitían tener un suelo rico en microorganismos antagonistas de patógenos. Pero la agricultura industrializada simplificó esos procesos, acortó tiempos para la producción y ahorró costes mediante el uso de sustancias químicas. En los años 70 se empezó a utilizar el bromuro de metilo como desinfectante del suelo en diversos cultivos, aunque en realidad es un eficiente fumigante de amplio espectro. Se convirtió en el método preferido por muchos productores en todo el mundo para combatir miriápodos y nemátodos. Se trata del producto idóneo para la agricultura industrializada, pues es un producto económico y de fácil aplicación. Pero en el Protocolo de Montreal (1989), protocolo del Convenio de Viena para la protección de la capa de ozono, se registró el bromuro de metilo como una de las sustancias reductoras del ozono, y se recomendó una limitación progresiva en su uso hasta su prohibición global en el año 2015. 

Muchos productores agrícolas consideran que el bromuro de metilo no cuenta con sustituto para sus aplicaciones por lo que, a pesar de las evidencias científicas, en algunos países se continúa empleando.

Precisamente, la agricultura industrializada no favorece el equilibrio del suelo y el control natural de los patógenos y, por tanto, tiene la necesidad de seguir controlando los patógenos del suelo de una manera rápida, simple y económica. Ante los problemas que genera el uso del bromuro de metilo, se empezó a generalizar el uso agrícola del 1,3-dicloropropeno, principalmente en combinación con la cloropicrina, como desinfectante del suelo, que controla nemátodos, insectos, hongos, y porque además tiene un efecto secundario contra las malas hierbas.

El 1,3-dicloropropeno es ampliamente utilizado en todo el mundo, a pesar de que varios estudios ponen en duda la inocuidad de la sustancia para la salud humana. En los Estados Unidos de América, el Departamento de Salud y Servicios Humanos  (DHHS) ha determinado que el 1,3-dicloropropeno puede ser razonablemente considerado como cancerígeno,la Agencia de Protección Ambiental (EPA) ha clasificado el 1,3-dicloropropeno como probable cancerígeno para los humanos. Y la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) determinó el 1,3-dicloropropeno como posiblemente cancerígeno para los humanos.  

En Europa, 14 países europeos se oponen a la utilización del 1,3-dicloropropeno, y por consiguiente el uso de la materia activa está prohibido desde el año 2007, al excluirlo del Anexo I de la Directiva 91/414/CEE por la Decisión 2007/619/CE de la Comisión de 20 de septiembre de 2007 [DO L 249 de 25.09.2007]. 

Tras varias Directivas y Reglamentos (CE), pues el fabricante realizó modificaciones para salvar las deficiencias que se habían detectado, finalmente, el Reglamento (CE) No 1107/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 20091 (en adelante, Reglamento de Fitosanitarios) establece que no se pueden comercializar sustancias activas, ni los productos fitosanitarios que las contengan si tienen efectos adversos para la salud humana, animal o el medio ambiente. Y el 1,3-dicloropropeno quedó excluido.

Pero la gestión de plagas contempla imprevistos que debe permitir cierto margen de libertad a los estados miembros, dependiendo de las situaciones específicas y excepcionales que puedan suceder. Así el Reglamento de fitosanitarios de la Unión Europea permite, en el artículo 53 (CE) núm. 1107/2009, la posibilidad de que los estados miembros decreten autorizaciones excepcionales -especificando cuál es la plaga y la situación de emergencia fitosanitaria a la que atiende el Decreto- para la comercialización de la materia activa por un periodo de 120 días. 

Amparándose en ese artículo, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación del Gobierno de España aplica la excepcionalidad del uso del 1,3-dicloropropeno rutinariamente, justificando su uso en la falta de sustituto del bromuro de metilo. Las repetidas autorizaciones excepcionales convierten lo que debería ser habitual en rutinario. Al no justificar la situación de emergencia que permite la autorización especial, y al repetir consecutivamente las autorizaciones de comercialización de productos prohibidos por la Unión Europea, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, así como los órganos competentes de las Comunidades Autónomas, parecen apostar por el uso preventivo de un producto prohibido por la Unión Europea debido a su alta toxicidad.

La asociación de Ecologistas en Acción ha elaborado un informe sobre lo que considera un mal uso de las autorizaciones excepcionales que permite el Reglamento de Fitosanitarios. En el informe se dice:

“El número de autorizaciones excepcionales autorizadas en España entre 2013 y 2017 fue de 365. En 2018, sólo entre abril y julio estuvieron vigentes más de 38 autorizaciones excepcionales de productos plaguicidas que permitieron el empleo de plaguicidas en concentraciones superiores o en usos diferentes a los autorizados. Diez de esas sustancias no estaban autorizadas por su elevada toxicidad y 15 fueron identificadas como disruptores endocrinos. Los datos describen cuatro meses plenos de excepciones, en los que se posibilitó el empleo de productos fitosanitarios en concentraciones superiores o en usos diferentes a los autorizados, e inclusive, como ya se ha indicado, la utilización de 10 sustancias activas no autorizadas, en su mayor parte, por constituir por su toxicidad un riesgo inaceptable para la salud humana o el medio ambiente, y otras 15 con propiedades de alteración endocrina, las cuales tienen la capacidad de alterar el equilibrio hormonal y pueden alterar la fisiología a lo largo de la vida del individuo, desde el desarrollo fetal hasta la edad adulta , lo que resulta extremadamente preocupante, ya que este tipo de sustancias por sus especiales características no tienen un nivel seguro de exposición. Muchas de estas autorizaciones, como por ejemplo las de los plaguicidas 1,3-dicloropropeno y la cloropicrina, se repiten año tras año sin justificar la existencia de una plaga y con la única base que la de no tener sustitutos eficaces.” [al bromuro de metilo]

 

Ecologistas en Acción tienen en curso un proceso judicial contencioso administrativo contra las derogaciones temporales emitidas por la administración española.

En realidad sí existen alternativas al bromuro de metilo y al 1,3-diclorpropeno: la rotación de cultivos, determinar la época de plantación para coincidir con los niveles más bajos de densidad del inóculo, realizar labores profundas del suelo (para enterrar los patógenos y estimular los microbios antagonistas), el barbecho, el abonado en verde que, cuya descomposición estimula la actividad de microorganismos antagonistas, acolchados, enmiendas orgánicas mediante estiércol o subproductos agrícolas, etc. De hecho, el incumplimiento sistemático de la legislación impide que se investiguen otras alternativas, seguras para la salud humana, el respeto al medio ambiente y la sostenibilidad de los suelos agrícolas, como pueden ser la biosolarización de los suelos, el uso del vapor de agua, o la utilización del agua caliente. Además, la investigación sobre las propiedades nematicidas y microbianas de algunos compuestos naturales volátiles ha sido promisoria para el desarrollo de nuevos tratamientos del suelo, tanto para el control de nemátodos como de otros patógenos del suelo. La adición de estos materiales volátiles al suelo mejora poblaciones de hongos y bacterias que son conocidas antagonistas de algunos patógenos vegetales. 

 

Vínculos externos

Conclusion on the peer review of the pesticide risk assessment of the active substance 1,3-dichloropropene, European Food Safety Authority (EFSA) EFSA Journal 2009; 7(10):1341

Informe de Ecologista en Acción

Una selección de las mejores alternativa al bromuro de metilo y al 1,3-diclopropeno se puede ver en Eliminación Del Bromuro De Metilo en Países en Vias de Desarrollo, Numa, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, 2014.

 

 

Post relacionados

 

Nemátodos formadores de nódulos, José Manuel Torres

El sagrado balance natural de los suelos agrícolas, Sergio Caraveo

 

Ver mas
Cómo controlar la Psila del Peral

Cómo controlar la Psila del Peral

Futurcrop - 08-08-2019

Hasta la segunda mitad del siglo XX, la psila del peral (Cacopsylla pyri) era considerada una plaga secundaria. El problema del control de esta plaga aumentó como consecuencia del uso intensivo de pesticidas y ciertas técnicas de la agricultura intensiva. 

 

El tratamiento químico generalizado para controlar la Psila del peral consiste en un mínimo de momentos de aplicaciones: una fase de tratamiento que se realiza con la caída de la hoja, dirigido a los adultos de invierno, utilizando piretroides, pesticidas no selectivos y por consiguiente dañinos contra la fauna auxiliar beneficiosa de la plaga. Un segundo momento de tratamientos, al final del invierno, igualmente utilizando piretroides de amplio espectro, con el fin de eliminar las hembras, que están a punto de realizar las primeras puestas. Y la fase de tratamientos realizados durante la primavera y el verano, dirigido a eliminar los huevos y ninfas de la segunda generación, por los daños que causan en brotes y frutos. Muchas de las materias activas que se utilizaban hace 10 o 15 años, están actualmente prohibidas (por ejemplo, hexaflumuron -prohibido en 2004-, y triflumuron -en 2009), 

 

El problema que plantea la Psila del peral es su presencia constante en los cultivos, pues hiberna como adulto y, a partir de los 10ºC, se activa y comienza la fase de apareamiento y puesta de huevos. Por ese motivo, los agricultores que realizan exclusivamente control químico aplican tratamientos básicamente durante todo el año, incrementándolos a partir del cuajado del fruto.

 

Sin embargo, la realidad es que cuanto más insecticidas químicos no selectivos se utilicen para controlar esta plaga, con mayor facilidad desarrollará resistencia a los mismos y menos enemigos naturales (depredadores y parasitoides) la controlarán naturalmente. La repetición de tratamientos de amplio espectro eliminan las poblaciones de Anthocaris sp., Chrysoperla carnea, Orius, que de manera natural mantenían el control de la Psila.

 

La Psila del peral es una cicadela pequeña (Cicadellidae) con alas traslúcidas. Su color y tamaño varía según sean los especímenes que sobreviven al invierno o se desarrollen en verano.

 

En invierno es de color castaño oscuro y de unos 3 mm de largo, con bandas claro-oscuras sobre el abdomen.

En verano es más clara y algo más pequeña.

 

Como todos los insectos, su desarrollo biológico está directamente condicionado por las condiciones meteorológicas. Por ejemplo, con una temperatura de unos 10º C la Psyla necesita alrededor de 100 días para completar su ciclo de vida (de huevos a adultos); en cambio, con una temperatura media de 23º C su desarrollo completo sucede en apenas un mes. Con temperaturas superiores su ciclo de vida puede reducirse a una semana. Por tanto no es posible determinar el momento adecuado de los tratamientos por las estaciones meteorológicas o los días de calendario. Porque el desarrollo del ciclo biológico puede variar tanto que los tratamientos sean ineficientes, se dañe innecesariamente el medio ambiente, se incorporen residuos químicos a los frutos y se realice un gasto innecesario.

 

En el calendario de eventos biológicos de la plaga que calcula FuturCrop (Figura I) -en este caso para el cultivo del peral en un campo específico de Cataluña-, podemos observar cómo se acorta el ciclo de vida de la psylla del peral en los meses de Junio-Agosto. De hecho, los agricultores, aunque desconocen las fechas concretas, saben que se acorta el ciclo de la plaga e incrementan la frecuencia de los tratamientos químicos, hasta realizar pulverizaciones semanales, con la esperanza de que algún tratamiento contra huevos y ninfas acabe teniendo efecto. En este sentido, conocer con precisión, incluso predecir, los momentos de desarrollo del ciclo biológico incrementa en un 80% la eficiencia del tratamiento.

 

Calendario de desarrollo biológico de plagas


Tabla I.
Los cálculos que realiza FuturCrop se muestran en forma de calendario, indicando gráficamente el inicio de las fases

de huevos y adulto de la Psila del Peral, para un campo específico de Cataluña.



En general, se sabe de la Psila del peral que su actividad como adultos se inicia en enero y prácticamente acaba en octubre, y que el número de generaciones que realiza está entre 6 y 9 durante un ciclo vegetativo del peral. Pero estas generalidades pueden cambiar, dependiendo de las condiciones climatológicas variables, como se puede observar en la integral térmica que calcula FuturCrop (tabla II).

 

 

Tabla II

 

El desarrollo de la psylla del peral pasa por cinco estados de ninfa que se alimentan de la savia de la planta, y que son los principales causantes de la melaza sobre las hojas y ramas. 

 

Ninfas iniciales

3er instar

4º instar

5º instar

 

Las ninfas de la primera generación penetran en las yemas y allí se refugian de los tratamientos. En las demás generaciones se encuentran entre los brotes de crecimiento y en las axilas de las hojas.

 




Los daños causados por la Psila del peral son fácilmente reconocibles:

 

  • Daños directos
    • Asociados a las picaduras que realizan las ninfas y adultos para succionar la savia, provocando debilitamiento de la planta, la reducción del crecimiento de las partes vegetativas, o malformaciones
    • La excreción de una melaza pegajosa sobre los órganos atacados, que da lugar a manchas y necrosis, reducen la inducción floral, dificulta la fotosíntesis y provoca la depreciación de los frutos para el mercado.
  • Daños indirectos, en tanto que los adultos de la Cacopsylla piri son insectos vectores de la transmisión del fitoplasma asociado al decaimiento del peral, células procariotas (no virus), parásitos del floema de las plantas. El fitoplasma lo adquiere la psylla al alimentarse de una planta infectada, y lo transmite a una planta sana mediante la saliva, al alimentarse del floema. El fitoplasma se reproduce en el cuerpo del insecto, por tanto el insecto infectado lleva el patógeno durante toda su vida.

Los síntomas de la presencia de estos patógenos son amarilleo o clorosis, enrojecimiento precoz de las hojas, esterilidad de las flores, los pétalos adoptan un color verde, onanismo, enrolamiento de las hojas, decaimiento, etc. Con el tiempo, el árbol puede llegar a morir.

El aspecto fundamental para el éxito del control de la Psila del peral es el conocimiento detallado de su ciclo de vida. Las primeras formas de adulto hibernante aparecen en septiembre, refugiándose individualmente o en pequeños grupos, generalmente en la corteza del árbol, Cuando aumentan las temperaturas, los primeros adultos comienzan su actividad, alcanzando las hojas apicales, donde punzan los brotes con sus estiletes, succionan la savia y excretan melaza. En el mes de enero las hembras alcanzan su madurez, pueden aparearse y poner huevos. Pero la temperatur, que no es una constante en la Naturaleza, determina el momento en que se inician esos procesos, y su duracción. La temperatura real del campo es la base del cálculo que realiza FuturCrop para determinar las fechas de las fases de desarrollo de la plaga, para conseguir así que los tratamientos se limiten a su eficiencia.

 

El muestreo del cultivo es fundamental para verificar el estado de desarrollo y la densidad poblacional de la plaga. Teniendo en cuenta la fenología del peral, durante la prefloración es necesario hacer un seguimiento de la proporción de machos y hembras, y de la madurez de éstas a partir de las capturas realizadas, así como un control  de las puestas de huevos. Durante el período de post-floración es conveniente realizar una inspección visual de los corimbos (antes del cuajado) o de los brotes (después de cuajado). El período entre la aparición de la yema roja hasta la coloración del fruto es un momento de especial vigilancia.

 

Además, se pueden realizar medidas preventivas para el control de la Psila del peral, como son evitar el exceso de fertilización nitrogenada y el exceso de vegetación, o realizar poda en verde, es decir, cuando el árbol no tiene fruta, una poda de los brotes más jóvenes que es donde se situará la Psila.

 

Post relacionados

Cómo la aplicación de insecticidas ha creado problemas donde no los había

Cómo favorecer la biodiversidad y el control biológico de plagas

Software para el control eficiente de la Carpocapsa (Cydia pomonella)

Los 10 errores más frecuentes en el control de plagas agrícolas

Cálculo automático del Ciclo de Biológico de los insectos para el control de plagas

Ahorro de hasta el 60% en tratamientos fitosanitarios de las principales plagas del peral

 

 

Ver mas
Control de plagas y transferencia tecnológica: Bactrocera zonata

Control de plagas y transferencia tecnológica: Bactrocera zonata

Futurcrop - 17-07-2019

Diferentes investigaciones entomológicas nos han ayudado a entender el ciclo biológico de muchas plagas que atacan a los cultivos. Actualmente tenemos mucha información entomológica útil para el control de plagas. Pero en general la aplicación práctica de esos conocimientos es difícil para el productor agrícola. Sirva de ejemplo la Bactrocera zonata, también llamada mosca del melocotón, es una importante plaga en la Cuenca del Mediterráneo y el Oriente Próximo, que afecta a múltiples frutas y hortalizas, y que por su importancia económica ha sido muy estudiada. Se trata de una plaga que afecta gravemente a los cultivos pues puede ocasionar pérdidas del 100% de la cosecha en los campos no tratados, incluso un 30% de pérdidas en los cultivos tratados con insecticidas. 

 

De la Bactrocera zonata sabemos que las fases de huevo, larva y el desarrollo reproductivo del adulto están influenciados por la temperatura del aire, y que, por el contrario, el desarrollo de la pupa está influenciada por la temperatura del suelo. 

  • Que la plaga se mantiene activa a lo largo del año cuando la temperatura sobrepasa los 16ºC. 
  • Que el período de pre-ovoposición es de 10 a 23 días. La hembra deposita una media de 137 huevos en grupos de 2 a 9 bajo la corteza del fruto huésped, eclosionando a los 2–3 días. 
  • Que las larvas se alimentan del fruto durante 1 a 3 semanas, y empupan en el suelo enterrándose entre 2 a 15 cm. de profundidad. 
  • Que la fase de pupa varía entre 4 días en verano a 6 semanas en invierno. 
  • Que en condiciones óptimas el ciclo biológico se puede completar en 20 días prolongándose en temperaturas más bajas. 
  • Y que a lo largo del año puede tener de 7 a 12 generaciones. 

Sabemos que básicamente la plaga se trata mediante actuando sobre los machos adultos, utilizando como atrayente el metil-eugenol. Y que existen otras medidas, como la retirada de frutos, tratamientos de suelo, etc, 

 

Pero ese conocimiento de la plaga, que requiere un monitoreo constante y un control sistemático de la temperatura ¿cómo se traduce en efectos prácticos para el agricultor? Los momentos de tratamiento no se pueden determinar por fechas de calendario, y mucho menos repitiendo tratamientos, que es lo que suele hacer el agricultor sin conocimientos específicos, porque esa técnica es ineficiente, medioambientalmente dañina y encarece innecesariamente la producción.

 

No existen reglas genéricas en la agricultura, y es necesario considerar multitud de variables. A efectos prácticos, el control de la plaga, tenemos un conocimiento impreciso, a no ser que se controlen todas las variables:

  • El período de oviposición puede variar en 13 días, y otros 3 días de posible diferencia en la eclosión de huevos.
  • El período larvario puede durar de 1 a 3 semanas.

 

El conocimiento entomológico que tenemos de las plagas, que serviría para determinar qué estado de desarrollo a monitorear, o el momento más eficiente de tratamiento, es un conocimiento propio de especialistas. 

 

Pero el desarrollo de las plagas está asociado a variables climáticas, el ciclo biológico de la Bactrocera zonata depende en gran medida de la temperatura. Y utilizando estas variables para realizar los cálculos que realizaría un especialista en control de plagas, estableciendo  inferencias mediante técnicas de Inteligencia Artificial, y comunicando a los productores a través de una conexión a internet, es posible transferir ese conocimiento especializado, que permite optimizar las técnicas de control de plagas. En este sentido, FuturCrop actúa como un experto en entomología que calcula el momento en que las plagas inician sus fases biológicas, huevos, larvas, pupas, adulto, etc, con el fin de optimizar procesos como monitoreo y tratamientos. 

 

 

 

Post relacionados

FuturCrop mejora el monitoreo de plagas y la eficacia de sus tratamientos.

El ciclo biológico de las plagas: cálculo fenológico vs cálculo en días

Software que utiliza Inteligencia Artificial para el control de plagas.

La informática aliada para acotar los daños por plagas en agricultura.

Ver mas
Insectos depredadores para el control biológico de plagas

Insectos depredadores para el control biológico de plagas

Futurcrop - 05-07-2019

La agricultura requiere un control sostenible de plagas, puesto que el control químico se enfrenta en el futuro con serias limitaciones, como son las cada vez más frecuentes restricciones legislativas, el desarrollo de resistencias en las plagas a la acción de los insecticidas químicos, el deterioro medioambiental o la acumulación de residuos químicos en los alimentos. Las soluciones biológicas al control de plagas se desarrollan como técnicas complementarias y sostenibles en el control integrado de plagas. La introducción de depredadores y parasitoides se ha demostrado como una alternativa viable a la dependencia absoluta de los plaguicidas químicos. Muchos agricultores ya utilizan habitualmente las larvas de la mosca Aphidoletes aphidimyza (Cecidomyiidae) o las larvas del díptero Episyrphus balteatus (Syrphidae), para el control de los pulgones, o las chinches del género Orius (Anthocoridae) para controlar la densidad poblacional de los trips. Determinadas especies de depredadores ya son conocidas por su acción en el control de plagas, como Stethorus punctillum, Coccinella septempunctata, Cryptolaemus montrouzieri, Chrysoperla spp. (Chrysopidae), y un largo etcétera.

 

Pero se necesita tener un conocimiento más profundo sobre la dinámica de las relaciones entre las plagas, los cultivos y los agentes de control biológico. Se sabe, por ejemplo, que la naturaleza transitoria de los cultivos anuales y las prácticas asociadas de producción (labranza, control de malezas, aplicaciones de plaguicidas, cosecha, quema, períodos de descanso y rotaciones) limitan el número, diversidad e impacto de los depredadores. Mientras que los cultivos perennes son menos afectados por la labranza o la cosecha destructiva, por lo que se favorece la actividad de los depredadores.

 

Entre otras cosas, es preciso entender los efectos del clima en esa relación. Tanto los parasitoides como los depredadores son poco eficaces con temperaturas altas, y funciona bien con temperaturas moderadas. El desarrollo de los cultivos también parece condicionar la eficacia del control biológico, pues se suele indicar su poca eficacia al inicio del cultivo. El ciclo de desarrollo de la plaga también condiciona la eficacia de la acción de parasitoides y depredadores. Por ejemplo, si se pretende combatir gusanos cortadores (noctuidos) mediante la suelta de crisopas, es conveniente hacerlo durante la fase de mayor abundancia de huevos de la plaga, pues las crisopas se alimentan de los huevos de esta familia. La manipulación inteligente de los complejos de depredadores para el control biológico en sistemas de cultivos, requiere del conocimiento de la taxonomía y biología del depredador, su especificidad y de las tasas de depredación. Y es importante conocer los momentos de desarrollo de la plaga para optimizar o favorecer su control. Se puede calcular con un programa de Inteligencia Artificial como FuturCrop la fecha prevista en que la plaga llegará a sus fases de desarrollo biológico, y de este modo planificar los tratamientos y tomar las medidas preventivas posibles.

 

La Naturaleza mantiene un equilibrio entre las especies, pero el hombre altera ese equilibrio mediante el uso de insecticidas químicos. Por ese motivo, un uso limitado o reducido de insecticidas permitirá a la fauna auxiliar autóctona ejercer su función parasitoide o depredadora. Conociendo los tipos de insectos depredadores, favoreciendo su supervivencia y respetando su entorno es posible beneficiarse de su acción como controladores biológicos de plagas. 

 

Cuando ciertos grupos de plagas carecen de parasitoides, los depredadores son los únicos enemigos naturales eficientes. Éste es el caso de los adélgidos (los escarabajos derodóntidos, cuyos enemigos naturales son las catarinitas, o mariquitas), o el caso de los ácaros fitófagos (depredados por ácaros, coccinélidos). Además, cuando los depredadores realizan una selección restringida de presas puede ser usados idóneamente en programas de control biológico 

 

Principales Órdenes y Familias de Insectos Depredadores

Los insectos depredadores de plagas agrícolas se clasifican del siguiente modo, según su Orden y Familia taxonómica: 

 

COLEÓPTEROS

Los Coleópteros, comúnmente denominados escarabajos, conforman un Orden diverso y heterogéneo, integrado por unas 375.000 especies. Por ese motivo sus características y sus hábitos son muy distintos. Los crisomélidos y bupréstidos, por ejemplo, constituyen plagas para la agricultura; pero otras especies como los coccinélidos (comúnmente, mariquitas) son importantes depredadores de pulgones, escamas, cochinillas, larvas de mosca blanca y otras plagas. Una sola larva de mariquita puede devorar entre 50 y 150 pulgones diarios, según su estadio larvario, un adulto puede depredar 80 pulgones diarios, y una hembra puede poner más de 1 millón de huevos durante su ciclo de biológico. Son por ello los depredadores más conocidos en la agricultura, y que más éxito están teniendo en la lucha biológica contra plagas.

La introducción de la mariquita Rodolia cardinalis (Mulsant) para el control de la escama acanalada algodonosa (Icerya purchasi) en California durante los años 1880s, inició lo que actualmente se conoce como el control biológico clásico, consistente en la introducción de una especie exótica para el control de una plaga, con el objetivo de que forme parte de la fauna autóctona.

 

Chilocorus bipustulatus

Adonia variegata

Adalia bipunctata

cycloneda sanguinea

Coleomegilla maculata

Otras familias de los Coleópteros, también depredadoras, son los cléridos, escarabajos de un tamaño entre 2,5 y 15 mm. En su fase larvaria y en su fase adulta son depredadores de larvas de lepidópteros, picudos y chicharritas. Muchos de ellos viven en ambientes forestales y se alimentan de insectos comedores/perforadores de madera. Pero hay también hay cléridos como Trichodes sp. que se alimentan de insectos que se alimentan de polen. Algunos Trichodes se alimentan de polen en su estado adulto.

 

Teloclerus compressicornis

Tilloidea transversalis

Trichodes leucopsideus

Clerus mutillarius

Allonyx quadrimaculatus

Tilloidea transversalis

 

Los melíridos son depredadores de huevos, larvas, pupas y pequeños adultos de insectos de cuerpo blando. Durante su fase larvaria se alimentan de todo tipo de insectos, pero durante su fase adulta se alimentan de insectos que se alimentan del polen de las flores. 

 

Hypebaeus flavicollis

Dasytes plumbeus

Dasytes caeruleus 

 

 

Los carábidos habitan en el suelo, refugiados bajo piedras o entre la hojarasca, donde se alimentan de insectos, lombrices y caracoles. Como la mayoría de los escarabajos de tierra son oportunistas, es decir devoran cualquier artrópodo que cruza por su camino, siendo el único factor limitante el tamaño de la presa. También pueden alimentarse de fruta madura. 

Tienen un cuerpo delgado, más bien aplanado dorsoventralmente, las mandíbulas muy visibles y poderosas, y las patas largas, con 5 artejos en los tarsos. Son insectos grandes, que pueden llegar a medir 60 mm de longitud. La mayoría de las especies tienen colores brillantes: negro, verde metálico, dorado, violeta.

 

Phosphuga rostrata

Calosoma scrutator

Calosoma auropunctatum

 

Calosoma semilaeve

Calosoma scrutator

 

 

HEMÍPTEROS

Los antocóridos son pequeños depredadores de ácaros e insectos de pequeño tamaño y cuerpo blando, como pulgones, trips, ninfas de mosca blanca, araña roja y pequeñas larvas de homópteros, huevos de lepidópteros e himenópteros. Ponen sus huevos en las hojas infestadas por las plagas. Al eclosionar los huevos y emerger las ninfas, detectan a sus presas por el sentido del tacto. Poseen un aparato bucal de tipo “picador-chupador”, una especie de estilete que que usado para penetrar y vaciar los fluidos vitales de sus víctimas. 

 

Orius laevigatus

Anthocoris Nemoralis

Orius albidipennis

 

 

Cuando existe una alta densidad poblacional, los antocóridos matan más presas de las que necesitan para su alimentación. Por este motivo se utilizan con frecuencia en la lucha biológica contra las plagas en invernaderos.

Destaca la familia Orius en su comercialización, por ejemplo Orius laviegatus, como agente de control biológico en la lucha contra Tetranicus urticae y trips.

Los geocoridos son pequeños insectos depredadores, aunque también se alimentan de plantas. que se encuentra usualmente en sistemas agrícolas. Son insectos grisáceos y pequeños, pero larvas y adultos se identifican por sus grandes ojos. Poseen un aparato bucal punzante-chupador que es usado para drenar fluidos de los huevecillos de palomillas, orugas, thrips y ácaros.

 

Geocoris uliginosis

Geocoris megacephalus

Geocoris lineola

 

Ninfas y adultos de los nábidos, o insectos damisela, son depredadores de diversos insectos plaga, como pulgones, huevos y larvas de lepidópteros, ácaros, e incluso otros hemípteros. Tienen el cuerpo alargado, de color gris pálido amarillento, y tiene unas patas delanteras que les permite atrapar y manipular a las presas. Frecuentan la alfalfa y los pastos en general.

 

Nabis rugosus

Nabis ferus

Nabis flavomarginatus

 

 

Existen cerca de 7.000 especies de reduvidos. Entre los miembros más conocidos están las chinches asesinas. Se alimentan de pulgones, larvas de lepidópteros, escarabajos y chicharritas. Se caracterizan por un aparato bucal picador-chupador, que les sirve para inyectar una saliva letal, que licúa el interior de las presas y le permite absorver el interior disuelto de su víctima. Además algunos de estos hemípteros tienen unas patas cubiertas de finos pelos, que les sirve para sujetar a la presa mientras la comen.

Los reduvidos son depredadores muy eficientes contra las plagas de insectos minadores, como la Tuta absoluta, devorandola en todas las fases de su ciclo de desarrollo biológico, ya sea huevos, larvas y adultos de la plaga. 

Cubiertas vegetales, setos, plantas banco y flora espontánea facilita la presencia de estos depredadores.

 

iracundus

Rhynocoris annulatus

Coranus subapterus

 

 

 

Rhynocoris erythropus

 

 

Los pentatómidos son una familia de insectos hemípteros que incluye a las chinches boticarias y las chinches hediondas. Se les llama así porque, cuando son molestadas, emiten un líquido maloliente. Muchos pentatómidos son considerados plagas de la agricultura porque la mayoría son herbívoros, y porque algunos se han vuelto resistentes a los plaguicidas. Son una amenaza para el algodón, el maíz, el sorgo y muchos arbustos y enredaderas ornamentales. Pero la subfamilia Asopinae son depredadores de otros insectos. Hay algunas especies beneficiosas, como Podisus maculiventris, capaces de atacar a plagas como el escarabajo japonés, cocinélidos herbívoros de la subfamilia Epilachninae y otros.

 

Podisus maculiventris

 

Los insectos de la subfamilia Phymatidae se caracterizan por su hábito de esperar inmóviles por las presas, sin ser detectados, gracias a su camuflaje. Tienen unas patas delanteras con las que atrapan a sus presas, las cuales pueden llegar a superar su tamaño más de 10 veces. Se alimentan de abejas, moscas, mariposas y chinches. 

 

Phymata americana

Phymata monstrosa

Phymata crassipes

 

DÍPTEROS

Los asílidos son eficientes depredadores en todas sus fases de desarrollo biológico (aunque las larvas son más voraces que los adultos), y mantiene equilibradas las poblaciones de saltamontes, escarabajos, avispas, abejas, moscas y arañas. Su tamaño varía, de los milímetros a varios centímetros. Tienen colores llamativos, como el naranja vivo, o el azul metálico. Tienen 3 características morfológicas que les resulta muy útil en su función depredadora de insectos: sus largas y fuertes patas, con gruesos pelos y “espinas” que le ayudan a mantener sujeta y manipular a su presa, un “bigote” característico que le protege la cara cuando combate con sus víctimas, y una trompa en forma de probóscide que le sirve para inocular a sus presas una saliva que contiene enzimas neurotóxicas y proteolíticas que le sirve para licuar las proteínas de la víctima, y absorber fácilmente a su presa.

Las hembras depositan sus huevos en una variedad de sustratos. Las larvas se encuentran a menudo en la materia orgánica en descomposición, en estiércol, en madera semi podrida, o en el suelo. En la mayoría de las especies de la familia las larvas son omnívoras y suelen comer los huevos y larvas de otros insectos.

Los sirfidos, comúnmente conocidos como moscas de las flores, son doblemente útiles para la agricultura. Por un lado, sus larvas son voraces depredadores de pulgones, escamas, mosca blanca y pequeñas larvas de lepidópteros, como Plutella xyllostela. Y por otro, los adultos, que se alimentan de néctar y polen, ejercen la función de polinizadores. Los adultos adoptan el aspecto de abejas y avispas (himenópteros), con los que se suelen confundir. Las larvas tienen apariencia de gusano con un cuerpo grueso que se estrecha a una cabeza puntiaguda. Pueden ser amarillentas, rojizas o verduzcas.

  

Scaeva pyrastr

Episyrphus balteatus

  

NEUROPTEROS

Los crisópidos adultos se dividen por su hábitos alimenticios en depredadores y en los que se alimentan de melaza, néctar y polen. Las larvas de las crisopas verdes (Chrysoperla carnea), son depredadores generalistas, cuyos entornos suelen ser los cultivos, el campo y los jardines. Cuando se trata de un depredador autóctono, aparece de manera espontánea en todos los cultivos donde se desarrollan sus presas, si éstos no han sido sometidos a control químico.

Sus larvas se alimentan de pulgones, escamas,mosquitas blancas, ácaros, huevos, larvas de lepidópteros, cochinillas de los cítricos y algodonosas, escarabajos y trips. Cualquier plaga de cuerpo blando es una posible presa. Los adultos se ven atraídos por el olor de la melaza de los áfidos, por lo que ponen sus huevos cerca de las colonias de estos. Las larvas detectan la presa por contacto, pues no tienen los sentidos muy desarrollados salvo el tacto. Atacan embistiendo a su presa, e inyectándole enzimas a través de sus puntiagudas mandíbulas. Con dichas enzimas consiguen disolver el cuerpo de su presa, y lo succionan. 

La crisálida verde es un depredador muy comercializado como medio de control biológico. Pero los individuos adultos no son depredadores, y por tanto no se comercializan, pues pueden volar y no cumplir su función depredadora. Por otro lado las larvas son caníbales, por lo que para su comercialización deben ser separadas. Necesitan una gran cantidad de alimento cuando son liberadas.

 

Chrysoperla carnea

Chrysoperla externa

Huevos de Chrysopa carnea

 

A diferencia de los crisópidos, los hemeróbidos son insectos depredadores tanto en su fase larvaria como adulta. Se alimentan de una amplia variedad de pequeños insectos, como cochinillas, píslidos, trips, ácaros, mosca blanca, pulgones, orugas, saltamontes, etc. Se les conoce comúnmente como crisopas pardas.

Las hembras depositan los huevos en los troncos u hojas de las plantas en pequeños grupos. Al eclosionar, las larvas se alejan y no se alimentan durante las primeras 24 horas de vida. El aparato bucal de las larvas actúa inyectando enzimas y succionando el cuerpo licuado de su presa. Las larvas más grandes canibalizan a las más pequeñas. 

Los adultos son depredadores voraces, especialmente de pulgones. Como entorno, prefieren la vegetación arbustiva a la arbórea, y muy pocas especies se encuentran presentes en áreas abiertas o en praderas. Por lo general su mayor actividad nocturna.

Los hemeróbidos son la familia con más especies de los neurópteros. A pesar de ello, solo algunas pocas especies han sido utilizadas en programas agrícolas de control biológico en la agricultura. Se ha utilizado el Sympherobius amicus contra los Pseudococcidae, Syphobius barberi y Nesomicromus navigatorum, contra la chinche harinosa y plagas de áfidos. El problema de la comercialización de los hemeróbidos reside en la dificultad de su producción masiva, pues necesita como alimento presas vivas, y al canibalismo voraz en su fase larvaria.

 

Micromus angulatus

Hemerobius micans

Hemerobius marginatus

 

 

HYMENÓPTEROS

Existen especies de formícidos, comúnmente hormigas, que se alimentan de cultivos, como Atta insularis, que pueden deshojar plantas completas para trasladar los fragmentos de hojas como sustrato de cultivo para el hongo Attamyces bromatificus Kreisel del cual se alimentan.

También se considera a las hormigas como perjudiciales para los cultivos porque mantienen una relación mutualista con ciertos insectos como los pulgones, moscas blancas, cóccidos y pseudocóccidos, los cuales segregan una melaza que constituye un recurso nutricional para las hormigas. Y para proteger ese recurso, las hormigas protegen e impiden la actividad de depredadores y parasitoides. 

Pero las hormigas tienen un importante papel en los ecosistemas y en la agricultura, como transportadoras de semillas, depredadoras de otros insectos y mejoradoras de la estructura del suelo. 

Algunos agricultores han regulado plagas en los cítricos con la hormiga tejedora Oecophylla smaragdina, y han controlado algunos lepidópteros barrenadores en las plantaciones de caña de azúcar introduciendo colonias de Tetramorium guineense. Varias especies de hormigas tienen hábitos como depredadoras de otros insectos, como es el caso de las especies Pheidole megacephala y Tetramorium bicarinatum .

  

Oecophylla smaragdina

Pheidole megacephala

Tetramorium bicarinatum

 

 
 

Wasmannia auropunctata

 

Ciertas especies de formicidos han sido introducidas como controladores biológicos de plagas, como es el caso de Pheidole megacephala para el control del tetuán del boniato en Cuba,  Wasmannia auropunctata para el control de plagas de cacaotales en Gabón y Camerún.

En la América tropical y subtropical se han detectado que Tetramorium bicarinatum y Pheidole megacephala actúan como depredadores del picudo del plátano (Cosmopolites sordidus Germar) y el tetuán del boniato (Cylas formicarius Fab.).

Los forficúlidos, comúnmente denominados tijeretas (Forficula auricularia) son depredadores ciertas especies de pulgones (Aphis spiraecola, A. gossypii y Toxoptera aurantii), huevos y larvas de lepidópteros y palomillas. Como insecto de control biológico de plagas son muy valoradas en los cultivos del manzano, para el control del pulgón lanudo (Eriosoma lanigerum). Otras especies de forficúlidos, como Doru Lineare, es un importante depredador de huevos y larvas neonatas del gusano cogollero (Spodoptera frugiperda)

Son insectos omnívoros, capaces de vivir de materia vegetal (viva o muerta), de carroña o insectos vivos. Por tanto, ocasionalmente pueden provocar daños en la planta, en brotes nuevos y frutas blandas y hortalizas.

 

Forfícula auricularia

 

Los mántidos, comúnmente conocidos como mantis o “santateresas”, son especies de insectos carnívoras, que se alimentan de pulgones, ácaros, larvas de lepidópteros, coleópteros, etc. Son depredadores generalistas, pero no se considera que desempeñen un papel importante en el control biológico de las plagas de los cultivos, principalmente debido a su baja capacidad reproductiva, y a lo prolongado de su ciclo biológico, que puede durar un año. Además, las hembras de muchas especies se alimentan del macho después de la cópula, con el fin de obtener una fuente de proteínas para la formación de los huevos.

 

Mantis religiosa

Sphodromantis viridis

Pseudoyersinia paui

 

 
 

Ameles decolor

 

 

ORDONATOS

El orden taxonómico de estos insectos se divide en Zygoptera (caballito del diablo) y Anisoptera (libélulas). Morfológicamente se diferencia por el tamaño y posición de los ojos, la posición y el tipo de las alas, etc. Respecto a los hábitos depredadores, las libélulas se caracterizan por cazar sus presas en vuelo, al contrario que los caballitos del diablo, que cazan a sus presas posadas. 

Tanto las ninfas como los adultos son depredadores voraces, incluso caníbales, y se alimentan de juveniles de peces y otros organismos acuáticos. Los adultos depredan insectos de cuerpo blando, como moscas, mosquitos, mariposas y otros ordonatos, en todos los estadios de desarrollo.

 

Zygoptera-Sympecma fusca

Anisoptera - Sympetrum danae



DEPREDADORES NO INSECTOS

 

Existen ácaros tetraníquidos que son graves plagas de los cultivos agrícolas, como Tetranychus urticae (araña roja) o Panonychus ulmi (araña de los frutales). Pero también existen ácaros depredadores, beneficiosos por su función depredadora de thrips o huevecillos de insectos. Unas 27 familias de ácaros depredan o parasitan invertebrados pero solamente ocho son importantes en control biológico: Phytoseiidae, Stigmaeidae, Anystidae, Bdellidae, Cheyletidae, Hemisarcoptidae, Laelapidae y Macrochelidae




Phytoseiulus persimilis

 

Los fitoseidos, son muy importantes en el control de ácaros tetránicos. Sujetan la presa mediante unas piezas bucales acabadas en punta con tienen forma de pinza, utilizando unos pequeños estiletes que clavan en la presa, inyectan la saliva digestiva y absorben el alimento en forma líquida, ya que no pueden ingerir alimentos sólidos. 

 

Una hembra adulta Phytoseiulus persimilis pueden consumir más de 20 huevos de Tetranychus urticae al día.

 

Los fitoseidos son importantes en control biológico aumentativo porque se han podido producir masivamente y comercializar. Se liberan varias veces al año los individuos criados en laboratorio para incrementar la población de enemigos autóctonos.

 

Las arañas (Araneae) son todas depredadoras, pero raramente están especializadas en las especies de presas que consumen, por ese motivo no tiene interés su comercialización. Aunque se puede decir que tienen gran importancia como agente de control biológico.

 

Caracoles y vertebrados

Algunas especies de caracoles depredadores (como por ejemplo Euglandia rosea, Rumina decollata), se usan como agentes de control biológico clásico contra caracoles fitófagos invasores. Uno de los problemas colaterales que puede tener la introducción de una especie exótica para su asentamiento y control de una plaga puede ser el modo en que afecte a otras especies. Por ejemplo, la introducción de E. rosea en las  islas del Pacífico para controlar al caracol terrestre gigante africano, Achatina fulica constituyó un desastre ecológico porque E. rosea tiene muy poca especificidad de presas y su introducción causó la extinción de otros caracoles terrestres autóctonos. 

 

 

Aves, murciélagos y, en menor medida, anfibios, realizan un papel significativo en la lucha contra las plagas. Pero difícilmente consumen insectos de forma selectiva, con lo cual es difícil integrar su acción depredadora en un programa de control biológico de plagas.

 

Post relacionados

Control biológico de la Tuta absoluta

Control biológico de plagas mediante insectos parasitoides

Cómo favorecer la biodiversidad y el control biológico de plagas

Ahorra en tratamientos contra las plagas plantando algunas plantas

Organismos de Control Biológico para el control de plagas

Control biológico eficiente de la mosca blanca,Trialeurodes vaporariorum



Ver mas
Pesticidas cancerígenos

Pesticidas cancerígenos

Futurcrop - 14-06-2019

Cuando se valora la incidencia negativa de un plaguicida químico sobre la salud humana o el medio ambiente, implícitamente se diferencia entre el riesgo de una sustancia tóxica y su peligro. Ambos dependen de la cantidad y el tiempo de exposición a la sustancia química. Pero, a diferencia del peligro de una substancia, que implica un efecto prácticamente inmediato (la intoxicación aguda), el riesgo de esa sustancia es más difícil de evaluar, pues comprende efectos a medio y largo plazo. Los riesgos sobre la salud y el medio ambiente no son inmediatos, no se producen inmediatamente tras el contacto con la sustancia. Por esa razón, es difícil dimensionar el alcance de su riesgo. Como en otros muchos casos, al ser humano le preocupa especialmente la inmediatez del peligro.

 

Aprovechando esta característica de la mente humana, donde prima la inmediatez del efecto, raramente se valora la toxicología de un plaguicida químico como cancerígeno, sino que es más frecuente utilizar términos como el de probabilidad o posibilidad. La Agencia de Protección del Ambiente (EPA) de USA clasifica tres plaguicidas como cancerígenos, mientras que la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (Internacional Agency for Research Cancer, World Health Organization) clasifica como tales 6 plaguicidas, y la Unión Europea clasifica 12.

 

Las discrepancias entre las agencias se justifican con la probabilidad o posibilidad de una sustancia de ser cancerígena. Existen 81 plaguicidas “probablemente cancerígenos” según EPA, 38 según IARC. Y además existe también la categoría de “posibles plaguicidas cancerígenos”, que son 113 según EPA, y 5 según IARC.

 

Las  substancias posiblemente o probablemente cancerígenas para los humanos incluyen los encurtidos, por ejemplo, cuyo consumo frecuente aumenta la tasa de riesgo de padecer cáncer de estómago, el café, la gasolina o los teléfonos móviles, el insecticida Diclorvos o el fungicida Clorotalonil. Nadie ha padecido nunca una intoxicación por teléfonos móviles, de encurtidos (en buen estado) o de café (en dosis razonables). Ni el café daña el medio ambiente, ni contamina el aire o el suelo.

 

Diclorvos es un insecticida organofosforado que se utiliza para controlar insectos en graneros, los parásitos del ganado, de animales domésticos, y en fumigaciones de locales. Desde 1942 se han sintetizado más de 50.000 productos organofosforados. Y se estima que el 40% de las cosechas son tratadas con este tipo de insecticida, como son el malatión, el parathion-methyl, etc.

 

La diferencia entre los encurtidos y los insecticidas está en que todos los insecticidas son biocidas, con un alto riesgo de toxicidad. Y es que el riesgo de cáncer provocado por encurtidos y el riesgo cancerígeno de Diclorvos se ha medido de distinto modo. En el primer caso se basan en observaciones, información estadística no controlada en un entorno científico. Pero si se hicieron varios experimentos sobre el riesgo cancerígeno del Diclorvos. Durante 2 años ratas de laboratorio respiraron la sustancia sin aumentar la tasa de cáncer. Pero ratas alimentadas con Diclorvos durante el mismo período de tiempo presentaron un aumento en las tasas de cáncer de páncreas, estómago y leucemia. Sin embargo los experimentos no se consideran concluyentes. Para IARC, Diclorvos es un insecticida “posiblemente” cancerígeno. Para la EPA es un “probable” cancerígeno.

 

La clasificación toxicológica implica básicamente los conceptos peligro y riesgo, la intoxicación inmediata y los problemas para la salud y el medio ambiente, a medio y largo plazo. El peligro de intoxicación por Diclorvos implica náuseas, vómitos, dificultades en la respiración, incluso la muerte. El riesgo de Diclorvos como cancerígeno se mueve entre la  probabilidad y posibilidad porque, en definitiva, aunque hay evidencias científicas, no puede establecerse un directo efecto causal a medio y largo plazo como causa de cáncer.

 

A los laboratorios que venden sustancias como Diclorvos les beneficia esta confusión en la clasificación, junto a otras sustancias con menor evidencia científica de su riesgo toxicológico. Se clasifica como posible/probable cancerígeno, junto a los encurtidos, pero la realidad no es tan sencilla. Ni libre de intención. El riesgo desaparece y queda sólo el peligro de la intoxicación. Y es entonces cuando se habla de que la “dosis hace el veneno” y del “uso adecuado de plaguicidas”. Pero en realidad, un plaguicida con menor peligro de toxicidad usado frecuentemente puede significar más riesgo para la salud y el medio ambiente que un plaguicida muy tóxico usando una sóla vez.

 

No tiene sentido la utilización injustificada, indiscriminada y repetida de los insecticidas en la agricultura.

 

Links externos

FuturCrop, un software que incrementa la efectividad de los tratamientos contra las plagas

Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos

International Agency for Research on Cancer

 

Post relacionados

 

Consejos para un uso responsable de pesticidas

Residuos de pesticidas en los alimentos

Cómo la aplicación de insecticidas ha creado problemas donde no los había

Insecticidas que lo mismo matan plagas agrícolas que piojos

¿Cómo reducir el uso de insecticidas químicos en el control de plagas?

Pasado, presente y futuro de la utilización de insecticidas químicos en la agricultura

El efecto del uso indiscriminado de determinados pesticidas en los brotes de mosca blanca

 

Ver mas
Control biológico de la Tuta absoluta

Control biológico de la Tuta absoluta

Futurcrop - 05-06-2019

La polilla del tomate (Tuta absoluta) es una plaga originaria de SudAmérica que ha invadido la cuenca mediterránea desde el año 2007, causando graves problemas en las cosechas, principalmente de tomate, pero también de patata, berenjena y tabaco.

 

Huevo de T. absoluta

Larva de T. absoluta

Pupa de T. absoluta

Adulto de T. absoluta

Fases de monitoreo

 

Fases de tratamiento

 



Tras unos primeros años devastadores para las cosechas de la cuenca mediterránea, se generalizó la utilización de insecticidas, especialmente Spinosad (que actúa por contacto e ingestión). Sin embargo, el efecto no era tan eficiente como se pretendía, pues la larva de la Tuta absoluta, que realmente produce los daños en las cosechas, se encuentra protegidas en galerías dentro de hojas, tallos y frutos. Así que se generalizó la aplicación de tratamientos semanales con insecticidas, en el sentido de que cuanto más se aplicaba el insecticida más probabilidades había de acertar con el momento en que se produjera el efecto deseado. Con el paso de los años, la plaga ha conseguido desarrollar mecanismos de resistencia al insecticida. Ese y otros son productos costosos e ineficientes.

 

 

Daños de la T. absoluta en hojas y frutos

 

Esta plaga desarrolla resistencia a los insecticidas con relativa facilidad, y actualmente los agricultores notan que los habituales insecticidas  han dejado de tener efecto y supone un coste innecesario. Vuelven a perder partes importantes de su cosecha debido a la plaga y necesitan ahora métodos alternativos.

 

Habitualmente la determinación de las fechas y frecuencia de los tratamientos no tienen un fundamento racional. Sin embargo, el conocimiento del ciclo biológico de la plaga es importante para incrementar la eficiencia de las medidas de control. A cada estadío de desarrollo biológico de la plaga le  corresponde un tratamiento, químico o biológico, para que sea eficiente. A partir de las variables que condicionan el desarrollo de la plaga, FuturCrop calcula las fechas en que se producen cambios en el desarrollo de la Tuta absoluta y, con dicha información, el agricultor consigue incrementar la eficacia de los tratamientos, reduce los costes y los riesgos..

 

Para el tratamiento de la polilla del tomate, es muy importante conocer la fecha de desarrollo de sus 4 estados de desarrollo: huevos, larva, pupa y adulto. FuturCrop proporciona dicha información. De modo que, conociendo la fecha de cambio en el desarrollo, podemos conocer el momento idóneo de aplicación de insecticidas, parasitoides de huevos o larvas.

 

FuturCrop

 

Los tratamientos justificados de control de plagas, basados en un apoyo de información racional para la toma de decisiones, supone un cambio de metodología de trabajo que ayuda a la eficiencia, disminuye los riesgos de mermas y facilita el Manejo Integrado de plagas y la sostenibilidad medioambiental.

 

 

 

Se pueden utilizar enemigos de la Tuta, disponibles comercialmente, como es el caso de Nesidiocoris tennis, cuya suelta se recomienda en semillero. O también la suelta de Trichogramma achaea, una avispa parasitoide de los huevos de la plaga. Suelta que debe producirse por consiguiente, teniendo conocimiento del desarrollo de la plaga, y favoreciendo el desarrollo del parasitoide desde la fase de oviposición de la Tuta, y en sus primeras generaciones, para así tener más posibilidades de tener la polilla del tomate controlada. Sin embargo, Trichogramma habitualmente no es capaz de controlar suficientemente la plaga.



Nesidiocoris tennis

Trichogramma achaea

 

 

Afortunadamente ya se han identificado enemigos naturales de la plaga entre la fauna local.  En la cuenca del Mediterráneo se han descrito más de 40 especies de parasitoides y depredadores de la polilla del tomate, como es el caso de Necremus artynes o Necremus tutae, un eficiente parasitoide y depredador de larvas de Tuta, con un efecto de un 70% de eficacia en su labor depredadora y/o parasitoide (de hecho es capaz de controlar una gran población de Tuta absoluta en pocas semanas). Pero su acción natural en el control de la plaga se ha visto alterada por la acción de los insecticidas. La intervención humana, a través de la aplicación de insecticidas, ha mermado la población de esta fauna auxiliar autóctona, pues al disminuir su número por efecto de los insecticidas (incluido el azufre) hace que estos se vean superados en su acción.

 

 

Necremnus artynes

Necremnus tutae



Además del control biológico de la polilla del tomate, por parte de la fauna local, o depredadores/parasitoides comerciales, existen medidas complementaria que facilitan el control de la plaga sin necesidad de la utilización de pesticidas.

 

Estos son los 7 principios a seguir para un adecuado control de la Tuta absoluta:

  1. Conocer las fases de desarrollo de la plaga y facilitar la actuación del parasitoide/depredador adecuado para cada fase.
  2. Favorecer la biodiversidad del lugar, el desarrollo de hábitats de los enemigos naturales de la plaga, plantando especies vegetales como la lobularia, aliso, lobuoraria, borraja, mostaza blanca, milenrama, cilantro, etc.
  3. Evitar los tratamientos con insecticidas químicos que no sean absolutamente necesarios.
  4. Evitar determinados productos como el espolvoreo de azufre, pues perjudica al desarrollo de Necremmus.
  5. En caso de ser necesario, utilizar pesticidas con pocos efectos sobre los himenópteros paratiroides mencionados.
  6. El deshoje del cultivo, hoja con galerías, particularmente durante el invierno.
  7. Utilizar medidas alternativas, como el uso de feromonas de confusión sexual, uso de trampas de luz, trampas cromáticas (aunque con precaución, pues también son atrayentes para el Necremnus.

Enlaces externos

Es difícil convencer a los agricultores y técnicos, influenciados por tecnicos/comerciales, que llevan años explicando que la única solución contra las plagas consiste en la aplicación masiva de pesticidas. Pero la realidad es que realmente las soluciones sencillas, la aplicación repetida de insecticidas químicos está dañando gravemente la agricultura, la salud humana y el medio ambiente. Existen soluciones alternativas, y esta es la experiencia de los agricultores que las han probado.

Seis agricultores y su experiencia con el necremnus y la Tuta absoluta

 

Post relacionados

Control biológico de plagas mediante insectos parasitoides

Cómo favorecer la biodiversidad y el control biológico de plagas

Control de la polilla del tomate

Ahorra en tratamientos contra las plagas, plantando algunas plantas

Eficiencia y ahorro de costesen el tratamiento de la polilla del tomate

 

Ver mas
Cómo la aplicación de insecticidas ha creado problemas donde no los había

Cómo la aplicación de insecticidas ha creado problemas donde no los había

Futurcrop - 16-05-2019

Varios factores (el monocultivo, el cambio climático, etc), han influido en el desarrollo incontrolado de poblaciones de plagas en los cultivos, pero principalmente ha influido el uso inadecuado de insecticidas químicos, que ha roto el equilibrio entre las plagas y sus enemigos naturales. Los insecticidas de amplio espectro matan indistintamente las plagas que sus depredadores, tanto matan las plagas que causan daños en los cultivos como a sus enemigos naturales.

 

Las arañas rojas (Tetranychus urticae), actualmente una plaga generalizada en cultivos de todo el mundo, no constituían una plaga grave en la agricultura. Las poblaciones de la araña roja estaban reguladas por sus depredadores naturales, principalmente por los ácaros depredadores de la familia de los fitoseidos (aunque también otras familias como algunos dípteros y coleópteros). Pero ha sido la intervención humana la que ha roto ese equilibrio natural, mediante el uso indiscriminado y sistemático, el mal uso, de los plaguicidas orgánicos sintéticos a partir de la segunda mitad del siglo XX. Veinte años después, las poblaciones de los ácaros de la familia Tetranychidae, como la araña roja, constituyen plagas que pueden ser muy destructivas en el sector agrícola.

 

Lo mismo sucede con las cochinillas harinosas (Pseudococcus viburni), que no suelen constituir gran daño en los cultivos por el control que sobre su población ejercen sus enemigos naturales, parasitoides y depredadores (las familias de los crisópidos, hemeróbidos, dípteros y coccinellidos). Sin embargo, cuando los enemigos naturales del insecto son destruidos por la aplicación de insecticidas, la cochinilla harinosa se puede transformar en una dañina plaga.

 

Por consiguiente, el productor agrícola debe valorar el efecto de los tratamientos químicos sobre los enemigos naturales de la plaga que se desea controlar. Se deben emplear insecticidas específicos, que sólo afecten a la plaga contra la que van dirigidos, y reducir la cantidad y el espectro de los pesticidas, con el fin de facilitar el control biológico natural.

 

Post relacionados

Tratamiento eficaz de la Araña Roja

Cambio climático y daños colaterales de los pesticidas. Estrategias de supervivencia de las plagas agrícolas y forestales

Pasado, presente y futuro de la utilización de insecticidas químicos en la agricultura

Ahorra en tratamientos contra las plantas, plantando algunas plantas

Ver mas
Control biológico de plagas mediante insectos parasitoides

Control biológico de plagas mediante insectos parasitoides

Futurcrop - 03-05-2019

La creciente limitación de sustancias activas que pueden componer los tratamientos químicos para el control de las plagas agrícolas, así como su coste económico, y el coste del monitoreo favorecen que se generalice el uso de métodos biológicos para el control de plagas, utilizando sus enemigos naturales

 

Eficiencia de los insectos parasitoides en el control biológico de plagas

 

Los modelos de control biológico de plagas utilizan insectos depredadores, parasitoides, patógenos, etc. Pero la utilización de insectos parasitoides son actualmente el mecanismo más eficiente del control biológico de plagas, por diversas razones:

  • Porque un sólo parásito puede poner huevos en cientos de insectos, facilitando una rápida reducción en la población de la plaga. Porque a mayor éxito reproductivo mayor parasitismo, mayor mortalidad de huéspedes, y mayor nivel de control biológico. Es decir, l éxito reproductivo de la especie viene condicionado por la mayor mortalidad de la plaga parasitada. Y cada hembra pone más de 100 huevos.
  • Existen determinadas interacciones químicas entre parasitoide, huésped y planta hospedera. Se ha estudiado que ciertas plantas tienen compuestos químicos que son modificados por la saliva de orugas, formando  un nuevo compuesto aromático que atrae a las avispas parasitoides. La avispa paraliza a la oruga y la usa para depositar sus huevos. Así la oruga no puede terminar su ciclo biológico. También suceden ciertos casos en que el parasitoide se ve atraído por ciertos olores que genera el hospedante, como los olores emanados de la mielecilla producida por áfidos, o de las heces del hospedante.Además los insectos parasitoides tiene un mayor nivel de especialización frente a los depredadores. Los insectos depredadores se alimentan generalmente de muchas especies, mientras que los parasitoides solo son capaces de atacar una o un número limitado de especies.
  • Finalmente, los parasitoides se adaptan muy bien a la dinámica poblacional de la plaga debido a su propia determinación sexual haplo-diploide.  En la mayoría de las especies parasitoides, los machos provienen de huevos estériles mientras que las hembras provienen de huevos fertilizados. Y las hembras inseminadas son capaces de regular la fertilización de sus huevos mediante la liberación o retención de esperma almacenado en su espermateca. Por esto, la determinación sexual de cada progenie no depende de procesos genéticos aleatorios. Las hembras parasitoides pueden condicionar el sexo de cada progenie, y su elección responde a decisiones adaptativas.

Por consiguiente, no es extraño que los insectos parasitoides sean los enemigos naturales más utilizados en el control biológico inducido y juegan un papel fundamental en el control biológico natural. Según la revisión bibliográfica realizada por Clausen, C. P. (ed.) en 1978. (Introduced parasites and predators of arthropod pests and weeds: A world review. Agriculture Handbook No. 480, United States Dept. of Agriculture, Washington, D.C.), de 1.193 enemigos naturales empleados en proyectos de control biológico, la distribución entre parasitoides y depredadores mostraba la siguiente proporción:

Aproximadamente el 10% de las especies descritas de insectos son parasitoides. Actualmente se conocen alrededor de 68 000 especies de parasitoides, pero se estima que el total de especies de parasitoides puede ser de alrededor de 800 000. La mayor parte de los insectos parasitoides pertenece a los órdenes Hymenoptera y Diptera. Y dentro de los Hymenoptera, el suborden Parasítica representa el 50% de los himenópteros.

 

Las hembras de los insectos parasitoides depositan sus huevos en el interior, cerca o sobre un insecto hospedante, que puede encontrarse en diferentes fases (huevo, larva, pupa o adulto). Las larvas resultantes se alimentan del insecto huésped. Cuando las larvas están preparadas para pasar al estado de pupa, normalmente suelen matar a su huésped, pero hasta ese momento son totalmente dependientes de estos en lo que respecta a alimento y protección. De ahí el cuidado que tienen las hembras en la elección del insecto huésped.

 

A diferencia de los parásitos, al final del ciclo larval de los insectos parasitoides el huésped muere. Emerge entonces el parasitoide en estado adulto, que se alimenta de néctar y polen.

 

 

Tipos de insectos parasitoides

 

Por su comportamiento y tipo de acción, se clasifican los insectos parasitoides:

 

Según su localización respecto del huésped

Endoparasitoide

Ectoparasitoide

Mesoparasitoide

El parasitoide se alimenta y desarrolla en el interior del cuerpo del huésped

El parasitoide se alimenta externamente del huésped

El parasitoide se alimenta y desarrolla dentro y fuera del huésped

Momias de Aphis gossypii parasitadas por Aphidius colemani

De la Familia Eulophidae, ectoparasitoide gregario de gusano cogollero.

Tachinidae, algunas especies de esta familia ponen sus huevos sobre el cuerpo externo del hospedero. También pueden poner sus huevos dentro de sus hospederos o sobre el follaje de la planta-hospedera. Otras especies depositan larvas vivas sobre sus hospederos.

 

 

Según el número de parasitoides por huésped

Solitario

Gregario

Un solo parasitoide se alimenta de un solo huésped.

Varios parasitoides, en ocasiones centenares, se alimentan de un solo huésped, pudiendo desarrollarse la totalidad.

Larva de phytodietus ectoparasitoide solitario

Larva Euplectrus sp. en oruga Noctuidae

 

 

Según el estadio en el cual atacan al huésped

De huevos

De larvas

De pupas

De ninfas

De adultos

Parasitoides idiobiontes

Parasitoides cenobiontes

Parasiotoides idiobiontes

 

Parasitoides idiobiontes

 

Son parasitoides cenobiontes cuando  la hembra del parasitoide no mata al hospedador, sino que crece activamente, y es la larva quien le produce la muerte. Son parasitoides Idiobiontes cuando paraliza o mata al hospedero, y el parasitoide sólo dispone de los recursos del hospedero al momento de la oviposición para completar su desarrollo.

 

Por ejemplo, Aphidius colemani es un parasitoide cenobionte (especialmente de pulgones), ya que en el momento de realizarse la puesta, la hembra no mata al huésped, sino que es la larva la que le produce la muerte. Las hembras depositan un huevo dentro del pulgón, donde se desarrollan sus cuatro estadios larvarios. Cuando se ha completado el desarrollo larvario, la larva teje un capullo dentro de la cutícula del pulgón, que se hincha, convirtiéndose en un estuche duro, conocido como momia. Y de esas momias de pulgón emerge un Aphidius colemani adulto.

 

Taxonomía de los insectos parasitoides

 

En el estudio mencionado (Clause, 1978), el Órden taxonómico Hymenoptera es el más utilizado en los proyectos de control biológico, como se puede ver en la siguiente gráfica:

 



Los principales grupos de parasitoides utilizados en el control biológico de plagas pertenecen 2 Órdenes:

  • Hymenoptera: uno de los mayores Órdenes de insectos, con unas 200.000 especies, que comprende a hormigas, abejorros, abejas, avispas, etc. Al menos 36 familias de Hymenoptera son parasitoides. Pero los hymenópteros más utilizados en el control de plagas son las avispas de las superfamilias Chalcidoidea, Ichneumonoidea y Proctotrupoidea. A la primera de estas superfamilias pertenece el género Trichogramma, muy utilizado en programas de control biológico de plagas, principalmente contra lepidópteros. Los miembros de la superfamilia Chalcidoidea parasitan los huevos y las larvas del mosquito verde, mosca blanca, oruga de la col y cochinillas. La superfamilia Ichneumonoidea, a la cual pertenece por ejemplo la Familia Braconidae, se caracteriza por atacar principalmente a las orugas de mariposa y polillas.



FAMILIA

GÉNERO

PLAGA QUE CONTROLA

Aphelinidae

Encarsia formosa

Mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum)

 

 

Cales noacki

Mosca blanca algodonosa (Aleurothrixus floccosus)

 

 

Aphidius colemani

Pulgones

 

 

Aphitis melinus

Piojo rojo de California (Aonidiella aurantii)

 

Eulaphidae

Diglyphus isaea

Dípteros minadores (Liriomyza Brioniae, Liriomyza trifolii, L. huidobrensis, L. strigata)

 

Braconidae

Dacnusa sibirica

Dípteros minadores (Liriomyza Brioniae, Liriomyza trifolii, L. huidobrensis, L. strigata)

 

 

Opius concolor

Mosca de la aceituna (Bactrocera oleae)

 

Trichogrammaditae

Trichogramma evanescens

Lepidópteros (Cydia pomonella, Helicoverpa armigera, Heliothis sp., Ostrinia nubilalis)

 

Encyrtidae

Metaphicus flacus

Caparreta negra (Saissetia oleae), Coccus pseudomagnoliarum y otros cóccidos.

 

 

Leptomastis dactylopii

Cochinilla algodonosa (Planococcus citri)

 



  • Diptera, especialmente de la familia Tachinidae, familia de moscas que parasita un amplio rango de insectos, como orugas, escarabajos adultos y sus larvas, así como ciertos hemípteros.

Existen un gran número de familias y especies con capacidad potencial para ser usadas como parasitoides en el control biológico. Pero no existe suficiente información de muchas de ellas. La selección de una especie para ser utilizada como parasitoide en control biológico de plagas se fundamenta principalmente en la facilidad de su cría de manera masiva, en su especialización en uno o pocos hospedantes, nunca insectos benéficos, y su eficiencia como parasitoide.

 

 

El éxito del control biológico: El sincronismo con la plaga.

 

La cantidad idónea de parasitoides para conseguir el control adecuado de la plaga no siempre se produce naturalmente en el medio ambiente. Especialmente en la agricultura intensiva, donde la alteración del medio ambiente proporciona las condiciones ideales para la reproducción y desarrollo masivo de ciertas plagas. Por esa razón, para conseguir el equilibrio deseado entre la plaga y sus enemigos naturales, se recurre a la suelta de parasitoides en condiciones controladas.

 

Pero para que la suelta de insectos parasitoides sea eficiente, debe producirse en el momento idóneo, considerando el número de generaciones de la plaga, sus estados de desarrollo biológico, ínstares, diponibilidad de especies hospederas alternativas, etc. Por ejemplo, Aphytis lingnanensis y Aphytis melinus, ambos parasitoides del Piojo Rojo de California, prefieren utilizar como huéspedes larvas de segundo y especialmente de tercer ínstar. El conocimiento del estado de desarrollo del huésped determinará por tanto la eficacia de la acción parasitoide y la necesidad o no de adoptar estrategias de control de plagas alternativas.

 

Vínculos de interés

Las avispas parasitoides, Fundación UNAM

Parasitoides gregarios, National Geographic

 

Post relacionados

Organismos de Control Biológico para el control de plagas

Los avisos de riesgo de plagas ayudan a la identificación de su especie en todos sus estados de desarrollo

Taxonomía de las plagas

Control de plagas en sus estados inmaduros

La identificación de larvas de Lepidópteros de importancia agrícola

 

Ver mas

Suscribete a nuestra newsletter

Suscribete a nuestra newsletter para estar al tanto de todas las novedades de Futurcrop y aprovecharte de las ofertas

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!